Almería

Los aplausos y vítores de ¡Viva San Isidro! ponen fin a cinco días de feria

  • La multitudinaria procesión de la imagen del Santo por las principales calles del municipio, engalanadas, a su paso, rendía homenaje al patrón de los agricultores ·Tras jornadas de jolgorio hoy es día de resaca

Con los vítores de ¡Viva San Isidro! los ejidenses se despedían de su patrón hasta el año que viene. Poco antes de las nueve de la noche la imagen de San Isidro del patrón de los agricultores salía del templo ejidense y a las puertas decenas de vecinos esperaban agolpados para disfrutar de este momento solemne y mágico que sólo sucede una vez al año. La Hermandad Sacramental de San Isidro Labrador y el propio párroco de la iglesia fueron los encargados de preparar a la imagen para el recorrido procesional.

Ya desde minutos antes de las ocho de la tarde fueron muchos los fieles que se acercaron hasta el templo parroquial de San Isidro Labrador, engalanado con flores, para asistir a la solemne misa en honor al patrón. Entre los asistentes, miembros del equipo de Gobierno de El Ejido y la oposición, así como otros muchos vecinos que escucharon atentamente el sermón que precedía a la salida de la imagen en procesión por su recorrido tradicional. En el templo no cabía un alfiler, ya que un año más el fervor por el patrón hizo que la iglesia se llenara de fieles dispuestos a rendirle un último y caluroso homenaje. De hecho fueron muchos los devotos que esperaban fuera ante la imposibilidad de entrar en el Templo por la falta de espacio, y que aprovecharon para adquirir la cera con la que acompañaron a posteriori a la Venerada Imagen y la Reliquia del Santo durante el recorrido. Y es que las velas se convierten cada año en un elemento indispensable de esta solemne fiesta religiosa.

Finalizada la misa, las puertas del Templo se abrían. Los fieles salían de la parroquia para esperar a las puertas la salida del Santo. A su salida San isidro estuvo arropada por los aplausos y vítores de los fieles. A partir de ahí, el incienso era el aroma que envolvía las principales calles del municipio al paso de la Santa imagen. Muchos vecinos del centro ejidense engalanaron sus balcones con motivos religiosos para embellecer el recorrido procesional del Santo, que salía de la Iglesia arropada por aplausos y vivas de los presentes.

Tras la imagen, una amplia comitiva, encabezada por el párroco y miembros de la Hermandad, así como por el alcalde de El Ejido y miembros del equipo de Gobierno ejidense, y tras ellos, un nutrido grupo de devotos acompañó a su patrón por las principales calles del municipio como último homenaje tras cinco días de festividad. Las mantillas tampoco faltaron entre la comitiva. Y es que, cuando hay algo que celebrar a los ejidenses les encanta disfrutarlo, por ello viven sus fiestas intensamente. Porque como señala el propio himno de San Isidro, "hoy te aclama tu pueblo creyente y tus glorias quieren festejar". Varias horas después de su salida en procesión, San Isidro Labrador regresaba al Templo donde permanecerá hasta el año que viene, y en el que entró bajo el sonido de un estruendo de cohetes para rendirle un emotivo homenaje.

Tags

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios