Almería

El menor del IES Villa de Vícar no fue expulsado

  • El director del centro afirma que ayer volvió a matricularse y que debe 30 euros de un libro que no devolvió

El director del Instituto de Enseñanza Secundaria Villa de Vícar, Gabriel Montes Galdeano, ha desmentido las acusaciones del joven de 15 años Zouhair El Haddad y su madre Nazha El Fellah, que denunciaron a este periódico hace unos días su expulsión del centro por no devolver un libro.

El máximo responsable del instituto ha explicado a este diario que el adolescente en primer lugar "no estaba matriculado en el centro hasta hoy (por ayer) que ha vuelto a matricularse tras pedir el traslado del IES Azcona de la capital". Por esta razón, argumenta que "es imposible que lo hayamos expulsado cuando no era un alumno de nuestro centro".

Montes relata que la madre del menor solicitó su traslado en septiembre al instituto de Almería para poder ingresar al niño en una residencia pero ante la imposibilidad de conseguir una plaza volvió a pedir que se matriculase a su hijo en el IES Villa de Vícar.

En ese periodo, el adolescente asistió de forma intermitente a clase en el centro vicario "a pesar de que no era nuestra obligación, pero lo hicimos porque si no iba a estar en la calle".

Paralelamente al caso de su traslado, desde el instituto se le requirió a la madre del menor que devolviese todo el material del curso anterior "faltando un libro que no cuesta 50 euros como dice su madre si no, unos 30", matiza.

Debido a las dificultades económicas de esta familia marroquí, se le propuso a la madre devolver esa cantidad en un pago fraccionado "que mejor le viniese" explica Montes que incide en que el niño "nunca devolvió el libro tal y como asegura".

Además, Montes señala que "jamás se pensó en expulsar al alumno porque en primer lugar no estaba matriculado en el centro y, segundo, porque no había razones para ello".

El director del centro vicario afirma sentirse dolido por "las acusaciones racistas" ya que señala que en su historial profesional trabajó durante 11 años en un centro de Melilla "con un 95% de alumnos marroquíes por los que hice muchas cosas de las que no estaba obligado para ayudarles", concluye.

Tags

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios