DIARIO DE ALMERÍA En la batalla del coronavirus: mantenemos nuestra cita en los quioscos con despliegue informativo sobre la pandemia

Respiro en el cenáculo

Alguien dijo alguna vez que el arte del descanso es parte del arte de trabajar, y no le faltaba razón

A lguien dijo alguna vez que el arte del descanso es parte del arte de trabajar, y no le faltaba razón. Porque entre tanta obligación, responsabilidad u ocupación cotidiana el ser humano es, ante todo, eso, humano. Y de vez en cuando necesita tomarse un respiro, huir de la maldad del quehacer diario, hacer dispendio de tiempo y disfrutar en compañía. Y si además se adereza con vino y rica gastronomía, el súmmum de la felicidad. Y en nuestra tierra, Almería, la suerte de experimentar esta última, al degustar unos buenos caldos y productos de la tierra, es más fácil que en cualquier otro lugar, gracias a la clase magistral que nos otorga de modo natural nuestras bondades y fortalezas. Qué sería si hiciéramos algo más. El compartir los secretos y misterios de la uva traen al recuerdo parte de nuestra literatura, aquella misma que elogia y parafrasea las virtudes de ese líquido sagrado, protagonista en sus más variopintos escenarios a lo largo de la historia de la humanidad, y que lo fue también estos días de forma menos ortodoxa, pero igual de dichosa. Nos dice el Génesis al respecto que "Noé, que era labrador, comenzó a labrar la tierra y plantó una viña, y bebiendo luego de su vino, quedó embriagado y echose desnudo en medio de su tienda." O en las memorias sobre el vino escritas -excelentemente- por nuestro paisano José Manuel Caballero Bonald, se rememora las gracias del producto de la vid en la Grecia antigua, descubriendo el gran prestigio social que llegaron a alcanzar las tertulias después de las comidas. Aquellas que, más que sobremesas, se podían catalogar como asambleas, de duración indefinida y conocimiento en ebullición, llegando a constituirse bajo su estímulo un verdadero protocolo en las maneras de servir y beber el vino. En honor de Dionisos, dios al que se le atribuye la primera experiencia etílica, en su cueva de Nisa, después de los postres se procedía a la primera selecta libación. Esos brindis eran los que anunciaban solemnemente el comienzo de la tertulia vínica propiamente dicha. Eucaristías paganas éstas que propician la empatía y transmiten sabiduría, experiencias al servicio del compañero de cenáculo y copa, simposios con el solo estímulo de una buena compañía y congraciamiento de la palabra. Al final, son estos, entre otros, los momentos que maceran la vida de una persona y que fermentan la amistad. A todo lo demás, que avinagra el espíritu, puerta.

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios