fútbol tercera división (grupo ix)

El orgullo los hace más grandes

  • El filial, con diez toda la segunda parte, pasa por encima de uno de los gallitos de la categoría

Buba, que en la segunda parte iba a errar en una jugada similar a ésta, golpea un balón ante la presión de Diario Guti. Buba, que en la segunda parte iba a errar en una jugada similar a ésta, golpea un balón ante la presión de Diario Guti.

Buba, que en la segunda parte iba a errar en una jugada similar a ésta, golpea un balón ante la presión de Diario Guti. / javier alonso

Los jugadores de Fran Fernández no se merecían otra cosa que no fuera una sonora ovación después de la lección que dieron ayer. A pesar de la jornada de Champions, ningún aficionado quiso moverse de su incómodo sitio en el anexo paraplaudir a rabiar a un filial que hizo disfrutar a su gente como hacía tiempo no ocurría en el anexo o en el propio Mediterráneo.

Con un penalti fallado, algo que siempre pasa factura psicológicamente, y con uno menos toda la segunda parte por expulsión justa de Corredera, el Almería B se parapetó en su área para defender con uñas y dientes el 1-0 que campaba en el marcador gracias a un certero remate del goleador Diario Guti, quién si no, después de una cabalgada de Sergio Pérez.

El equipo grandino quiso meterle el miedo en el cuerpo a los rojiblancos, que formaron una muralla infranqueable delante de la meta de Batalla, fenomenal también cuando tenía que actuar. El error de Huétor fue obviar la velocidad de Dario, la calidad de Chema y el corazón de Segura. El centrocampista salió en la segunda parte por Lin, para hacer más fuerte la medular y no desequilibrar al filial en la línea más importante del campo después de la segunda amarilla a Corredera.

La jugada tonta del partido, algo que todo aficionado desea que su equipo se aproveche de ella, iba a decantar un partido que tenía pinta más del 2-0 que del 1-1. El meta Buba se duerme con el balón en los pies, Segura lo presiona y el balonazo se estrella en su cuerpo para acabar dentro de las mallas. Para más cabreo visitante, era una jugada en la que Segura fue a la presión sin ton ni son, la gente le decía incluso que no fuera a la presión. Pero fue y su pundonor fue decisivo.

El filial no se relajó con dos goles a su favor e iba a matar el partido con otra gran triangulación, en una contra magnífica, y finalmente Segura iba a hacer el doblete. Normal que se escucharan en el vestuario cánticos de: "Segura selección, Segura selección".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios