Almería

"Hay ínfimas posibilidades de que se celebre el Dreambeach"

  • "Es complicado adaptar un evento multitudinario como este a las limitaciones de aforo", explica la organización a Diario de Almería

  • Un espacio aéreo cerrado impediría contar con las estrellas de nivel mundial que forman parte del cartel

El artista 50 Cent durante su actuación en Dreambeach Villaricos. El artista 50 Cent durante su actuación en Dreambeach Villaricos.

El artista 50 Cent durante su actuación en Dreambeach Villaricos.

La playa de Villaricos es cada año escenario del festival de música electrónica más importante del país, el Dreambeach. La edición pasada cerró con cerca de 170.000 'dreamers' y la que se debería celebrar del 5 al 9 de agosto de 2020 hubiera batido un nuevo récord. De hecho, el festival ya ha vendido más de 20.000 entradas, si bien es cierto que el ritmo se contrajo a partir de marzo con la irrupción de la alerta sanitaria generada por el coronavirus.

Todos los eventos multitudinarios programados para los meses de marzo y abril ya se han suspendido en todo el país, y una buena parte de festivales han anunciado sus suspensión o aplazamiento, y es bastante probable que Dreambeach no sea una excepción. 

Existe una posibilidad ínfima de que Dreambeach Villaricos se celebre. Es evidente es que la organización no puede adelantarse a las medidas presentes y futuras impuestas Gobierno y no podemos hacer la guerra por nuestra cuenta. Formamos parte, junto a una buena cantidad de festivales del país, de la Asociación de Festivales de Música (FMA) y mediante el colectivo estamos manteniendo una serie de conversaciones con el Gobierno para garantizar los derechos de los usuarios y la supervivencia de los festivales”, afirma a Diario de Almería el director de comunicación de Dreambeach, Ibai Cereijo.

Con la fase 3 (que dará comienzo el próximo 10 de junio), la asistencia a espectáculos al aire libre se limitará a menos de 800 personas y la mitad del aforo, siempre sentados y manteniendo la distancia de seguridad.

Pero esto no significa que cuando culmine la tercera fase, el 23 de junio, vuelva todo a la normalidad y los espectáculos programados tengan vía libre para celebrarse tal y como estaban programados anteriormente. Y, realmente, también es posible que ni a artista ni a promotores les salga rentable organizar conciertos con un aforo tan limitado. Aparte de perder su esencia.

“No sabemos con qué escenario nos encontraremos en agosto y cuáles serán las medidas adoptadas, pero es evidente que un evento multitudinario al aire libre tendrá unas limitaciones dificilmente adaptables a un festival como el Dreambeach”, argumenta Cereijo.

Tampoco hay indicación alguna de cuándo se volverá a restablecer el tráfico aéreo a nivel mundial. “Dreambeach tiene un cartel formado por artistas internacionales y sin posibilidad de desplazamientos no se podría contar con ellos”, explica el director de comunicación.

Por lo tanto, con todos estos ingredientes, es más que probable que en pocas semanas se anuncie la suspensión del festival de música electrónica más importante del país.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios