DIARIO DE ALMERÍA En la batalla del coronavirus: mantenemos nuestra cita en los quioscos con despliegue informativo sobre la pandemia

Sucesos

Prisión para el autor material de los disparos que mataron a un joven

  • Los otros dos detenidos tras el tiroteo de Pescadería han quedado en libertad, si bien están investigados por delitos de lesiones

  • Investigan el incendio provocado por un cóctel Molotov en la vivineda de uno de los arrestados

Prisión provisional comunicada y sin fianza por un presunto delito de homicidio. Es la medida acordada este viernes por el Juzgado de Instrucción número 2 de Almería para el joven de 23 años que es considerado el autor material de los disparos que este martes acabaron con la vida de un hombre en la calle Ruano de Pescadería. Tras casi agotar las 72 horas permitidas por la ley tras la detención de los tres sospechosos del crimen, la Policía Nacional puso a éstos a disposición del juez, que les tomó declaración en la sede de la Ciudad de la Justicia.

Tras esto, únicamente este arrestado ingresó en el centro penitenciario El Acebuche, quedando los otros dos -de 23 y 47 años- en libertad, sin medidas cautelares pero investigados por un presunto delito de lesiones. Eso sí, el Tribunal Superior de Justicia de Andalucía (TSJA), ha precisado que ““nos encontramos aún en una fase inicial del proceso judicial”, por lo que el tipo delictivo aplicado por ahora podría verse modificado más adelante.

Mientras tanto, la tensión sigue viva en Pescadería, dónde la Policía Nacional ha mantenido desde el tiroteo un fuerte dispositivo para evitar males mayores. Lo que no ha evitado que a las cinco de la madrugada del viernes, el 091 recibiese una llamada que alertaba de la presencia de fuego en la vivienda de uno de los arrestados, ubicada, precisamente, en la calle Ruano. Junto a los agentes se trasladaron al lugar miembros de los Bomberos de Almería, que extinguieron el incendio y encontraron restos de una botella rota y de un acelerante de combustión. Esto es, alguien pudo preparar un “cóctel Molotov”y arrojarlo al interior del inmueble, que en ese momento se encontraba vacío.

Ahora los policías investigan este nuevo incidente, sin que hayan trascendido detalles sobre el posible móvil del tiroteo. Lo que parece cada vez más claro es que se produjo algún tipo de reyerta, pues, cabe recordar, dos de los detenidos ingresaron el martes tras su arresto en el Hospital Universitario Torrecárdenas de Almería, ya que uno presentaba una fractura de rótula y otro policontusiones, si bien abandonaron dicho centro sanitario a última hora de la tarde. El tercer supuesto implicado fue directamente al calabozo de la Comisaría Provincial de Almería.

Quien no llegó a ingresar en Torrecárdenas fue el joven tiroteado, que poco después de la una de la tarde del pasado martes era atendido por los sanitarios tras ser encontrado por la Policía Nacional junto a la puerta de una casa de la calle Ruano con heridas de un arma de fuego, que fue localizada en el lugar de los hechos por los agentes que atendieron esta alerta. Una puerta que presentaba numerosos impactos de bala y daba buena del crimen perpetrado en Pescadería.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios