La afición rojiblanca tiene la paciencia a prueba de fuego. Sigue acudiendo en masa a los partidos en casa (14.472 espectadores ante el Atlético, con el himno sonando atronador como si el equipo realmente se jugara algo), sin volverse contra la directiva, ni el banquillo, ni los jugadores, salvo en redes sociales. Es muy posible que en cualquier otra ciudad española hubiera ardido ya Troya, pero en nuestra bendita tierra estamos acostumbrados a poner la otra mejilla cuando nos dan una bofetada. Sucede en todos los ámbitos que uno pueda pensar (lo de la Estación de tren es un buen ejemplo), y en el ámbito deportivo no íbamos a ser menos. El sábado empezamos perdiendo el partido muy pronto, pero logramos empatar hasta en dos ocasiones gracias al casi inédito Luka Romero, que tan bien nos habría venido en el Nuevo Los Cármenes. Pudimos ganar el partido a última hora, con esa ocasión de Melero que tan frustrados nos dejó, pero también pudimos perderlo si Morata no fuera Morata. Al final empate, reparto de puntos que no sirve de nada ni a locales, ni a visitantes. Imaginen esta escena. Hay un paciente rojiblanco que ha estado en coma desde hace meses en Torrecárdenas. Despierta en medio del partido entre rojiblancos y colchoneros, y ve la igualada y a gente dando la enhorabuena por el empate conseguido. El paciente rojiblanco, sin duda, estaría muy contento, hasta que le explican que es el noveno de la temporada, tantos como puntos tiene el Almería, supercolista, en la tabla. Un colista que sigue sin ganar. ¿Cómo podemos celebrar un mísero empate en la situación en la que estamos? “Somos un colista atípico, competimos en todos los partidos”, dijo Garitano en rueda de prensa. Es verdad que lo mínimo que yo le pedía al equipo es que no diera vergüenza y tuviera algo de dignidad, pero de ahí a sacar pecho, con la que está cayendo, tiene tela. Lo peor de todo es que con muy poco que hubiéramos hecho, incluso en el último mes, con 6 puntos más de los que tenemos, la permanencia aun seguiría siendo posible.

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios