comunicaciones

Almería: 120 años sin sumar un sólo metro en vías de ferrocarril

  • La provincia ha perdido 86 kilómetros del eje Guadix-Almendricos y más de 80 de vías mineras como la de Bédar-Garrucha o Lucainena-Agua Amarga

  • En la actualidad tan solo cuenta con 68

En septiembre de 2016, Almería recibía el Talgo VI, desde entonces ha acumulado decenas de averías. En septiembre de 2016, Almería recibía el Talgo VI, desde entonces ha acumulado decenas de averías.

En septiembre de 2016, Almería recibía el Talgo VI, desde entonces ha acumulado decenas de averías. / Javier Alonso

El último tramo de tren para pasajeros inaugurado en la provincia de Almería fue hace 120 años, en marzo de 1899, con las obras de la línea entre Almería-Linares. Ahí culminaron las inauguraciones de ferrocarril para uso comercial. Poco se ha avanzado desde entonces, ni en vías ni en velocidad. En la actualidad, según un estudio elaborado por la Asociación de los Amigos del Ferrocarril, la velocidad media de los trenes que conectan con Almería es de 82,8 kilómetros por hora. Desde 1952 se ha avanzado en torno a un kilómetro por hora al año. Por ello, Almería es la segunda por la cola en velocidad, solo por delante de Badajoz.

En la década de los 50', en la provincia de Almería ya había trenes que alcanzaban la velocidad que registran en la actualidad. Pero es que ahora también se tarda más en llegar a los destinos. Viajar de Almería a Sevilla en tren supone casi siete horas de viaje, hora y media más de lo que suponía este trayecto hace tres décadas. Hasta Madrid, el viaje se alarga en seis horas. Almería es la más lejana de toda España a su capital de región y a la del país haciendo uso de sus ferrocarriles.

Desde 1952, apenas se ha ganado un km/h de velocidad media, llegando a los 82.8

Pero lo que más preocupa a los almerienses es que a pesar de que su país es puntero en el ámbito ferroviario, construyendo vías en distintos lugares del mundo y con algunas de las máquinas más avanzadas, Almería sigue siendo una provincia tercermundista en este sentido. Sus máquinas no paran de acumular averías y retrasos y no hay nadie que mueva un dedo por arreglarlo. Todo lo contrario, desde 1899, Almería ha perdido más de 150 kilómetros de vías. En 1985 clausuraron el eje Guadix-Almendricos y con él se ponía fin a una época de plata en la que la provincia llegó a tener disponibles más de 230 kilómetros de ferrocarril. En la actualidad, tan solo se disponen de 68, los del tren que parte de Almería capital y se desplaza por la zona noroeste hasta llegar a Granada.

Por el camino no solo ha quedado el tren que unía Guadix con Murcia (ciudad con la que Almería sigue sin tener conexión) también han caído hasta once vías mineras. En Sierra Almagrera el ferrocarril del Barranco Jaroso a la Cala de las Conchas (1908-1912). El de la Raja a la costa. Ferrocarril de Herrerías a Palomares (1885-1898 aproximadamente). También el de Villaricos a Herrerías y Almagrera (desde 1897 hasta mediados de la década de 1950). 

La provincia ha perdido en el último siglo once ferrocarriles de transporte minero

También cerró el ferrocarril minero desde Bédar a Garrucha (1897-1923). Desmantelado en 1942.En Sierra Alhamilla se creó el recorrido Lucainena – Agua Amarga (1893-1942). Recorría el trayecto comprendido entre las minas de hierro de Lucainena de las Torres, hasta el embarcadero de Agua Amarga en el término municipal de Níjar, pasando por la Venta del Pobre.

También pasó a la historia el ferrocarril de las minas del pico Colativí (la cima más alta de Sierra Alhamilla). Tendió cable aéreo hasta la playa de Casa Fuerte cerca de El Alquián para la llegada al mar de sus productos. Su explotación se prolongó desde 1902 hasta 1914 Ferrocarril de las minas y baños de Sierra Alhamilla al Puerto de Almería (1886-1941).

En principio, según los planes del Gobierno, Almería deberá estar conectada mediante AVE con el resto del Mediterráneo en 2023

En Adra cayó el ferrocarril del puerto de Adra (1912-1958). De unos dos kilómetros, según recoge Asafal en sus informes, recorría el trayecto comprendido entre las canteras del Campillo, donde estaban situados los talleres y cocheras, y el propio puerto. Su actividad se centró en la ampliación del puerto durante los años que permaneció en servicio.

La provincia perdió también su conexión con el Puerto. En 1970 fue clausurado con la caída del mineral en el Marquesado. Desde entonces, no ha tenido ni uso ni cuidados a pesar de ser Bien de Interés Cultural (BIC).

En principio, según los planes del Gobierno, Almería deberá estar conectada mediante AVE con el resto del Mediterráneo en 2023, pero las fechas siempre han sido un arma de doble filo en la provincia. De hecho, tras haberse construido distintos tramos, las obras se paralizaron hace siete años. Desde entonces, ha habido que rediseñar la mayoría de los tramos hasta llegar al punto actual. Todos ellos están adjudicados a la espera de obras.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios