Según un estudio de la Universidad de Harvard, la felicidad se encuentra a partir de los 60 años porque se experimenta los límites de la vida y la percepción real de la muerte, liberados de obligaciones no deseadas, se prescinde de amistades tóxicas y se evaden ciertas reuniones. Alrededor de los 45 años las personas son más infelices, una edad marcada por preocupaciones y responsabilidades y por el juicio de lo que se ha logrado hasta el momento. Un estudio que comenzó en 1938, sobre 700 personas y sus descendientes, aparenta ser un estudio serio, aunque el resultado lo veo muy discutible. Sentirse feliz o infeliz depende mucho de las circunstancias económicas, sociales y de salud. Cuando nos jubilamos suelen aparecer otra clase de obligaciones que no se pueden rechazar por tener tiempo libre, en especial familiares. En muchos casos también aparece el fantasma de la soledad no deseada, la dependencia y otras carencias. Si no te encierras en casa, la parte positiva de los 60 es que te relacionas más y se establecen otra clase de amistades, mejores, distintas a las que se tenían antes.

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios