Sucesos

Un guardia civil recibe una brutal paliza de un conductor al que paró en Cuevas del Almanzora

  • El agente tuvo que ser hospitalizado con lesiones graves mientras que el juez ha dejado en libertad al agresor

  • Un grupo de familiares increpan a la Guardia Civil frente al cuartel al conocer la detención

  • El infractor huyó a gran velocidad con su mujer y un bebé de meses en el interior del coche

Puesto Principal de la Guardia Civil de Cuevas del Almanzora Puesto Principal de la Guardia Civil de Cuevas del Almanzora

Puesto Principal de la Guardia Civil de Cuevas del Almanzora / Redacción (Almería)

Un agente de la Guardia Civil se recupera de las graves lesiones sufridas tras una brutal agresión que recibió por parte del conductor de un vehículo que fue interceptado durante un control de tráfico. Según ha podido saber Diario de Almería, los hechos ocurrieron el pasado lunes día 26 de agosto sobre las 23:00 horas, cuando una patrulla dio el alto a un vehículo con el fin de verificar que toda la documentación estaba en regla. El conductor hizo caso omiso de las señales de los agentes y huyó a gran velocidad para intentar eludir el control. La maniobra hizo sospechar a los efectivos, que rápidamente iniciaron un patrullaje de interceptación por las calles del municipio hasta que lograron dar con el vehículo. Fue en el momento de proceder a su identificación cuando el individuo se abalanzó sobre los agentes y propinó una violenta paliza a uno de ellos, mientra que al otro le empujó y le rompió el uniforme que vestía, ocasionándole lesiones menos graves.

El agresor se enzarzó con uno de los guardias hasta que lo dejó inconsciente tendido en el suelo, con el rostro completamente destrozado y con una hemorragia

Según ha podido saber este periódico, el agresor se enzarzó con uno de los guardias hasta que lo dejó inconsciente tendido en el suelo, con el rostro completamente destrozado y con una hemorragia, por lo que tuvo que ser atendido de urgencia en el hospital de Huércal-Overa.

El otro agente, que también sufrió lesiones durante el forcejeo, pudo zafarse del agresor para pedir apoyo al resto de patrullas que esa noche se encontraban de servicio en Cuevas del Almanzora, así como a los agentes de la Policía Local que fueron los primeros en acudir al lugar de los hechos.

A la llegada de la Policía, entre tres agentes lograron reducir al violento conductor, que se comportó de semejante forma delante de su mujer y de un bebé de pocos meses de edad que también viajaban en el interior del vehículo huído del control de tráfico. El agresor también fue atendido por los servicios sanitarios tras la detención pese a que no llegó a sufrir lesiones.

Un delincuente reincidente

El delincuente es reincidente, viejo conocido de la Guardia Civil y de la Policía Local de Cuevas del Almanzora, al que le constan detenciones y antecedentes delictivos anteriores, entre otros por atentado contra agentes de la autoridad, según fuentes de toda solvencia.

Vecinos de Cuevas del Almanzora han confirmado a este periódico que el agresor es un hombre de gran corpulencia que suele trabajar como “portero de seguridad” en casetas o discotecas durante las fiestas del pueblo.

El pueblo vive conmocionado tras el violento suceso, sobre todo tras conocer la gravedad de las lesiones sufridas por el agente de la Guardia Civil y por la actitud que adoptaron los familiares del agresor tras conocer la detención.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios