energía alternativa para el campo | cuatro céntimos es el precio del kilovatio térmico

La primera planta de geotermia de España nutre al invernadero

  • Es sistema reduce a más de la mitad el coste del kilovatio térmico La instalación pionera, que se localiza en el Campo de Níjar, se pondrá en marcha en octubre

Comentarios 2

Aumentar la competitividad es uno de los objetivos del sector hortofrutícola de Almería. A ello contribuirá la primera planta geotérmica en España que se pondrá en marcha en torno al mes de octubre de 2014 en la provincia de la mano de Cardial Recursos Alternativos. Concretamente esta empresa trabaja en un proyecto para la producción de energía térmica y eléctrica a partir de energía geotérmica en el yacimiento de Níjar y Almería a través de la construcción de una serie de plantas, hasta doce; "es una energía limpia, gestionable y, sobre todo, barata, con costes de producción inferiores incluso a los de la energía nuclear", expone Carlos Díaz, ingeniero agrónomo especializado en ingeniería civil y socio de la compañía.

El yacimiento geotérmico se ubica en el Campo de Níjar y parte del término municipal de Almería; si bien la firma se encuentra estudiando otros cinco yacimientos en España, el proyecto en tierra almeriense es el más avanzado, pues cuenta con todos los permisos tramitados y concedidos.

La iniciativa de la firma surgió, cuando hace unos cinco años, Díaz y otros técnicos, geólogos e ingenieros descubrieron en el desarrollo de sus actividades para la producción agrícola en invernaderos, que determinados sondeos presentaban problemas debido a que estaban trabajando con agua caliente. Partiendo de ese hallazgo, comenzaron a trabajar en el aprovechamieno de energía geotérmica para todo tipo de aplicaciones dentro de las instalaciones (bombeo, climatización, transporte, etc.).

Cardial se centra actualmente en una primera planta que se encuentra en fase de montaje y que servirá de escaparate del proyecto. Tal y como señala Díaz: "Las plantas tienen dos vertientes: producción de energía térmica y, en una segunda fase, energía eléctrica. Hay una de las plantas que desde el inicio será térmica y eléctrica porque el termalismo es mayor en esta zona y es más fácil su explotación".

Las plantas ocupan una pequeña superficie en comparación con la proporción suelo-producción con otras energías alternativas, así una planta de 3 megavatios (Mw) eléctricos ocupa entre unos 200 y 300 metros cuadrados en superficie más la superficie que puedan requerir los distintos dobletes geotermicos (juegos de dos sondeos de extracción e inyección) que suelen ocupar otros 30-50 metros cuadrados. La primera planta en la que trabaja la compañía contará con 5 Mw térmicos, que se ampliarán entre el segundo y tercer año a 8 y 3 Mw eléctricos. Según Carlos Díaz, la inversión para esta planta es de 2 millones de euros que se amortizan en dos años.

El sistema de producción es totalmente cerrado. Dada la localización del yacimiento, entre dos fallas: la de Carboneras y una fractura de borde que es la de Sierra Alhamilla que comprende un terreno muy fracturado, no hace falta destruir la roca. El proceso consiste en la extracción de agua, preservando las condiciones que posee en el subsuelo para que no sufra cambios físicoquímicos y, posteriormente se vuelve a inyectar, "lo único que se le quita es el calor, a través del intercambiador de calor, que es con el que se puede generar electricidad o energía térmica que puede servir tanto para generar frío como calor". Por este motivo, de acuerdo a las palabras del socio de Cardial, se pueden climatizar instalaciones con un coste baratísimo ya que no hay consumo de combustible ni desgaste de piezas.

Esta iniciativa supone un gran ahorro para el agricultor. Según Díaz, el coste de inversión ronda los 30 céntimos el metro mientras que el consumo gira sobre los 80 céntimos por metro, es decir, el kilovatio térmico se establecería sobre los 4 céntimos. "Hasta el año pasado, el kilovatio térmico costaba, con el sistema más barato que es el gas natural, unos 12 céntimos".

La conexión con el invernadero se produce a través del mismo sistema utilizado con las calderas, con tuberías de agua caliente, un pequeño motor para circular el agua dentro de la explotación y un sistema de control, "es una instalación sencilla, no hay equipos complicados salvo el que tenemos nosotros en la planta. Además, es totalmente gestionable puesto que el calor está siempre en la tierra, llueva, nieve o haga viento; no es una energía que dependa de factores climatológicos". Para esta primera planta ya hay unas cuatro firmas agrícolas interesadas.

Además de los condicionamientos de tipo comercial que dificultan actualmente la expansión de la agricultura almeriense, en el Campo de Níjar se dan dos factores específicos que explican casi por sí solos el estancamiento o, incluso, reducción de su superficie regada y el creciente predominio del monocultivo primaveral de la sandía: la frecuente ocurrencia de heladas invernadas (las hay en aproximadamente dos de cada tres años) y la mediocre calidad química del agua subterránea local, según manifiestan desde Cardial, de ahí la importancia económica del yacimiento geotérmico en la comarca.

De acuerdo a lo expuesto en el 'Análisis de campaña hortofrutícola de Almería 2012-2013', elaborado por Cajamar, entre las partidas que más han incrementado el gasto en las explotaciones agrícolas se en encuentra la energía (3,7%). "El coste energético, además, suele presentar efectos de segunda vuelta, ya que su encarecimiento afecta también a algunos de los sectores suministradores de insumos y servicios para el sector, como pueden ser el agua o el transporte", se añade en el informe.

Con el aprovechamiento de energía geotérmica para utilizarla como calefacción para los invernaderos, así como para la producción de energía eléctrica, posibilitaría mantener a una temperatura constante las explotaciones invernadas de manera que podría completarse la tendencia del sector agrícola hacia una campaña sin diferenciación entre verano e invierno prolongando el cultivo de productos para ser más competitivo en el mercado internacional, y con un coste menor.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios