Procesión de la Patrona 2019

Salve, mi Virgen del Mar

  • La Brigada ‘Rey Alfonso XIII’ de la Legión escoltó a la Patrona con motivo del V Centenario Fundacional de la hermandad

  • Un total de cuatro formaciones musicales acompañaron a la imagen

La Virgen del Mar, a su paso por la Rambla. La Virgen del Mar, a su paso por la Rambla.

La Virgen del Mar, a su paso por la Rambla. / Javier Alonso

La procesión de ayer de la Santísima Virgen del Mar, con la cual se puso el broche de oro a las fiestas en su honor, fue una salida que ya pasará a los anales de la historia almeriense. Y es que su hermandad, la de la Patrona almeriense, festejó su quinto centenario fundacional. Por ello, una de las principales novedades durante la procesión de anoche fue la escolta de la Brigada ‘Rey Alfonso XIII’ de la Legión a la Santísima Virgen del Mar.

Hay que recordar que la corporación fue creada el 28 de enero de 1520 titulándose Real y Militar Hermandad de Nuestra Señora del Mar, de ahí esta vinculación, al estar compuesta en su mayor parte por os mandos militares de la Ciudad, además de guardas del mar, soldados de la guarnición, servidores de la Ciudad y personal civil. También pasará a la historia la procesión de ayer al servir también de despedida momentánea de la Madre de los almerienses ya que hoy será retirada del culto para ser restaurada.

Momentos antes de las ocho de la tarde, las inmediaciones de la Plaza Virgen del Mar se llenaron de fieles, devotos y feligreses que quisieron decir adiós a la Feria arropando a la Patrona, a la cual se le rinden estas fiestas -muchas veces olvidado por la mayoría de almerienses-. A las 20:00 horas de la tarde se abrieron las puertas del Convento de Santo Domingo de Guzmán para que comenzase a salir el cortejo procesional. En la plaza, una imagen de la propia Patrona y otra de San Indalecio, el Patrón de la ciudad, adornaron este epicentro litúrgico almeriense. La citada Brigada de la Legión Rey Alfonso XIII f, con los Gastadores y su banda de música, fue la encargada de abrir el desfile.

Tras la propia banda de la Legión y la escolta salió del interior del templo la cruz de guía que abrió el cortejo. En primera instancia desfilaron las hermandades de la provincia como las de la Santa Cruz de Canjáyar, Borriquita de Gádor, San Sebastián de Fiñana, Virgen de la Cabeza de Almería o la Virgen del Rosario de Roquetas, entre otras. La Asociación Musical El Castillo de Serón fue la segunda de las cuatro formaciones musicales en brindar ayer sus sones a la Patrona.

El alcalde realizó la primera levantá de la Patrona en la calle. El alcalde realizó la primera levantá de la Patrona en la calle.

El alcalde realizó la primera levantá de la Patrona en la calle. / Javier Alonso

Las hermandades, tanto de penitencia como de gloria, fueron las siguientes en formar el cortejo por orden de antigüedad, con la Hermandad de la Virgen del Carmen Coronada cerrando este tramo y la Agrupación de Cofradías de Almería, con todos los hermanos y hermanas mayores, justo después.

La Archicofradía del Rosario, que comparte sede en el Santuario de la Patrona con la Madre de Almería, la Hermandad de la Consolación de Tices y las filiales de la Virgen del Mar en Barcelona, Almería y Sevilla cerraron el tramo de representaciones. La Banda de Música Santa Cecilia de Sorbas acompañó, un año más, a la Santísima Virgen del Mar deleitando a todos los asistentes con su música e interpretando, justo al comenzar su itinerario, el Himno de la Virgen del Mar ‘Sobre las Olas’.

La Hermandad de la Virgen del Mar, con su tramo infantil en primera instancia portando nardos blancos -la flor característica de la Patrona- fue la siguiente en formar parte del cortejo. La bandera pontificia, Junta Directiva de la corporación y los Padres Dominicos, custodios de la sagrada imagen, precedieron al trono que fue escoltado por el cuerpo de ciriales y acólitos de la propia hermandad.

Fue a las 20:21 horas cuando la Santísima Virgen del Mar apareció por la puerta del Santuario a las órdenes de Eduardo Vicente, José María Campos, Antonio Toro y Manuel Cerejido. El Himno de España sonó mientras la Madre de Almería, portada por sus horquilleros, , dio sus primeros pasos. Al detenerse el paso, como es habitual, fue llamado el alcalde de la ciudad, Ramón Fernández Pacheco-Monterreal, para realizar la primera levantá de la Madre de los almerienses en nombre de toda la ciudad. Desde aquí, la talla mariana reviró hacia la calle General Tamayo donde llovieron flores desde barios de sus balcones al paso de la talla mariana.

El Cabildo Catedralicio, con el obispo al frente, el ayuntamiento, Diputación y autoridades civiles y militares arroparon a la Reina de Almería, un año más, tras su regio manto regio, prenda Real orgullo de Almería.A los sones de ‘Cantemos al Amor de los Amores’ llegó la Virgen del Mar a Diputación, en la calle Navarro Rodrigo, tras recorrer General Tamayo. Federico García Lorca, Javier Sanz y Rambla Obispo Orberá, en una procesión -un diez por la hermandad y su organización- que no se hizo nada pesada y que discurrió con fluidez en todo momento. Desde allí, la Patrona almeriense bajó por el Paseo hasta la Plaza Emilio Pérez, donde la talla de la Virgen, como es habitual, se dirigió al mar y tras una breve alocución del obispo -y la previa lectura de los misterios por parte de José María Sánchez, consiliario de la Agrupación- se cantó el Himno a la Patrona.

Desde aquí, la talla se dirigió hacia la calle Gerona para desembocar en la calle Álvarez de Castro y llegar por esta vía hasta la Plaza Virgen del Mar.

La Patrona de los almerienses reviró para ponerse frente a frente ante sus hijos almerienses y poner el broche, de esta forma, a la procesión y también a las fiestas en su honor. Antes de que la talla entrase a su templo se le cantó la Salve y el obispo pronunció unas breves palabras antes de que la Banda Municipal de Música interpretase el Himno de España para marcar el punto y final a esta jornada.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios