Situación crítica

Amador Mohedano, ahogado por las deudas con Hacienda y un posible desahucio

Amador Mohedano está al borde del desahucio por la cuantiosa deuda que mantiene desde hace años con Hacienda.

Amador Mohedano está al borde del desahucio por la cuantiosa deuda que mantiene desde hace años con Hacienda. / MEDIASET

Los problemas se amontonan para Amador Mohedano. El hermano de Rocío Jurado se encuentra al borde del desahucio por una deuda que mantiene con Hacienda y que ha puesto en subasta pública a la finca Los Naranjos. Pese a su drástica situación, Amador ha asegurado a Paloma Barrientos en TardeAR que no piensa abandonar su hogar. “A mí no me va a echar nadie de esta casa, si tengo que salir, saldré con los pies por delante”, ha manifestado.

Amador ha explicado que la finca Los Naranjos, cuya propiedad comparte con su hermana Gloria, ha salido a subasta por la deuda fiscal que mantiene con Hacienda, que según su versión asciende a 199.000 euros. “La deuda que se publicó al principio de 247.000 euros está en 199.000. Ha bajado”, ha ratificado durante la entrevista.

Los Naranjos tiene un importante valor sentimental para Amador, ya que se trata de la herencia que le dejó su hermana Rocío Jurado. La finca cuenta con una superficie total de 30.000 metros cuadrados y ha salido a subasta con un precio de 293.095,98 euros. “Nos han dado un plazo hasta el día 10 porque se va a hacer una subasta, que yo esa subasta la tengo ya preparada para lo que venga”, ha comentado sobre el proceso que comenzó el 21 de mayo y terminará el próximo 10 de junio.

Amador ha explicado que la finca está puesta a su nombre y al de su hermana Gloria, pero solo se está subastando su parte debido a su deuda. El que fuera representante de Rocío Jurado aunque está con el agua al cuello se muestra optimista y confía en que el desahucio no se produzca. “Estoy bien, estoy tranquilo. Tranquilo dentro de los movimientos que estoy haciendo a nivel de que todo se pueda solucionar. Estoy en buen camino, creo. Esperando resultados finales”, ha declarado.

Los problemas económicos se han convertido en una tónica habitual en su vida desde la muerte de la más grande. Él asegura que lleva años buscando la manera de saldar las deudas, lo cual le genera mucho estrés. “Habrá fórmulas y fórmulas de hacerlo, pero todo ese trámite no es tan rápido. Hay muchos pasos que dar que yo le dedico todas las mañanas un par de horas, no más porque si no me mareó”, ha explicado.

Amador también cometió una irregularidad cuando vendió un 10% de su parte por 90.000 euros. El dueño de esa parcela está muy preocupado porque teme que en la subasta no se respete su parte. Ante eso Amador está tranquilo y así se lo ha hecho saber al propietario de ese 10% de la finca Los Naranjos. “Él sabe aquello cómo lo hicimos, sabe que yo cumplí totalmente y él cumplió igual. Mi amigo del alma, su hijo es el que lo ha comprado. Su hijo y dos cuñados del hijo. Fue un contrato privado como se hacen miles. No le van a echar”, ha asegurado.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios