La consulta del especialista Pilates, el ejercicio total

  • La prevención es la medicina más barata y la más efectiva, sin duda

Un grupo de mujeres realiza técnicas de pilates. Un grupo de mujeres realiza técnicas de pilates.

Un grupo de mujeres realiza técnicas de pilates.

La actividad física es fundamental en la sociedad en la que vivimos. Lo más importante es encontrar cuál es la que se ajusta a nuestras preferencias y que esté acorde con las limitaciones o enfermedades que cada persona posee. Cada día en la consulta veo pacientes que acuden por dolencias de diferentes naturalezas, muchas de ellas relacionadas con la falta de movilidad, con el sedentarismo y todo lo que ello conlleva de dolores de cuello, de la zona lumbar, hombros caídos, dolor pélvico y un largo etc. Además, la otra coletilla que suelen comentar es “no tengo tiempo para hacer ejercicio”. Siempre les contesto lo mismo: “siempre buscamos el tiempo para aquello que nos gusta y despreciamos o evitamos lo que no nos satisface”.

Mi obsesión con todos ellos es hacerles ver que con un ejercicio practicado de forma regular, bien dirigido por un profesional que conozca la materia y sea totalmente personalizado, el resultado está garantizado, en términos de alivio de dolor, mejora de calidad del sueño, reducción de medicación analgésica y calidad de vida percibido. Todo ello se puede conseguir con un chándal. Así de sencillo. Y de todos los ejercicios, el más completo es el Pilates, también el que más de moda está. Los centros de Pilates se han ido multiplicando por toda nuestra geografía como si de esporas se tratara, quizás producto de un boom perfectamente justificado del culto al cuerpo, sobre todo entre los nacidos a partir de los 60 y 70.

¿Qué es el pilates?

Esta técnica fue desarrollada hace más de setenta años por el atleta alemán Joseph Pilates y se trata de un sistema de ejercicios centrado en mejorar la flexibilidad y fuerza para todo el cuerpo sin incrementar su volumen. Más que un entrenamiento físico, el método Pilates utiliza una serie de movimientos controlados atractivos tanto para la mente como para el cuerpo. La técnica Pilates integra teorías occidentales y orientales y relaciona la práctica de ejercicios específicos acoplados con técnicas de respiración.

Joseph Pilates diseñó más de 600 movimientos o ejercicios para ser practicados por uno mismo o con aparatos específicos. Se lleva a cabo su practica en el suelo y utilizando el propio peso del cuerpo para proporcionar resistencia. Se puede practicar por cualquier persona, con independencia de la edad y forma física. La sesión de ejercicios puede ser diseñada para acomodarse a las condiciones físicas específicas de una persona o a unos objetivos de puesta en forma.

Una clase de pilates. Una clase de pilates.

Una clase de pilates.

El método Pilates puede integrarse también como parte de unos ejercicios de rehabilitación o de programas de terapia física, diseñados para recuperar más rápidamente lesiones de ciertos tejidos o para prevenirlos. Se trata de versiones modificadas de esta técnica, dirigidas por personas especializadas.

Elementos claves

  • Pone énfasis en menos y más movimientos precisos más que en la repetición continuada de un ejercicio.
  • Fortalecer el eje del cuerpo abdomen, espalda y nalgas, permitiendo más libertad de movimiento de otras zonas del cuerpo.
  • Mayor conocimiento y control corporal ya que la mente tiene que contactar con el cuerpo durante los movimientos.
  • Se centra en el control de la respiración, acompañada de los movimientos.

Beneficios

Los beneficios del método Pilates son emocionales y físicos. Enseña a equilibrar y controlar el cuerpo y la mente, fortalece la densidad de los huesos y mejora la fuerza muscular, la flexibilidad y la postura. Debido a que se centra en la mente-cuerpo, Pilates puede duplicar los beneficios para un control del estrés. Mientras que el ejercicio en sí mismo puede bajar los niveles de las hormonas del estrés (como el cortisol).

-Es útil para prevenir y tratar problemas de columna como protusiones discales o incluso las hernias. El objetivo es mejorar la flexibilidad y tonificar la musculatura del tronco, para que las estructuras dañadas (los discos), carguen menor peso, reciban menos tensiones y por lo tanto, dejen de estar inflamados provocando dolor.

-Cuando hay enfermedades como la artrosis o la osteoporosis, el Pilates puede ayudar a mejorar la rigidez articular asociada a esas enfermedades. Mejora la coordinación entre articulaciones, músculo y cerebro evitando o reduciendo la posibilidad de sufrir una caída. En el caso de la falta de calcio, si conseguimos fortalecer la musculatura, ésta hará lo propio con los huesos donde se insertan. Esas tracciones sirven de estímulo para mejorar la resistencia ósea.

Flexibilidad y estiramientos. Flexibilidad y estiramientos.

Flexibilidad y estiramientos.

-También puede ser muy útil en personas sanas como ejercicio preventivo. Sin ir más lejos, para una persona que corre el trabajo de fuerza que se realiza en pilates es realmente importante. No solo previene lesiones musculares al estar fortaleciendo toda la zona de nuestro cuerpo que se encarga de estabilizarnos que es el llamado CORE (pelvis, glúteos, musculatura abdominal y lumbar) sino que además, esos músculos nos darán una potencia extra para subir una cuesta, poder despegar con firmeza los pies del suelo cuando ya no tengamos gasolina en nuestra piernas o que la recuperación tras un esfuerzo muscular realmente exigente sea menor de lo esperado.

Es un ejercicio prácticamente para cualquier edad siempre y cuando seamos conocedores de las limitaciones que tiene nuestro organismo

Lo que es fundamental es que el Pilates sea impartido por un profesional que conozca todos los ejercicios y que sea capaz de personalizarlos en función de las enfermedades asociadas que presentan los practicantes y que esa práctica no se convierta en un riesgo para la salud. Su frecuencia aconsejada es de practicarlo al menos dos veces por semana. Es un ejercicio prácticamente para cualquier edad siempre y cuando seamos conocedores de las limitaciones que tiene nuestro organismo y también lo sea aquella persona encargada de impartir la clase.

Constancia, sacrificio, regularidad son las palabras asociadas con los mejores resultados a la hora de reducir la consecuencia de una hernia o problema discal. De esa manera, el trabajo preventivo realizado ayudará a evitar malos mayores en forma de conocer las instalaciones de un quirófano o de una plata de Traumatología o Neurocirugía con vistas a ser intervenidos. La prevención es la medicina más barata y la más efectiva. De eso no hay duda.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios