FÚTBOL | CORONAVIRUS

Futbolistas almerienses dan ejemplo desde Italia

  • José Manuel y Francisco Jesús, jugadores del Gallico Catona, llevan confinados más de una semana en su piso de Reggio de Calabria por la crisis sanitaria del COVID-19

José Manuel y Francisco Jesús en la terraza de su piso de Reggio de Calabria José Manuel y Francisco Jesús en la terraza de su piso de Reggio de Calabria

José Manuel y Francisco Jesús en la terraza de su piso de Reggio de Calabria / D. A. (Almería)

Francisco Jesús Herrada y José Manuel García se instalaron el pasado mes de diciembre en la ciudad italiana de Reggio de Calabria tras firmar por la ASD Gallico Catona, equipo que milita en Eccellenza. Los dos almerienses de 25 años edad dejaron España para seguir creciendo como futbolistas y ahora desean volver cuanto antes a su tierra natal para reencontrarse con sus familias, aunque son conscientes de que van a tardar en hacerlo debido a la situación de incertidumbre que está generando la crisis sanitaria del COVID-19. Este virus mantiene a la población en Italia confinada en sus casas, de forma oficial, desde hace casi semana, aunque Francisco y José Manuel harán este martes nueve días sin salir del piso desde el que pasan como buenamente pueden una cuarentena obligatoria que en España empezó el domingo.

Haciendo cosas caseras cotidianas con la novedad de que ahora deben ejercitarse en casa. Haciendo cosas caseras cotidianas con la novedad de que ahora deben ejercitarse en casa.

Haciendo cosas caseras cotidianas con la novedad de que ahora deben ejercitarse en casa. / D. A.

“La verdad es que es un agobio, pero ya no por el hecho de estar sin salir, también por la ansiedad de estar lejos de tu familia y de tu gente más cercana en estos meses que van a ser dificilísimos para la humanidad. Desde que empezamos la cuarentena solemos entretenernos con la PlayStation, hacemos deporte en casa, vemos series, películas y escuchamos música para intentar distraer la cabeza lo máximo posible de lo que está pasando en el exterior”, comentan estos jóvenes jugadores que, bajo su criterio y según lo que han visto en Italia, creen que “el estado de alarma se ha decretado tarde en España, el riesgo es mayor aunque lo haya intentado suavizar Pedro Sánchez. No entendemos como un Gobierno con tantos recursos no ha sido capaz de prevenir e intervenir antes. El número de contagios y fallecidos seguirá creciendo, pero ante esa situación ya no se puede hacer nada y es momento de estar aislados en casa para evitar contagios y erradicar el virus lo antes posible”.

Acumularán este martes más de 200 horas seguidas de confinamiento a sus espaldas, aconsejan a todos sus paisanos desde Reggio de Calabria “no salir de casa a no ser que sea una emergencia, que estén tranquilos y tengan paciencia, que ellos tienen la suerte de estar viviendo estos momentos tan duros junto a sus familiares, ahora tienen todo el tiempo del mundo para disfrutar los unos de los otros”. Ellos se tienen el uno al otro, “haciendo todo lo posible por apoyarnos y poder sobrellevar esta situación que aún no sabemos lo que nos va a deparar”. A los dos les une, además de su paisanaje almeriense, su pasión por el fútbol, deporte que se ha convertido en su forma de vida pero que, dadas las circunstancias actuales, ha pasado a un segundo plano. “Somos tan conscientes de lo que está pasando que en lo último que pensamos ahora mismo es en volver a jugar al fútbol. Sabemos del daño psicológico que puede dejar en la sociedad esta crisis y solamente queremos que se solucione lo antes posible, por todo el mundo”, confiesan.

Jugar a la consola, ver series y películas o escuchar música para tener la mente ocupada. Jugar a la consola, ver series y películas o escuchar música para tener la mente ocupada.

Jugar a la consola, ver series y películas o escuchar música para tener la mente ocupada. / D. A.

No quieren perder su optimismo, aunque saben que su vuelta a España se va a retrasar muchísimo, “porque se han hecho mal las cosas desde el principio, porque no se puede decretar un estado de alarma un sábado, estar en cuarentena un domingo y el lunes todo el mundo a trabajar”. Mientras tanto, desde su ejemplar confinamiento a más de 2.500 kilómetros de Almería, desde donde tratan de transmitir tranquilidad a sus familiares, también aprovechan para aconsejar que, “aunque sabemos que es difícil estar en casa, que todo el mundo colabore, porque somos los únicos que podemos hacer que esto termine antes”.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios