AGR Almeria

Tomate raf de Almería: resistente al Fusarium y ... a la COVID-19

  • Se constata una demanda importante de consumidores particulares y ésta puede mantener la oferta, limitada en geografía y tiempo

  • Actualmente el precio del raf en origen es de en torno a 5 euros el kilo

Tomate raf en el Mercado Central de Almería Tomate raf en el Mercado Central de Almería

Tomate raf en el Mercado Central de Almería / C. Fenoy (Almería)

Si hubiera que decir un producto hortofrutícola por el que Almería es reconocida a nivel nacional, sin duda, ese sería el tomate raf, cuyo nombre responde a las siglas de Resistente al Fusarium (Fusarium oxysporum lycopersici), es de color verde intenso con pinceladas que se aproximan al negro en su parte superior y destaca por su sabor y textura. En Navidad, su venta se dispara tanto a través de internet como en el comercio tradicional.

Como a otros productos, el raf se ha visto afectado por la crisis sanitaria, si bien en menor medida que otros productos considerados gourmet, quizás porque el primer estado de alarma llegaba cuando quedaban unos dos meses de producción. Según Luis Miguel Fernández, gerente de la Asociación de Organizaciones de Productores de Frutas y Hortalizas de Almería (Coexphal), a la que pertenecen importantes firmas que comercializan este cultivo como es la CASI: “En un primer momento los precios bajaron bruscamente, pero enseguida volvieron a crecer recuperando el descenso. Si es verdad que a partir de ese momento empezó una tendencia de precios a la baja, por la caída de la demanda en hostelería y restauración, aunque no de forma alarmante. Queda patente que hay una demanda importante de consumidores particulares”.

En esta nueva campaña agrícola, a pesar de la incertidumbre por la situación derivada de la COVID-19, los agricultores que apuestan por este cultivo siguen con él como aliado. En esta línea, Fernández explica que no se aprecia una caída importante de productores que hayan decido optar por otro tipo de plantación y es que, como insiste: “Hay una demanda particular que puede mantener la actual oferta”.

Los precios del raf, producido en la capital y zonas de Níjar, alcanzan en el mercado final los ocho euros el kilo

Esta balanza equilibrada entre oferta y demanda lleva consigo que el arranque de la nueva campaña para este tipo de tomate no haya sido mala, “haciendo una media desde la semana 40 del año hasta la semana 51, existen precios un 30% superiores”, aclara el gerente de Coexphal, quien añade que hoy por hoy el precio está por encima del año pasado, con precios en origen que rondan los 5 euros el kilo. En Mercamadrid, el pasado día 16 de este mes el precio máximo fue de 6 euros frente a los 1,5 como precio mínimo, estableciéndose el más frecuente en 3,5 euros por kilo, de acuerdo a sus estadísticas.

El elevado precio del tomate raf,que esta semana rondaba los 8 euros en el Mercado de Almería, en comparación con otros productos, se justifica no sólo en su producción reducida en el tiempo y en la geografía, sino también en los cuidados especiales que requiere su cultivo, que debe realizarse por manos muy expertas, ya que son muy y sensibles.

Se trata de un tomate de temporada corta, con fechas de producción que van desde primeros de diciembre, incluso algo antes, hasta mediados de mayo o principios de junio. Sus peculiaridades organolépticas le convierten en un producto delicatessen, por ello se le conoce como ‘tomate pata negra’.

El proceso de maduración es al contrario que el resto de tomates, es decir, el mejor momento para consumirlo es cuando está verde, de ahí que la mayor parte de la producción de raf se quede en el mercado nacional.

Al raf originario le acompañan desde hace años unos compañeros de viaje, y es que es complicado abastecer el mercado con la producción de este producto que se produce en la capital almeriense y levante, concretamente de La Cañada, El Alquián y Campos de Níjar, ya que es, en estas zonas, donde existe agua con alto nivel de sal. Ante la elevada demanda y escasez de producción, empresas de semillas han creado ‘híbridos’ u otras variedades que, además de llevar un nombre comercial, también se venden como raf puesto que la denominación como tal no está registrada y también son resistente a Fusarium y, además, de buena calidad, sólo que distintos y de mayor productividad en planta. Ese es uno de los motivos por los que el mercado se puedan encontrar precios tan dispares de tomates marcados como raf.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios