Almería

Triatlón y dieta para pasar de 220 a 95 kilos

  • Juan José Soler decidió bajar de peso por salud y desde que empezara en 2012 ya participa en distintas pruebas deportivas

Comentarios 7

Llegó a una situación tan crítica que decidió cortar por lo sano. De 220 kilos a 95. Sin operaciones, pero con los ingredientes necesarios para parecer otra persona totalmente diferente. Deporte, dieta sana y cambio de trabajo fueron las claves para que Juan José Soler diera un vuelco a su vida.

El primer paso fue cortar con lo que Soler creía que era uno de los principales problemas para haber llegado a esta situación: "Vivía muy estresado con el empleo. No desayunaba, me tomaba un café y salía para el trabajo. Comía muy rápido. Tenía dos móviles y uno fijo, y ahora me cuesta atender incluso uno. No hacía nada de deporte y antes sí jugaba al fútbol pero cuando me eché novia ya lo dejé. Tenía que cambiar de vida, y dejé el empleo como primera medida. Fue una decisión valiente, porque estuve dos años en paro".

Tras la decisión de quitarse el estrés que provocaba desórdenes alimenticios en su dieta, este ejemplo de voluntad comenzó a "realizar cambios nutricionales en mayo de 2012 y ya dejé unos 60 kilos".

En septiembre de ese año, Soler dio un paso más y se apuntó al gimnasio. Aquí se produjo algo que no solo le cambiaría la vida sino que se convertiría en su filosofía. "Me animaron a apuntarme a un equipo de triatlón para Navidad y realicé la media maratón de Almería".

Los inicios son duros porque "cuando ves comida lo pasas mal. Tuve el apoyo importante de mi mujer que también ha dejado 22 kilos. No compramos nada de comida que no sea aconsejable para nuestra dieta. Hay que ser muy fuerte de cabeza y tener paciencia. Esto no lo haces por motivos estéticos sino por salud".

Toca mover el cuerpo. "Con 140 kilos comencé a correr pero no duraba mucho así que acaba los entrenamientos andando. Poco a poco he ido ganando elasticidad en los tendones y mejorando. Empecé a encontrarme mejor, y la droga que era la comida, ahora es el deporte", asegura.

Soler apunta que en dos años "he dado un paso más en la vida, no en el deporte porque no tengo aptitudes pero quiero seguir mejorando. A la hora de realizar las pruebas no importa quien llega el último o el primero, lo importante es cumplir el reto. Hay un momento que estás en el último tramo y y no sientes ni agujetas ni nada, es todo muy mental".

El recorrido deportivo del almeriense comenzó en febrero de 2013 con un Duatlón en Ego Sport Center "aunque no era competitivo". En abril de ese mismo año, participó en el Duatlón de Almería y en junio en el Triatlón. En septiembre, hizo el Triatlón de Carboneras y en octubre el Triatlón de Cabo de Gata (distancia olímpica). En noviembre, participó en la Carrera Run.IN de 10 kilómetros.

2014 fue peor año a nivel deportivo porque "solo pude hacer el Duatlón de Almería, pero lo hice cojo porque me hice un esguince con fractura, y en mayo me atropelló un coche cuando iba con la bici".

Pero el almeriense sigue motivado y pretende seguir terminando diferentes pruebas: "Para 2015, tenemos la Media de Almería que es en febrero, el Challenge de Vitoria que es en julio y el Triatlón de Cabo de Gata (son de media distancia: 1,9 kilómetros de natación, 80 kilómetros de bicicleta y 21 kilómetros de carrera). Como preparación también caerán Almería y Carboneras (Olímpicos con 1,5 kilómetros, 40 y 10), y duatlones y travesías de la provincia".

El triatleta cuenta ahora con una entrenadora personal como es Amelia Torrego. "La bicicleta es lo que mejor se me da. En natación lo importante es ir cogiendo técnica. A la hora del entrenamiento me amoldo dependiendo de como tengo el día".

Soler recomienda este cambio por la mejora en la calidad de vida: "Animo a todas las personas con problemas de obesidad y sin este problema a llevar una vida saludable. El cuerpo es muy agradecido y comiendo sano y con media hora de ejercicio diario cambia la salud muy rápido y que no se fijen en la parte estética de adelgazar lo importante es la salud".

El cambio de Soler ha sido tan radical que "hay gente que se cruza conmigo por la calle y no me conoce. Para enero quiero estar en 85 y para julio creo que estaré por debajo de 82".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios