Almería

Diversidad de enfoques en la novela Camino del Desierto

  • El río Almanzora. La Sierra de Filabres oprime la orilla derecha que tropieza a cada paso con algunas de las estribaciones de la sierra y las va erosionando lentamente con el paso de los siglos

Pasado el temporal de lluvias, las aguas descienden a su cauce normal y el Almanzora se queda reducido entonces a su escaso caudal que apenas conservará hasta los meses de abril o mayo. En el verano, siempre está seco. El Almanzora es, pues, un río torrencial. Hay años en los que permanece completamente seco, pero, en otros, muy poco frecuentes por desgracia, cuando las nieves han cubierto durante el invierno las cumbres de Filabres y de las Estancias, sus aguas corren hasta el final del verano. Son los años de abundancia, los años en que se mojan las espigas cuando las bestias cargadas de mies atraviesan su cauce. En estos años venturosos el valle del río se convierte en un paraíso.

Pasados estos años de abundancia, vienen los largos periodos de sequía. Se pasan años y años sin caer una gota de agua en todo el Valle, las fuentes de sus riberas, construidas por los árabes, se van agotando lentamente, los árboles se secan y van apareciendo aquí y allí olivos desnudos, con sus ramas deshojadas, elevadas hacia el cielo azul, como si suplicaran la lluvia que no llega" (M. García Ramos, Camino del Desierto).

Si bien se trata de una novela estas palabras pueden ser suscritas por el geógrafo.

El Almanzora al tiempo que organiza la red fluvial que drena la Depresión es eje de comunicaciones. Paralelas al río corren la vía del ferrocarril y la carretera que ponen en comunicación, a través de la comarca, la altiplanicie de Baza y el levante murciano.

"El tren correo que hacía el servicio desde Alicante a Granada... parte de su recorrido se hacía sobre la antigua línea de ferrocarril de Lorca a Baza con ramal a Águilas... Se construyó este ferrocarril para dar salida al mineral de hierro de las minas de Serón, extraído por una compañía extranjera de las entrañas de la Sierra de Filabres.

El curso del ferrocarril es paralelo al del río Almanzora en gran parte de su trazado y presenta, de trecho en trecho, pequeñas estaciones que se corresponden con cada uno de los pueblos que se asientan en las riberas del río.

El tren rápido subía lentamente por la orilla izquierda del Almanzora. Las estaciones se iban quedando atrás una tras otra y en cada una de ellas, esperaban montones de viajeros que trataban inútilmente de encontrar hueco, aunque sólo fuera para ir en los pasillos… El viento de poniente se colaba por las ventanillas abiertas y arrastraba nubes de polvo que penetraban en los vagones mezcladas con el humo de la locomotora y hacían el aire irrespirable.

A lo largo del Almanzora la carretera corre paralela al cauce del río por su margen izquierda. La Sierra de Filabres oprime la orilla derecha del río que tropieza a cada paso con algunas de las estribaciones de la sierra y las va erosionando lentamente con el paso de los siglos. Arroyos secos, ramblas arenosas y enormes barrancos, todos ellos de acusada pendiente, bajan de la sierra entre montañas y colinas que dificultan el trazado de las vías de comunicación por esta orilla del río, de manera tal que, cuando la carretera se ve obligada a cruzar el río para comunicar a algunos pueblos como Purchena o Tíjola, su trazado es muy difícil y accidentado.

Tal vez, por esta razón, hasta la expulsión de los moriscos, casi todos los pueblos estaban situados en la orilla derecha del río, sobre montañas o montículos de difícil acceso y fácil defensa" (M. García Ramos, Camino del Desierto).

El Río y la disposición del Valle, como camino natural desde el Mediterráneo hasta las depresiones del Surco Intrabético, han desempeñado un importante papel en el poblamiento antiguo.

Con mayor o menor intensidad y periodicidad emergía un desequilibrio profundo entre población y recursos económicos. Pudiera no parecer tan contradictorio el hecho, unido a otros de diversa índole, de la relativamente baja densidad humana y el fenómeno constante y sostenido de la emigración.

"A finales del siglo pasado, la población era tres veces mayor que en la actualidad, pero la emigración fue tan grande que hoy día, cualquier habitante del pueblo tiene más parientes en América o en Cataluña que en el pueblo mismo.

Las pruebas de esta triste emigración pueden advertirse si observamos el gran número de casas en ruinas que aparecen por todas partes.

No hay en el pueblo problemas de solares para edificar. Cualquiera puede hacerlo donde le plazca y puede levantar una nueva casa.

En algunos casos, cuando los descendientes del antiguo emigrante han vuelto en busca de sus raíces y de sus señas de identidad, no han podido encontrar la casa de sus padres o de sus abuelos porque, sobre el mismo solar, alguien ha levantado su nueva casa, que ya nada tiene que ver con los primitivos dueños del mismo.

Los pocos edificios que aún quedan en pie se agrupan en torno a la nueva iglesia que domina la plaza del pueblo en la que aparecen algunos solares de viejos caserones destruidos , ya desnudos y abandonados, junto al edificio del Ayuntamiento y los bares del pueblo" (M. García Ramos, Camino del Desierto).

La rica diversidad de enfoques en Camino del desierto: proposición y paradigma de una Geografía del Comportamiento

- REACCIÓN CRÍTICA A LOS MODELOS ECONOMICISTAS DE LA GEOGRAFÍA CUANTITATIVA

- MANERA DE PERCIBIR EL ESPACIO POR LAS PERSONAS

* Perspectiva interior, personal y subjetiva

* Simbolismo, significación, y representatividad: imágenes apreciativas/subjetivas de todas y cada una de las partes del espacio

-ELEMENTOS

* Espacio relativo

* Espacio antropocéntrico

* Ambos elementos están ligados al espacio simbólico, afectivo y vivido

- EL COMPORTAMIENTO ESPACIAL DE LAS PERSONAS

* Espacios subjetivos derivados de las concepciones personales

* Representaciones personales

* Significaciones espaciales individuales

-IMAGEN DEL ESPACIO

* Identidad, significación y estructura

* Variación de la imagen según las características de las personas: edad, sexo, nivel cultural, situación socioeconómica y tiempo vivido en ese territorio

* Esquemas perceptivos, visuales y comportamentales

* Enfoque microgeográfico a escala personal

* Simplificación del espacio objetivo exterior

* Imagen que la persona se hace del mundo real y la explicación de su comportamiento en el espacio, y formas de organizarlo, estructurarlo y usarlo

"El Almanzora es un río anárquico e independiente. Podría haber formado parte de la cuenca del Guadalquivir y, para ello, le hubiera bastado con torcerse un poco hacia el norte al llegar al altiplano del Hijate, pero prefirió hacerlo hacia el sureste y se fue en busca de la cuenca del Segura. Algunos milenios después, tampoco quiso ser afluente de otro río, rompió la sierra de Almagro, excavó un tajo enorme en la montaña y se dirigió hacia el Mediterráneo para unirse a él entre Villaricos y Palomares" (M. García Ramos, Camino del Desierto).

Tags

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios