Arquitectura

Una obra sobre Antonio Vallejo Álvarez se presenta en el Colegio de Arquitectos

  • El acto que dará a conocer este libro será este martes a las 19 horas y contará con el autor de la obra, el Doctor Arquitecto Fernando García Lozano

El Colegio Oficial de Arquitectos de Almería acoge hoy martes, 10 de octubre a las 19 horas la presentación de la obra Antonio Vallejo Álvarez. Arquitecto (Arquitectura de la sensatez) a cargo de su autor Fernando García Lozano, Doctor Arquitecto.

En este acto intervendrán Luis Cano Rodríguez, Decano del Colegio Oficial de Arquitectos de Almería y Elena Guijarro Pérez, Decana del Colegio Oficial de Arquitectos de Castilla-La Mancha. En el debate posterior participarán Miguel Centellas Soler, Doctor Arquitecto y Carlos María Fernández Martínez, Doctor en Historia/ETS Arquitectura de Sevilla. Seguidamente se inaugura una exposición con la obra en Almería del arquitecto Vallejo Alvarez.

Antonio Vallejo Álvarez, fue un insigne Arquitecto que trabajó en numerosas ciudades y especialmente en Madrid y en Almería. Precisamente en Almería destacan, entre otras, algunas obras como el Edificio de viviendas, de la Avenida de la Estación, esquina Hermanos Pinzón; el Club Náutico en la Playa de las Almadrabillas; el Cine Imperial en el Paseo Versalles ya demolido; así como el Edificio de viviendas en la Plaza del Monte y el Edificio de viviendas de la calle Juan Pérez Pérez en la capital.

El Colegio Oficial de Arquitectos de Almería, aprovecha este acto de presentación del libro sobre la trayectoria profesional del Sr. Vallejo Álvarez para reconocer públicamente su obra y especialmente el valor arquitectónico de la misma, en el ánimo de difundirla.

Antonio Vallejo Álvarez ejerció su actividad como arquitecto desde 1928. El catálogo de sus obras parte de los proyectos de cierta relevancia que desarrolló para el gobierno de la Segunda República y alcanza hasta los años ochenta, contando a lo largo de su trayectoria con diversos colaboradores entre los que destacan Fernando Ramírez de Dampierre y su propio hijo Antonio Vallejo Acebedo.

Trabajó en Madrid, donde llegó a desempeñar los cargos de Decano del COAM (1965-67), en Almería y Guadalajara. Su obra, centrada especialmente en proyectos residenciales y docentes ha sido calificada por muchos como sensata, discreta y orientada a la obtención de mejoras en la calidad de vida de los usuarios y su entorno.

Si bien algunos de sus proyectos se encontraban incluidos en la Guía de Arquitectura de Madrid o en el Registro de DOCOMOMO Ibérico, el conjunto de su obra no había sido objeto de estudio hasta que Fernando García Lozano lo convirtió en objeto de tesis doctoral, leída en 2016 y dirigida por el gran estudioso de la arquitectura española contemporánea Miguel Ángel Baldellou.

La larga carrera profesional del arquitecto Vallejo Álvarez (nacido en 1903 y fallecido en 2002 permite observar la evolución de la arquitectura española desde los planteamientos academicistas de principios del siglo XX, pasando por el primer racionalismo, hasta la influencia del Movimiento Moderno.

Antonio Vallejo nació en Almonacid de Zorita (Guadalajara), un pueblo pequeño pero singular ya que entonces se construía el Salto de Bolarque, instalación energética crucial en la época que albergaba además elementos de arquitectura culta. La familia le envió a Madrid a estudiar en las Escuelas Pías de San Fernando y luego en la vieja Escuela de Arquitectura de la calle Escritorios perteneciente a la Real Academia de Bellas Artes de San Fernando.

Terminada la carrera realizó unas primeras edificaciones de corte historicista con relativa abundancia de estilemas academicistas que van desapareciendo paulatinamente evolucionando hacia el “decó”. Simultáneamente trabajó en esta época en la Oficina de Información sobre la Ciudad del Ayuntamiento de Madrid junto a Bernardo Giner de los Ríos y Fernando García Mercadal. Más tarde se incorporó a las órdenes del primero a la Oficina de Construcciones escolares donde se mantuvo hasta el estallido de la Guerra Civil.

Al amparo de la republicana Ley Salmón fundó la empresa promotora de viviendas Ar-In donde realizó una arquitectura plenamente racionalista.

Tras la guerra civil el autor ensaya la supervivencia del racionalismo mediante la superposición de la su trama conceptual a los alzado de ladrillo con detalles de granito y caliza representantes del nuevo gusto.

Superados los años de postguerra, Vallejo inicia el proceso que ya le llevará hasta el final de su carrera en el que la situación de la estructura en el edificio y el módulo por ella creado definen sus características formales. En Almería hay una buena muestra de su legado en edificios tan simulares como fue el Cine Imperial en la capital y el Club Náutico de la capital.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios