Finanzas

Las sandías se quedan en el campo y la cosecha se va al traste... otra vez

  • Los agricultores muestran su hartazgo a través de las redes sociales

Si a principios de campaña se hablaba de buenas sensaciones para la sandía, ahora, una vez más, todo se ha ido al traste. Los agricultores comparten en las redes sociales su desesperación, ya que después de meses de inversión y trabajo sus cultivos se quedan en el invernadero sin tener salida. La pasada semana, Asaja Almería ya exponía que se había producido un brusco descenso en los precios tanto de melón, con caídas de más de un 30%, como de sandía, que en dos días venía abajo y se vendía un 40% por debajo de lo que lo hacía la semana anterior.

Las causas apuntadas eran que las plantaciones de sandía se había ido a recogidas más tardías, para finales de mayo por lo que habría un solapamiento de la cosecha de sandía, y, también, la falta de demanda en Europa debido a las bajas temperaturas que se están registrando. Esta última es una de las dos cuestiones a las que se refería también Coexphal; así el gerente de la Asociación de Organizaciones de Productores de Frutas y Hortalizas de Almería, Luis Miguel Fernández, señalaba que las condiciones meteorológicas en Europa no son las idóneas para el consumo. Además, exponía la elevada llegada al mercado europeo de sandía de Marruecos, que tiene liberalizada su entrada a la Unión Europea; mientras que en melón Senegal es el principal competidor, pero no es el único, ya que como mencionaban agricultores almerienses recientemente a este diario, las importaciones de melón brasileño también están teniendo su impacto negativo en el agro almeriense.

La situación continúa esta semana. Los agricultores enseñan en las redes sociales sus invernaderos llenos de sandía que debería estar vendida días atrás. “Siembras con toda ilusión y todo el riesgo económico que conlleva, para que a los tres meses me ofrezcan cortarlas sin darme precio de venta. Inexplicablemente por las fechas que estamos nos ofrecen de 0'15 a 0'20 €/kg por esta fruta de temporada que en los supermercados está muy cotizada, de 1'40 €/kg para arriba”, expone uno de los productores. Otro agricultor, que en cambio las mantiene en cajas, dice que está claro que del “trabajo duro no se puede vivir”.

Imagen difundida por Coag Almería sobre el comercio de melón en Lidl en Aguadulce Imagen difundida por Coag Almería sobre el comercio de melón en Lidl en Aguadulce

Imagen difundida por Coag Almería sobre el comercio de melón en Lidl en Aguadulce / Diario de Almería

Esta situación en sandía también la vive el melón. Justo esta semana, Coag Almería difundía una imagen con melón de Senegal y Brasil comercializado en Lidl a 2,29 euros el kilo, la semana pasada una queja similar llegaba por la venta también de este producto con origen brasileño en Carrefour. No es cuestión de legalidad, pero los agricultores almerienses reclaman que algo hay que hacer de una vez, puesto que mientras sus cultivos se quedan en el campo, a metros de distancia se comercializan pero originarios de terceros países.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios