La consulta del especialista

Lesiones musculares en la práctica deportiva

  • De acuerdo con las estadísticas, entre un 25% y un 30% de los deportistas de alto rendimiento se lesionan, teniendo en cuenta que en un atleta de élite entre un 30-40% de su peso corporal es tejido muscular

Comentarios 1

LAS lesiones musculares son una de las patologías más frecuentes en la traumatología deportiva. La mayor parte de las lesiones musculares son leves aunque un porcentaje cercano al 10% las denominamos graves, pues pueden ocasionar secuelas importantes.De acuerdo con las estadísticas, entre un 25% y un 30% de los deportistas de alto rendimiento se lesionan (hay que tener en cuenta que en un deportista de élite, entre un 30-40% de su peso corporal corresponde a tejido muscular).

¿Por qué se producen?

Hay predisposición a la hora de sufrir una lesión muscular. Los factores condicionantes se dividen en dos.

a) Intrínsecos o propios del deportista: su estado nutricional antes y durante la práctica deportiva, así como el equilibrio adecuado de electrolitos y sales. La sudoración origina pérdida de líquidos y sales en el organismo. Los músculos van perdiendo elasticidad al perder hidratación, por lo que tras un ejercicio prolongado aumentan las probabilidades de sufrir tirón. Si existen las adecuadas reservas de energía en el músculo (glucógeno), las probabilidades de lesión son menores. Es por esta razón que el deportista debe estar bien alimentado tanto en los períodos de entrenamiento como en los de competición.

b) Extrínsecos: Un factor importante para prevenir una lesión es el estiramiento y el calentamiento adecuado de la musculatura en relación al deporte a practicar. Todos aquellos que involucren marcha o carrera deberán enfocarse en la preparación de la musculatura de los miembros inferiores (glúteos, iliopsoas, cuádriceps, isquiotibiales, gemelos, sóleos y tibial anterior). Por el contrario aquellos deportes en los que los miembros superiores son los que están mayormente involucrados deberán estirarse: deltoides, bíceps, tríceps, trapecios, serratos, redondos mayor y menor, pectoral, fibras esternales y claviculares y los flexores y extensores de muñeca.

Otro factor es el relacionado con el tipo de deporte. Aquellos deportes de contacto tienen mayor riesgo de sufrir una lesión muscular debido a un golpe directo como ocurre en el fútbol, baloncesto o los deportes de lucha.

TIPOS DE LESIONES MUSCULARES

A) Calambre: es una contracción muscular involuntaria, intensa y dolorosa de varios grupos de fibras. Aparece como consecuencia de un sobreesfuerzo para ese músculo, ya sea porque el ejercicio era de una intensidad muy alta, o porque se reinicia la actividad deportiva luego de un período de descanso, por ejemplo de unas vacaciones. Suele ser de duración corta, unos cuantos segundos o un par de minutos. Un ejemplo de esta afección se da en los músculos de la pantorrilla (músculos gemelos y sóleo), donde la persona sufre un terrible dolor pero desaparece al poco tiempo. Suele aparece al inicio y al final de la de la práctica deportiva. Al principio porque el músculo no está bien calentado, y al final por fatiga y deshidratación.

B) Contractura: es un aumento en el tono de un grupo de fibras musculares. Aparece una molestia muscular manifiesta, sin trauma directo, con dolor a la palpación y disfunción a la contracción posterior a la realización de actividades deportivas. Puede doler parte o la totalidad del músculo afectado tanto en reposo como en la elongación. Aparece de forma súbita y se mantiene varios días. La persona tiene como una "bola" y al tacto siente como "un salto" en el músculo. Existe una limitación en la función del músculo, puede ser leve, moderada o severa, dependiendo del número de fascículos afectados.

C) Distensión: corresponde a un sobreestiramiento del músculo pero sin llegar a un daño (ruptura), sin embargo se da el proceso de inflamación y por lo tanto aparece el dolor. Es el famoso "tirón". Se produce principalmente en músculos llevados al límite de sus posibilidades de elongación.

D) Contusión: se da cuando el músculo se golpea contra una estructura ósea, ya sea por el choque contra un compañero o contra el suelo. Son muy frecuentes en los deportes de contacto.

E) Rotura fibrilar (rotura parcial): es una rotura de un cierto número de haces musculares, pero sin afectar todo el espesor del músculo. Hay hemorragia local y en respuesta, también se de un proceso de reparación de tejido. El deportista refiere haber sentido el ruido. Existió sensación de latigazo o pedrada con marcado dolor hiriente superficial o profundo. Se produce la ruptura miofibrilar o fascicular con hemorragia de mayor o menor magnitud. Existe dolor tanto a la contracción como a la elongación muscular con signos de inflamación tempranos.

F) Rotura muscular (rotura total): Igual al anterior, pero con la afectación de todo el músculo. El edema se da rápidamente y el dolor es muy intenso, por lo que el deportista se retira. Dado que la ruptura es total, se puede apreciar un hundimiento en la zona afectada, a esto se le conoce como "signo del hachazo". Lo más frecuente es que se dé en miembros inferiores, y literalmente la persona "no puede caminar" o al menos no puede apoyar el lado afectado. Es muy difícil que el jugador del Barcelona Xavi, se encuentre jugando con un rotura del sóleo de 3 cm.

¿Cómo se diagnostica?

La ecografía y la resonancia magnética son los dos medios más utilizados para el diagnóstico de este tipo de lesiones. La ecografía sirve tanto de diagnóstico como control, pues permite comparar la mejoría de cicatrización del tejido.

Tratamiento

-Fase aguda: reposo deportivo, frío local y vendaje compresivo durante 5-7 días. No está indicado el masaje ni la aplicación de cremas.

-Fase de cicatrización: el paciente puede empezar a hacer contracciones isométricas (poner duro el músculo) para reorientar las fibras de la cicatriz. Se deben comenzar a hacer estiramientos poco a poco.

-Fase de recuperación: Reanudación progresiva de la actividad deportiva. También deberá prevenirse nuevas lesiones, realizando correctamente los estiramientos antes y después de la práctica deportiva.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios