Salud Mental

  • Luis Jiménez es uno de los protagonistas de la campaña de Prevención del Suicidio promovida por Salud Mental en Almería

  • Un silencio que se comienza a romper

“Sería muy importante para mí poder salvar una vida como han hecho con la mía”

Luis, uno de los protagonistas de la campaña '¿Lo hablamos?' Luis, uno de los protagonistas de la campaña '¿Lo hablamos?'

Luis, uno de los protagonistas de la campaña '¿Lo hablamos?'

Javier Alonso

Escrito por

Mar París

Se llama Luis Jiménez, tiene 50 años, y entre muchas de sus virtudes destacan la solidaridad y la valentía. Almeriense afincado en El Ejido, es uno de los protagonistas de la campaña de Prevención del Suicidio promovida por el Consejo Pro Salud Mental, la Unidad de Gestión Clínica (UGC) de Salud Mental del Hospital Universitario Torrecárdenas, con la colaboración de Ayuntamiento y Diputación de Almería.

Una iniciativa en la que no dudó en participar desde el primer momento en el que le hicieron la propuesta, ya que como él mismo asegura: “Sería muy importante para mi poder salvar una vida, como lo han hecho con la mía”. “Hablar del suicidio es la mejor manera de evitarlo”, es el lema de la campaña y una frase que Luis insiste en divulgar. Y es que dialogar sobre su intención de quitarse la vida, ha sido precisamente lo que se la ha devuelto, y además cargada de nuevos proyectos e ilusiones en los que se afana día a día.

Padre de tres hijos y apasionado de los caballos trabajaba como transportista hasta que en 2018 una fibromialgia severa dio un giro a su destino. “De repente empezaron a darme como unos bloqueos en el cuerpo. Uno de ellos me pilló en el camión”. “Estuve un mes ingresado y no podía ni abrir una botella de agua”. “Llevaba una vida muy activa y de repente se me paró todo. Y cada vez iba a peor”. “Me sentía como en una cárcel y pensé que la mejor opción era quitarme la vida”.

"Ella me paró. Se me fue aquella idea. Me hizo ver cosas en mi vida que hasta entonces no había visto"

“En una de mis visitas a la médica de Atención Primaria, ella consideró que debía de verme un psicólogo, y así fue. Especialistas en psicología y psiquiatría comenzaron a tratarme y me derivaron hasta la persona que me ha devuelto la vida”. “Atención Plena. Era la práctica con la que en apenas unas sesiones empecé a notar algo diferente. Ella me paró. Se me fue aquella idea. Me hizo ver cosas en mi vida que hasta entonces no había visto. A ver mi enfermedad desde otro punto de vista, a querer vivir de nuevo”.

La rama sanitaria ha despertado su interés y Luis estudia para ser celador. Colabora en todas las charlas y actividades en las que a través de su experiencia está dispuesto a ayudar en lo que sea necesario”. Su mensaje: “Querernos a nosotros mismos”. Sus premisas: “Todo tiene solución”. “Son muchos los caminos podemos seguir”. “La vida es muy bonita y hay que buscar la satisfacción de cada uno”. Su consejo: “A veces hay un miembro de nuestra familia con el que tenemos una relación más estrecha o un amigo, y por supuesto profesionales con los que podemos hablar siempre que tengamos algún problema”.

Un silencio que se empieza a romper

Temor a desencadenar el acto suicida al mencionarlo. Mutismo absoluto entorno a un problema de salud pública cuyo silencio se comienza a romper. Las evidencias científicas inciden en que precisamente acabar con el tabú es quizá la medida preventiva más eficaz, con la aparentemente sencilla prescripción de hablar sobre este tipo de conducta.

Presentación de la campaña. Presentación de la campaña.

Presentación de la campaña. / Javier Alonso

Las administraciones públicas en la provincia se afanan en esta causa motivados por el Consejo Pro Salud Mental y la Unidad de Gestión Clínica (UGC) de Salud Mental del Hospital Universitarios Torrecárdenas que han puesto en marcha la campaña que lleva por título ‘Lo Hablamos’, cuya finalidad no es otra que visibilizar esta problemática y ofrecer soluciones a las personas que la sufren.

El suicidio en cifras

Según datos de la Fundación Española para la prevención del suicidio, a través del Observatorio del Suicidio (https://www.fsme.es/), durante el año 2019 se produjeron 640 suicidios en Andalucía (el 74,7% de ellos en hombres y el 25,3% en mujeres), lo que indica un promedio de un suicidio cada 14 horas. Por edades, el grupo que cuenta con la cifra más abundante es el comprendido entre 40 y 49 años, seguido por el de 50 a 59 años (143 y 126 respectivamente).

A nivel nacional , el suicidio sigue siendo la principal causa de muerte no natural en España, produciendo el doble de muertes que los accidentes de tráfico, siendo también, después de los tumores, la principal causa de muerte en la juventud española (15 a 34 años).

Tal y como subrayan desde el Plan de Salud Mental, “aunque no disponemos de cifras oficiales del año 2020, el contexto pandémico se ha dejado sentir en este sentido. Muchos profesionales están mostrando su preocupación por la alarmante subida de cifras que han registrado las tentativas de suicidio durante el pasado año, fundamentalmente en la población infanto juvenil”.

Para intentar paliar los efectos de la pandemia en la salud mental de las personas que han pasado el Covid-19, la mayoría de hospitales cuentan con atención psicológica y psiquiátrica en las consultas de seguimiento de la enfermedad y se está trabajando en una estrategia de atención específica para las secuelas de la misma en este nivel de atención.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios