I+D+i

Nuevas estrategias para control biológico de pulgón

  • El Centro Ifapa de La Mojonera trabaja en iniciativas biológicas en hortalizas protegidos, usando de infraestructuras ecológicas y alteración del mutualismo

Carmen Robles Vallet pertenece al Departamento de Control Biológico de Plagas inscrito en el Área de Protección Vegetal Sostenible del Centro Ifapa La Mojonera. Carmen Robles Vallet pertenece al Departamento de Control Biológico de Plagas inscrito en el Área de Protección Vegetal Sostenible del Centro Ifapa La Mojonera.

Carmen Robles Vallet pertenece al Departamento de Control Biológico de Plagas inscrito en el Área de Protección Vegetal Sostenible del Centro Ifapa La Mojonera.

Comentarios 0

La investigadora Carmen Robles Vallet, perteneciente al Departamento de Control Biológico de Plagas inscrito en el Área de Protección Vegetal Sostenible del Centro Ifapa La Mojonera, trabaja junto con el equipo de investigación formado María del Mar Téllez, Estefanía Rodríguez y Jesús Foronda en el Proyecto INIA “Nuevas estrategias para el control biológico del pulgón en cultivos hortícolas protegidos: Utilización de infraestructuras ecológicas y alteración del mutualismo”.

Los estudios de control biológico contra pulgón en cultivos protegidos hortícolas se centran en Aphis gossypii así como la alteración del mutualismo que se desarrolla entre esta especie de pulgón y la hormiga Tapinoma ibericum. Valiéndose del uso de control biológico mediante de la entomofauna auxiliar nativa como crisopas y parasitoides entre otros artrópodos.

Los pulgones, producen grandes daños económicos en los cultivos, son insectos hemimetábolos (metamorfosis incompleta) y fitófagos, además de tratarse de vectores en potencia de virus hortícolas. Este tipo de dieta lleva a que necesiten alimentarse constantemente, por lo que excretan melaza al final del abdomen aprovechada por las hormigas.

Las hormigas necesitan la melaza, azúcares de alta calidad para cuidar a sus larvas y los pulgones les viene bien esta defensa frente a los enemigos naturales. El mutualismo entre hormiga y pulgón es una interacción recíproca, beneficiosa y costosa para el pulgón ya que tienen que generar azúcares de alta calidad para mantener esta relación con la hormiga si no es así puede darse el fenómeno de depredación. De hecho, hay pulgones que se quedan sin atender, depende de la especie de pulgón y de la colonia, no todas las hormigas hacen mutualismo. Esta relación es la que se estudia en el marco del proyecto, alterando esta relación beneficiosa en ensayos en laboratorio e invernaderos experimentales.

Los pulgones producen grandes daños económicos en los cultivos como insectos hemimetábolos y fitófagos

Hay especies de pulgón que viven en el mismo hospedador durante todo su ciclo, no tienen alternancia de hospedadores y desarrollan reproducción sexual y asexual en la misma planta y otras especies que toman diferentes plantas como refugio en otoño-invierno para reproducirse de forma sexual (alternancia de hospedadores). Sin embargo, por lo general durante en verano y primavera se produce la reproducción asexual en la que sólo se originan nuevas hembras mediante partenogénesis, es decir con el mismo material genético que la madre siendo clones.

El Control Biológico permite dejar a un lado el uso excesivo de fitosanitarios contaminantes siendo así un residuo cero. La conservación de la biodiversidad unida al Control Biológico es el futuro, lo que llamamos Control Biológico por conservación, mediante el uso de plantas nativas como refugio de enemigos naturales evitando la entrada de plagas al invernadero o reduciendo los posibles focos dentro del invernadero. Se trata de flora perenne, leñosa autóctona, nativa y que no son reservorio de virus como las herbáceas, exóticas u ornamentales.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios