REAL MALLORCA 1-0 UD ALMERÍA | La Crónica

Un Almería de fogueo cae en Mallorca (1-0)

  • Un gol de cabeza de Maffeo en el 24' prolonga la sequía rojiblanca, que ya suma tres derrotas consecutivas

  • Los rojiblancos hacen concesiones defensivas pese a alinear 3 centrales y siguen negados de cara al gol

El Bilal y Ramazani conformaron la punta de ataque en Mallorca

El Bilal y Ramazani conformaron la punta de ataque en Mallorca / LFP (mALLORCA)

El Almería tiene un problema con el gol desde que la codicia de los 20 millones por Sadiq cegó a su directiva y dejó al equipo sin su más poderoso recurso ofensivo. Resulta cansino citar al nigeriano crónica tras crónica, pero en Mallorca el equipo volvió a mostrar una preocupante falta de pegada pese a generar en la segunda mitad recursos suficientes para haber arrancado al menos un punto. 

En Son Moix Rubi volvió a refugiarse en el 1-5-3-2 que tan buen resultado le dio en los primeros compases del curso, hasta la traumática marcha de Sadiq a la Real. Al equipo de salida se le vio mayor empaque que ante Valladolid y Osasuna, con Ramazani recuperando la movilidad en el frente de ataque junto a El Bilal Touré.  Lázaro, que se estrenaba en la titularidad al igual que el malí, actuó de interior zurdo en la media junto a Robertone, con Samú de pivote y Ely asumiendo el rol casi extinto de líbero en la zaga, flanqueado por Babic y Chumi (sorpresa que no apostase por Kaiky en dicha posición) y tanto Akieme como Pozo con la misión de ejercer de carrileros largos. 

En los primeros compases del partido lo cierto es que al Almería se le vio otro aire, algo más atrevido con el balón en juego. A los diez minutos una buena jugada colectiva iniciada en los pies de Ely daba buena muestra de ello. El balón le llegaba al brasileño Lázaro, que servía a su vez un buen pase de espuela para que Ramazani la pusiera con la zurda en el punto de penalti, donde El Bilal no llegaba por poco a conectar el remate. El partido de los visitantes parecía prometer, pero el espejismo duró poco, y la cruda realidad es que Rajkovic no tuvo que repeler ningún balón dirigido a su portería en todo el primer acto. 

Aficionados indálicos en las gradas del Visit Mallorca Estadi Aficionados indálicos en las gradas del Visit Mallorca Estadi

Aficionados indálicos en las gradas del Visit Mallorca Estadi / LFP (Mallorca)

Lo peor de todo es que el primer golpe recibido en contra fue directamente a la mandíbula. Un Mallorca igual de ramplón (son los equipos que han jugado más estas cinco jornadas en bloque bajo y menos recuperaciones en campo rival han realizado) resultó mucho más efectivo en portería contraria. Bastó un centro por banda izquierda de Copete que peinaba de cabeza en primera instancia Chumi descolocando a sus compañeros Ely, Babic y Akieme y facilitando que Maffeo sorprendiera por la espalda de todos plantándose en el punto de penalti para rematar de cabeza a la red. 

Inaudito que con una zaga tan poblada uno de los más bajitos del rival lograse marcar con la testa, pero al Almería le vienen ocurriendo estas cosas con más incidencia de la deseada, sin pasar por alto la pasividad de Fernando a la hora de salir de la jaula en los balones aéreos. Era el minuto 24, rebasado ya el ecuador del primer acto, pero los rojiblancos no mostraron atisbo de reacción en el tiempo restante hasta el descanso. Al contrario, fue el Mallorca quien pudo ampliar la renta con un centro de Grenier al segundo palo que Muriqi remataba algo forzado a las nubes pese a estar libre de marca.

Mejoría sin gol tras el descanso

La solución de Rubi al cúmulo de despropósitos fue dejar en la caseta a Pozo para dar entrada a Puigmal en la misma posición, dando mayor empuje por ese costado. La demandada reacción casi se produce nada más regresar de vestuarios cuando Valjent hacía una pésima entrega atrás regalándole el esférico a Ramazani quien, tras zafarse de Rajkovic, se quedaba sin ángulo para rematar a puerta.

Luego, de forma casi consecutiva, Akieme probaba fortuna con un disparo lejano que rebotaba en Valjent y casi tomaba dirección a puerta, Puigmal chutaba desde la frontal por encima del larguero, El Bilal cabeceaba un buen servicio de Babic a las manos de Rajkovic y un derechazo de Ramazani lo atrapaba el meta serbio abajo. En cinco minutos el Almería había hecho más en el plano ofensivo que en los dos últimos encuentros juntos, pero sin lograr batir la meta contraria pese al dinamismo exhibido por Ramazani, sin duda el jugador de mayor nivel en los visitantes.

La segunda mitad se decantaba claramente a favor de los rojiblancos (indumentados en la isla con la camiseta 'arena del desierto'), pero las buenas intenciones se topaban con la manifiesta esterilidad ofensiva ante un Mallorca que se dedicó a contemporizar el gol favorable e intentar ganar alguna transición para sentenciar el choque, dejando apenas un disparo alto de Jaume Costa en ataque. 

En la recta final del partido Rubi daba entrada a Portillo y Dyego Sousa por Robertone y El Bilal con la intención de refrescar una aciaga ofensiva, pero ni con esas fue suficiente para hacerle cosquillas a un Mallorca al que apenas se incomodó en el arranque de ambos periodos, pero sin llegar a perforar la red, ni siquiera en las acciones a balón parado, un recurso poco explotado hasta la fecha. Hasta el minuto 85 no retiró Rubi la zaga de cinco efectivos introduciendo a Embarba por Chumi, ya casi sin margen para buscar la igualada, que rozó sin embargo Portillo con un balón pescado tras un rechace dentro del área que Maffeo sacaba in extremis bajo palos. 

La derrota por la mínima, tercera consecutiva tras hacer lo propio ante Valladolid y Osasuna, deja en una delicada posición clasificatoria a la UDA a la espera de que se dispute el resto de la jornada y malas perspectivas de cara al parón liguero por los compromisos internacionales, que le servirá a Rubi para reajustar piezas en ese reiterativo discurso de paciencia. 

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios