Coronavirus Almería

Pedro Luís Díaz: “Cancelar el Festival de Música Renacentista y Barroca ha sido una decisión muy dolorosa”

  • El primer edil de Vélez-Blanco alargó hasta el final la decisión de interrumpir “el evento más importante” del municipio y ya piensa en el del año que viene “que será mejor”

  • Anuncia que la piscina de Topares abrirá este verano

Pedro Luís Díaz, alcalde de Vélez-Blanco. Pedro Luís Díaz, alcalde de Vélez-Blanco.

Pedro Luís Díaz, alcalde de Vélez-Blanco. / Rafael González (Vélez-Blanco)

El regidor de Vélez-Blanco, Pedro Luís Díaz, compagina su cargo como edil con el de piloto de helicóptero en una empresa de emergencias y transporte de personal en Alemania. Durante estos meses de confinamiento ha estado trabajando duro en su pueblo para evitar la llegada de la COVID-19 pero no ha podido evitar la cancelación del Festival de Música Renacentista y Barroca. Pese a todo es optimista y cree que su municipio saldrá adelante.

-Acariciando ya la Fase 3 del Estado de Alarma, ¿cómo la está viviendo su municipio?

–Pues muy tranquilos. Somos un pueblo muy pequeño con pocos vecinos y sobre todo con gente mayor lo que nos ha llevado a tomar medidas de distanciamiento y confinamiento severas. Gracias a Dios, mis vecinos se lo han tomado muy en serio y todavía seguimos siendo un pueblo limpio en cuanto a infectados de COVID-19. Y esperemos que siga así.

-Juegan con ventaja porque no es lo mismo una ciudad que un pueblo para controlar a la población.

–Así es. Aquí todo el mundo tiene casas grandes y muchos viven en el campo alejados unos de otros y eso, lógicamente, ha hecho más llevadero el confinamiento. Además, desde el Ayuntamiento se organizó desde el primer momento la asistencia a personas mayores y el reparto de comida a domicilio, todo coordinado con Protección Civil, por lo que no les ha faltado de nada en sus casas.

-De cara al verano, ¿qué va a pasar con las piscinas? ¿las van a abrir?

–Es el caso por ejemplo de Vélez-Rubio donde han dicho que no pero María y Chirivel sí. En nuestro caso tenemos dos piscinas municipales pero una tiene un contrato de cesión a una empresa concesionaria y ahí no tenemos margen de maniobre y depende de lo que ellos quieran hacer. Sí nos gustaría que la abriesen como sí vamos a hacer en la que hay en la pedanía de Topares siguiendo las recomendaciones del Gobierno Central.

-Imagino que es un alivio para los pueblos del interior poder llevar a cabo este tipo de medidas.

–Si porque la población joven ya tiene un aliciente y un alivio para pasar el verano ya que nos hemos quedado casi al 100% con toda la programación cultural cancelada.

"Ahora comienza una carrera por atraer a los turistas y creo que nosotros estamos muy bien situados"

–Entre esas cancelaciones está la del Festival de Música Renacentista y Barroca.

–La decisión de cancelar el festival ha sido muy dura y dolorosa porque es el evento más importante que tiene Vélez-Blanco durante todo el año. Ha estado coordinada en todo momento con la organización del festival. Vélez-Blanco se llenaba de gente en julio con el inicio del festival y se mantenía lleno hasta principios de septiembre. Era la gran temporada para los comerciantes, hoteleros y hosteleros para hacer caja para todo el año. Es un golpe muy duro y por eso esperamos hasta el último momento para tomar esta decisión. Había mucho trabajo detrás para su organización pero lo importante es garantizar la salud de los vecinos y ya estamos pensando en la edición del año que viene que haremos algo mucho mejor y poder resarcirnos de lo que ha pasado este verano.

-¿Cómo va a amortiguar el Ayuntamiento el duro golpe económico que supone no celebrar este evento musical?

–Ahora mismo estamos en manos de las prórrogas del estado de alarma que haga el Gobierno y ver cómo van evolucionando las diferentes fases. Ahora mismo tenemos que confiar en el turismo de interior y toda la gente que suele venir en verano porque tiene aquí segunda residencia y eso ayudará a aliviar un poco a todo el sector turístico. Esperemos que los plazos se cumplan y las cosas mejoren y podamos volver a darle vida al pueblo durante el verano. Los bares, restaurantes y hoteles lo van a agradecer pero tenemos claro que el daño que ha supuesto esta cancelación es irrecuperable. Vamos a tener que echarles una mano con las ayudas que han puesto en marcha Diputación, Junta y Gobierno Central y otras por parte del Ayuntamiento para intentar salir del paso. Nosotros les vamos a ayudar en todo lo que podamos con el tema de tasas municipales pero esto es como poner algodones en la herida que tardará tiempo en cicatrizar.

–¿Cree entonces que va a salir su municipio beneficiado con el auge que este verano va a tener el turismo nacional?

Espero que sí. La verdad es que tenemos una oferta increíble de establecimientos hoteleros y casas rurales. Es inigualable en toda la comarca así como restaurantes y bares. Antes del comienzo del Estado de Alarma estábamos muy bien situados para hacer una buena campaña turística este verano. Va a ser una ayuda, pero no se va a recuperar lo que estaba previsto en un principio. Por supuesto, cuento que las casas rurales van a estar llenas y los hoteles van a tener usuarios pero no va a ser el lleno de otros años con el festival.Para muchos bares y restaurantes no han podido abrir porque no le salían las cuentas. A ver si ahora con esta Fase 3, con la posibilidad de viajar entre provincias y comunidades podamos recibir más gente. Aquí en la zona de Los Vélez el turista que más nos visita es murciano, por lo que estamos esperando a todos estos turistas.

–Habla de la importancia de las segundas residencias y durante este confinamiento han sido muchos los alcaldes que han denunciado la llegada de esos propietarios causando verdaderos quebraderos de cabeza para evitar los contagios. Y en algunos casos, se han producido. ¿Cómo han vivido esa situación aquí?

-En cierto modo también ha ocurrido aquí. Eso sí en pequeña escala porque es un pueblo pequeño. De todas maneras, tengo que decir que la gente que ha venido de fuera con segunda residencia ha sido muy respetuosa con las medidas de confinamiento y no hemos tenido ningún problema. Tanto la Guardia Civil y la Policía Local han realizado un trabajo impagable en ese sentido para que todo estuviese bajo control. Los vecinos y los que han venido de fuera se han comportado muy bien.

–¿Cree que su municipio está preparado para salir de la crisis económica que se avecina?

–Sí. Los motores de Vélez-Blanco se basan en la agricultura, la ganadería y el turismo. Los dos primeros apenas se han visto afectados porque no han dejado de trabajar y se mantienen. En cuanto al tema turístico, estábamos muy bien situados para este verano y vamos a trabajar en esa línea con un plan estratégico de desarrollo turístico hasta el año 2023 junto con la Asociación de Comerciantes de Vélez-Blanco (ACOVE) y pensamos que en cuanto cese el estado de alarma, la situación va a mejorar. Ahora comienza una carrera por atraer a los turistas y creo que estamos muy bien situados. Tenemos un entorno natural, muy bien situado, tranquilo. Es lo que la gente demanda. Tenemos una gran oferta turística.

–¿Cómo ha gestionado su profesión, piloto de helicóptero en Alemania, y alcalde?

–Cuando se decretó el estado de alarma pude volver al día siguiente y desde entonces he estado aquí estos dos últimos meses y medio. He podido cambiar los turnos con mis compañeros para estar aquí en el pueblo gestionando la pandemia y disfrutando de la familia y mis dos hijos. Así he podido estar al pie del cañón en el Ayuntamiento. Ahora me toca volver a salir a trabajar pero lo hago con tranquilidad y responsabilidad. Al principio tuve miedo porque era una situación nueva y no sabíamos muy bien como manejarla. Pero decidimos tomar medidas drásticas como paralizar todas las obras del PFEA que los trabajadores estuviesen en situación semipresencial. Las cosas han funcionado y no ha habido contagios. Hemos tenido que adaptarnos rápido a la situación y apostar por seguir prestando los servicios las clases online de la banda de música, el Guadalinfo y las clases deportivas. También hemos ayudado a muchos padres con sus niños para que pudiesen seguir recibiendo la formación reglada y hemos repartido ordenadores para que tuviesen acceso.

- Por su trabajo en una empresa de transporte sanitario y emergencias con base en el norte de Alemania y que da servicio en la zona de influencia del mar del Norte y el mar Báltico tiene una visión más global de esta pandemia. Comparativamente hablando, ¿cómo ve las medidas adoptadas en España?

-Lo sorprendente es que lo que funciona en un sitio no funciona en otro y el desarrollo de la pandemia ha sido diferente. En España ha sido muy drástico pero era lo que necesitábamos. Eran las medidas correctas. Todos nos equivocamos y todo es mejorable y podemos cometer errores, pero yo creo que para la forma de ser y el funcionamiento de la sociedad en España, las medidas han sido correctas. Y ahí están los resultados. En otros países es muy diferente. En Alemania la situación es más tranquila pese a que todo el mundo lleva mascarilla pero no en el trabajo. Aquí se mantienen las distancias y la gente, pese a tener miedo, lo lleva mejor. Ahora es más difícil viajar pero por mi profesión es un sector prioritario y he podido seguir haciéndolo.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios