Almería y sus personajes I Patricia Gómez Díaz (Maestra de Educación Infantil y atleta)

  • Estudia Magisterio de Educación Infantil y desde los 17 años practica el atletismo

  • Diariamente se levanta a las 7 a entrenar y da clase en La Milagrosa

“La actividad física desarrolla el cuerpo y armoniza la mente”

Patricia muy satisfecha tras ganar una media maratón. Patricia muy satisfecha tras ganar una media maratón.

Patricia muy satisfecha tras ganar una media maratón.

Escrito por

José Luis Laynez

Media Almería la conoce de verla correr en solitario por cualquier lugar de la ciudad a las horas más intempestivas. Si a eso le añadimos su pelo rubio, sus ojos verdes y su 1’78 de altura, comprenderemos que llame la atención. No es rusa, como una vez le dijeron, sino almeriense, maestra de Educación Infantil.

–De modo ‘ha ganado una rusa’.

–Ja, ja, ja! Eso le dijeron a mi madre cuando preguntó quien había ganado una carrera entre Aguamarga y Carboneras. Ella dijo que era su hija pero la gente no se leo creía hasta que llamaron por megafonía: ‘Patricia Gómez’ y subí yo a recoger la medalla. Muy a ruso no suena.

–Con ese tipo habrás practicado muchos deportes.

–Mira, por mi altura me ponían a jugar al baloncesto pero s a mí lo que me gustaba era la natación y, sobre todo, el atlelistmo. Desde los 17 años estoy entrenado diariamente. Me levanto cada día a las 7 de la mañana, en invierno aún noche cerrada, y echo a correr. Y no sólo en Almería, donde el clima es cálido; cuando viví en Bolonia para terminar los estudios, también lo hacía, con frío, lluvia e incluso nieve.

–Estudios de Magisterio, ¿no?

– Sí, eso hice, de Educación Infantil ya que los niños me encantan. Doy clase en La Milagrosa desde el año 2008 y así junto mis dos pasiones: los niños (de 3 a 5 años) y el atletismo.

"He corrido medias maratones de los Circuitos Provinciales de Andalucía, España, Universitario...”

–Sé que se despertó pasión por el atletismo para acompañarte...

– ¡Ja, ja, ja! Bueno, yo veía que chicos que entrenaban por las tardes también empezaron a hacerlo por las mañanas y coincidíamos muchas veces; pero bueno, no quiero sacar conclusiones.

–Curioso lo que te sucedió tras tu primera victoria...

–¡Ja, ja, ja! Participé en una media maratón, la gané y cuando llegué con la copa a mi casa, mis padres me dijeron: ‘¿Pero es que tú corres?’ Nunca les había dicho nada de mis entrenamientos.

–Luego ya la sucesión de carreras y triunfos...

–Bueno, no siempre. Al principio eran pocas las chicas que hacían maratones y tenía menos competencia. He participado muchos años en el Circuito Provincial, el Andaluz, el Campeonato de España, el Universitario... y en muchas pruebas de montaña. He llegado hasta el mismo Mulhacén o el Veleta, por ejemplo.

"Me gusta el deporte tanto como mi trabajo; a los niños de 3 a 5 años les explico los valores de la actividad física"

–¿Qué te pasó en La Molineta?

–¿Ja, ja, ja! Pues iba una mañana corriendo por allí y de pronto salió un caballo de un cortijo y empezó a seguirme. Por más que yo giraba él seguía detrás de mi incluso gente que lo veía intentaba ahuyentarlo pero no había manera. Finalmente tuve que llamar a la Policía.

–Para mantenerte tan en forma harás muchos sacrificios... gastronómicos.

–Pues mira, no. Como de casi todo, más pescado que carne, aunque la víspera de una carrera sólo tomo pasta. Corro pruebas de 30 ó 40 km. y no es cosa de meterme en el cuerpo un plato de fabada el día antes.

–Pero el viernes comerías migas, como buena almeriense.

–¡Hombre, claro! Día de lluvia en Almería supone comer migas. Además, reconozco que desde la pandemia me he relajado bastante y no soy tan estricta en entrenamientos y comidas.

–¿Ya no entrenas?

–Sí, estoy en el centro de entrenamiento Vita; pero tengo que coger de nuevo el ritmo. Ten en cuenta que doy clase en La Milagrosa, estoy en el colegio toda la mañana y bastantes tardes y me falta tiempo para todo.

Patricia Gómez, en la cima del Mulhacén tras su maratoniana ascensión. Patricia Gómez, en la cima del Mulhacén tras su maratoniana ascensión.

Patricia Gómez, en la cima del Mulhacén tras su maratoniana ascensión.

–Imagino que tus alumnos estarán en plena forma...

–¡Ja, ja, ja! Ellos tienen entre los 3 y 5 años y les explico las bondades de la actividad física, que les desarrollará su cuerpo y les armonizará la mente. Noto que a ellos les gusta y se aficionan a algo más que al fútbol.

–Terminamos con tus aficiones, además de correr...

–Bueno, me encanta viajar, sobre todo por España e Italia, el arte en todas sus facetas e incluso he escrito algún cuento.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios