Almería

Condenada por denunciar a su expareja por malos tratos para vengarse de él

  • La procesada también lo sometió a una situación de "sufrimiento anímico y desprecio"

Ciudad de la Justicia de Almería. Ciudad de la Justicia de Almería.

Ciudad de la Justicia de Almería. / Rafael González

El Juzgado de lo Penal número 2 de Almería ha condenado a un año y nueve meses de prisión a una mujer que agredió verbalmente, insultó y humilló a su pareja sentimental, a quien denunció después de que éste hiciese lo propio al no aguantar más la situación a la que etaba siendo sometido.

La sentencia, consultada por Diario de Almería, recoge que la acusada, la rumana V.M.N., mantuvo una relación sentimental con un policía de la vecina Murcia.

Una vez acabada la relación que la unía con el hombre, V.M.N. ya durante el embarazo de la hija que ambos tendrían en común, desde agosto de 2013 y al menos hasta enero de 2014, sometió al policía a una situación "prolongada en el tiempo de desprecio y sufrimiento anímico".

Una situación que se traducía en "agresiones verables y advertencias ilícitas destinadas a provocarle un menoscabo psicológico" que realizaba a través de conversaciones telefónicas o de mensajes electrónicos a través de WhatsApp o e-mails.

Así, le decía a la víctima insultos como "imbécil, hijo de puta, sinvergüenza, basura, idiota, gilipollas, miserable" y le profería expresiones "humillantes" como "eres un mal padre, tu hija va a llamar papá a otro, vive tu vida de mujeriego, a lo que tú hacer no se le llama ser padre, mi niña necesita un papá de verdad", entre otras.

El juez afirma que esto provocó en el hombre una "sensación permanente de angustia y minusvaloración".

Asimismo, con la intención de "amedrentar" al que había sido su pareja y provocarle un "menoscabo psicológico", durante los meses de embarazo le dijo que iba a ponerse a beber, fumar y tomar pastillas para perjudicar a la bebé.

Una vez nació la pequeña, la acusada le echaba en cara al padre que "no iba a ver a la niña" y le aseguraba que se la iba a llevar a Rumanía para que "perdiera todos los derechos" y que le iba a decir que no era suya.

Además, con la misma meta en mente, advirtió en varias ocasiones que iba a denunciarlo por malos tratos.

Sin embargo, el hombre se adelantó y el 15 de febrero de 2014 interpuso una denuncia contra ella ante la Guardia Civil. Al tener conocimiento de ello y con la intención de "vengarse" de él, la mujer lo denunció a su vez y dijo que la había agredido en los meses de julio y octubre de 2013, cuando nunca fue así.

A pesar de la falsedad de la denuncia, llegó al Juzgado de Instrucción de Roquetas de Mar que, afortunadamente para el hombre, acordó archivar la causa y deducir testimonio contra la mujer por un posible caso de denuncia falsa.

Por estos hechos ha sido condenada a seis meses de prisión por un delito de maltrato psíquico habitual en el ámbito familiar, por el que también se la priva del derecho a la tenencia y porte de armas durante dos años y se le prohíbe aproximarse a menos de 200 metros a la víctima durante un año y medio.

También le han sido impuestos un año y tres meses de cárcel y una orden de alejamiento de 200 metros durante dos años y tres meses por un delito de amenazas no condicionales, además de una multa de 2.160 euros por un delito de denuncia falsa.

La sentencia no es firme y contra ella cabe presentar un recurso ante la Audiencia Provincial.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios