Zequi, del Córdoba Patrimonio de la Humanidad, encara a un jugador celeste en el partido de Copa en El Ejido.

Zequi, del Córdoba Patrimonio de la Humanidad, encara a un jugador celeste en el partido de Copa en El Ejido. / D.A. (El Ejido)

No todos los días se puede disfrutar de una noche de Copa del Rey y mucho menos con la presencia de un equipo de la máxima categoría del fútbol sala español. El pasado miércoles, un año más, un conjunto de Primera División se dio cita en El Ejido para medirse a los pupilos de José Escrich. Si en las dos últimas temporadas la fortuna deparó que uno de los grandes de este deporte como Movistar Inter se presentara en nuestra provincia, en esta ocasión fue el Córdoba Patrimonio de la Humanidad quien tomó el testigo de los madrileños. Si en anteriores ocasiones este periodista se quedó con las ganas de acudir a la noche copera al entonces vivir fuera de nuestra provincia, esta vez no desaprovechó la oportunidad y acudió a El Ejido para poder ver en acción a todo un equipo de Primera División como el blanquiverde. La cita no era una cualquiera y quedó demostrado en la grada, siendo escasos los asientos que pudieran haber quedado vacíos aún siendo un día laborable. Había ganas de fútbol sala y de soñar con que el representante del fútbol sala almeriense pudiera dar la sorpresa ante un rival de superior categoría. Y por momentos incluso llegó a ser una realidad después de que los celestes se adelantaran en el marcador en los primeros minutos del encuentro, si bien antes de que sonase la bocina para pasar por vestuarios los cordobeses frenaban un tanto la euforia con el gol del empate. Nadie dijo que iba a ser fácil, aún menos cuando los visitantes llegaron a ponerse con tres goles de ventaja y el sueño copero parecía haber llegado a su fin. Pero el fútbol sala tiene su magia y hasta el último momento nunca nada está dicho, si bien el final acabó siendo el esperado y con el equipo de Primera División llevándose el pase a la siguiente eliminatoria. Una experiencia más que suma quien escribe estas líneas y que después de mucho tiempo pudo volver a disfrutar del fútbol sala, ese deporte que sin acaparar tanto los focos también da grandes momentos, desde la grada. Ahora toca volver a iniciar la cuenta atrás para volver a ver en acción a un equipo de Primera División y por qué no volver a soñar con una gran noche de Copa.

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios