Cultura

Marlango hace cómplice al público en un excelente concierto en el Padilla

  • Entrevista y actuación íntima de Leonor Watling y Alejandro Pelayo, homenaje a Prince y estreno de una versión del tema 'Time' de Tom Waits

Marlango huele a una rosa delicada, su tacto es como la seda y se saborea como un buen ron añejo. Al escuchar a Marlango puedes paladear las notas de pop, jazz y blues. En su nueva gira Delicatessen han decidido disfrutar con las canciones más emblemáticas, con la cercanía de la gente, con los directos.

Un piano que toca con delicadeza Alejandro Pelayo y la voz aterciopelada de Leonor Watling, hacen soñar con historias escritas en el guión imaginario de este grupo. En Almería, se sintieron como en casa, también gracias a la ambientación, el proyecto Palabra de Músico, ideado por Kuver Producciones y enmarcado en la 'Primavera Cultural' del Área de Cultura, Educación y Tradiciones del Ayuntamiento de Almería.

Un sofá en el centro, el piano de cola a su lado, y delante, Leonor Watling. El preámbulo, una entrevista íntima realizada por Carmen Salmerón, una periodista almeriense. A ello le siguió un delicioso concierto, donde el dúo y el público se comprometieron a seguir juntos toda la gira. "Sois una gente maravillosa, os invitamos continuar con nosotros el resto de conciertos", bromeó Alejandro.

Se escucharon canciones de su sexto disco, El Porvenir, y también de sus más de diez años de carrera, que les ha llevado por 17 países y más de mil conciertos.

Durante la conversación, entre canción y canción, contaron anécdotas, como explicación del plato musical que se iba a degustar. Como aquel tema improvisado para Chavela Vargas, En el último trago, experiencias en el extranjero, y mil y una vivencias. Hubo un emocionado homenaje a Prince con Purple Rain, y, un estreno, la versión, interpretada por primera vez en directo, del famoso Time de Tom Waits.

Temas en español y en inglés, una voz marinada con el pop, blues y jazz, canciones propias y versiones. Semilla Negra de Santiago Auserón, un recuerdo a Paul McCartney, la castiza Ay pena, penita, pena,Mi pequeño valls, Lo que sueñas vuela, etc.

El público disfrutó con un directo fascinante, con una voz dulce y con muchos matices. Marlango tiene una legión de seguidores y eso se puede apreciar en cada uno de los conciertos que ofrecen en esta tierra. Con una gran puesta en escena, el grupo deleitó al público que salió feliz y contento de haber asistido a un gran concierto. Mereció la pena en este puente de mayo quedarse en Almería para disfrutar de esta actuación.

En definitiva, Marlango puso sobre la mesa un concierto gourmet, que el público pudo degustar de forma reposada, en una noche llena de emociones.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios