Un idilio que hace aguas

  • Fisuras en la buena 'conexión' entre directiva, afición y plantilla celeste

Carralero se recupera de un golpe recibido durante el duelo del domingo. Carralero se recupera de un golpe recibido durante el duelo del domingo.

Carralero se recupera de un golpe recibido durante el duelo del domingo. / Javier alonso

La buena conexión directiva-plantilla-afición que se forjó en la primera vuelta de competición tras las cinco primeras jornadas de incertidumbre, al hacerse de rogar la victoria, y pese a la mala planificación del club con los casos de Jefferson y Oldoni, parece que empieza a tener fisuras más que preocupantes según lo visto el pasado domingo en el feudo ejidense tras la derrota del CD El Ejido ante el Recreativo por 0-1. Si en otras ocasiones la grada terminó aplaudiendo, fuese cual fuese el resultado de los suyos, en el choque ante el Decano un considerable número de seguidores locales reprocharon de una forma clara, tanto al presidente Pierre Mevy como al técnico Alberto González, la mala situación en la que se está metiendo un equipo almeriense que se ha quedado a tres puntos de play out y a cuatro del descenso directo.

Mucho han cambiado las cosas por tierras ejidenses en los últimos dos meses, desde que en diciembre el cuadro del Poniente diese caza a la sexta posición de la tabla y se postulase como un candidato a intentar dar la talla para meterse en la lucha por esas plazas de play off. Pero no la ha dado. Y tampoco era su objetivo prioritario, cabe recordar. Las cosas empezaron a torcerse en la idílica relación presidente-entrenador-aficionados-jugadores tras un parón navideño en el que ya empezaron a oirse numerosas voces críticas en el bache de mitad de enero, con tres derrotas seguidas, y en relación a la falta de refuerzos en el mercado invernal para afrontar una segunda vuelta en la que el resto de equipos del Grupo IV sí parecían estar moviendo ficha de una formacontundente. Las cosas se calmaron a principios de febrero, con dos semanas de resultados positivos y logrando, además, el primer triunfo como visitante de toda la temporada.

Un punto en las últimas tres jornadas ha vuelto a tensar las cosas, sobre todo tras la imagen ofrecida por el equipo ante los onubenses, que provocó que González, cuya destitución ya se ha pedido en redes sociales por parte de aficionados, entrara entre abucheos en el túnel de vestuarios y que Mevy abandonara el palco entre gritos que parecían culpar al israelí de la peligrosa situación en la que se ha metido el CD El Ejido en la clasificación. Los jugadores, aunque sí fueron despedidos por la grada entre tímidos aplausos, también han sido el blanco de numerosas acusaciones en las últimas semanas en sus perfiles de redes sociales, donde se les achacaba su falta de compromiso, a veces expresado por algunos celestes usuarios de Twitter de una forma poco respetuosa, y se les llegó a reprochar que se marcharan del campo en una ocasión sin despedirse de sus aficionados.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios