El callejón del gato

El PP y Puigdemont

Algo daría el PP para que se cumpliese su pronóstico y ver a Puigdemont presidiendo la Generalitat

Una de las razones más utilizadas por el PP para hacer oposición a Pedro Sánchez, ha sido la política llevada a cabo por el Gobierno en relación con los partidos nacionalistas. La frase “se va romper España” ha sido utilizada como un latiguillo permanente para atacar al Gobierno. El independentismo en Cataluña era una amenaza constante al que había que debatir para evitar su desarrollo. La unidad de España había que defenderla a capa y espada, para lo cual se convocaban periódicamente manifestaciones masivas contra la amnistía enarbolando banderas nacionales. Con semejante estrategia es de suponer que, para el PP, la pena de cárcel a los separatistas del procés, era más eficaz para mantener la unidad de España que la adopción de medidas reconciliadoras como el indulto y la amnistía. No sabemos cómo habrían reaccionado los independentistas catalanes con un gobierno del PP, utilizando los procedimientos condenatorios que consideraba necesarios para que España no se rompiese. Lo que sí ha quedado demostrado, es que el independentismo ha perdido fuelle con la política del gobierno de Pedro Sánchez. A la vista del resultado de las elecciones celebradas en Cataluña los nacionalistas que, según el PP, amenazan con romper España no cuentan con apoyos suficientes para formar gobierno. Si, verdaderamente, para el PP lo primordial consiste en defender que España no se rompa, lo propio habría sido que celebrasen con énfasis la derrota de los partidos separatistas y, desde el primer día, hubiesen apostado por apoyar al candidato del PSC, Salvador Illa, que ha sido el ganador de las elecciones por amplia mayoría. Ni una palabra se ha oído referente a prestar apoyo al PSC para evitar que los independentistas formen gobierno. Por el contrario, a la vista de las perspectivas que ofrece la composición del parlamento catalán, sólo ven la posibilidad de que Puigdemont sea el próximo presidente de la Generalitat. La razón para que así sea la tienen la Moncloa y el Falcon. El último argumentario del PP es que Pedro Sánchez tendrá que negociar con Puigdemont, ofreciéndole la abstención de los 42 parlamentarios del PSC, a cambio de los siete votos que necesita para continuar viviendo en la Moncloa y viajando en el Falcon. Lo dicen con tanto ahínco que yo lo percibo más como un deseo que como una convicción. Y no creo que me equivoque. Algo daría el PP para que se cumpliese su pronóstico y ver a Puigdemont presidiendo la Generalitat.

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios