ALBOX

Laura Torrecillas: "Es muy importante la conservación de los documentos pero lo es más su difusión"

Laura Torrecillas, técnico del Archivo Municipal. Laura Torrecillas, técnico del Archivo Municipal.

Laura Torrecillas, técnico del Archivo Municipal. / D.A

Escrito por

Macarena González

El Archivo Histórico del municipio de Albox es el lugar en el que se encuentra a buen recaudo la historia de la localidad. Laura Torrecillas trabaja cada día de forma incansable para restaurar y preservar los documentos que permitan a los albojenses conocer su legado y poner en valor la historia albojense.

–¿Desde cuándo eres la encargada del Archivo Histórico?

–Comenzó mi labor en marzo del año 2020.Cuando se puso en funcionamiento el archivo me presenté a la plaza. El archivo ya existía pero estaba abandonado, no había nadie que se encargara de él en una dedicación exclusiva.

–¿Cómo ha evolucionado el Archivo desde tu llegada?

–Cuando lo comenzamos a recuperar, el Archivo se encontraba en condiciones deplorables en una dependencia del Pabellón de Deportes. Lo primero que hicimos mi compañera y yo fue sacarlo de allí y empaquetarlo, llevándolo a los bajos de la biblioteca hasta que se rehabilitó el nuevo edificio de la casa sindical, en la calle Ramón y Cajal que es donde se encuentra ahora. A partir de ahí empezamos a colocarlo, transcribirlo y digitalizarlo.

–¿Cómo es tu trabajo como técnico archivístico?

–Aunque no lo parezca, es un trabajo muy lento porque hay que leer detenidamente todos los documentos. Cuando encontramos los documentos empezamos por lo más antiguo, el Siglo XVII, a hacer un inventario cronológico. En este momento estoy trabajando en el final del Siglo XVIII. Mientras, también me encargo de ir digitalizando otras cosas como expedientes matrimoniales, padrones, etc. Por supuesto, restauramos los documentos cosiendo y pegando. En la labor de hacer un inventario vas encontrando otras cosas en el camino que también son importantes clasificar.

–¿Cómo hacéis esa clasificación?

–Tenemos un montón de legajos que hemos dividido por años, ahí puedes encontrar temas de todo tipo (hacienda, libros capitulares, depósitos, alistamientos de soldados…). Todo eso hay que ir leyéndolo detenidamente, describiéndolo y clasificándolas mediante un cuadro de clasificación que lo elaboré cuando llegué aquí, antes no lo había. Este cuadro son unos números que le asignas al documento dependiendo de su temática, de manera que sea más fácil catalogarlos. Esa labor es bastante compleja, pero es la que permite introducirlos en la base de datos, que también fue creada por nosotras, y lo digitalizas.

–¿Cuál consideras que es la función del archivo con respecto al pueblo de Albox?

–La conservación. El archivo histórico tiene como objetivo conservar la historia de Albox y su patrimonio documental. Si no se llega a rescatar, hubiese supuesto un expolio de manera que todo lo que hay escrito hubiese desaparecido. En los pueblos no se le da al archivo demasiada importancia, aunque cada vez más se está viendo y poniendo en valor. Otra función muy importante es la difusión, porque sin ella, toda esta documentación es como si no existiera.

–¿Hay mucha gente en Albox que quiera consultar el archivo?

–Sí, cada vez más. Antes los vecinos pensaban que el archivo eran una serie de papeles viejos que no servían para nada, porque había un gran desconocimiento. Cada vez se les está educando más en materia de archivo y son más las personas que se interesan por diversos temas, con lo que se dan cuenta de todo lo que hay en el archivo.

–El uso de las redes sociales, ¿Ha ayudado a despertar este interés?

–Es una forma de dar visibilidad a los documentos que tenemos y de dar a conocer algunos hechos interesantes. Aún nos queda mucho que sacar a través de redes. A través de ellas establecemos un contacto con los vecinos que propicia mayor acercamiento. No puedes tener el típico archivo cerrado, hay que darlo a conocer para que se vea que no es un espacio cerrado lleno de papeles donde solo entran historiadores.

–¿Qué otras técnicas de difusión tienes pensadas llevar a cabo?

–Lo primordial es el alumnado del municipio, los niños del colegio y el instituto, que no conocen realmente la historia de su pueblo. A través de exposiciones intentamos atraerles de manera que desde jóvenes conozcan lo que hacemos, para qué sirve el archivo, y por supuesto el pasado de la localidad. Ahora estamos preparando una exposición de Semana Santa, que es muy atractiva para los albojenses.

–¿Crees que se valora el trabajo de un archivero?

–Es un oficio muy incomprendido, porque la gente no lo pone en valor hasta que no viene y comprueba el trabajo que hacemos. Además es un trabajo muy solitario que no mucha gente puede soportar, porque en ocasiones estás en completa soledad, tú y los legajos. Te pones a leerlos y pasas horas en absoluto silencio de una manera muy solitaria. A veces la gente debería de ponerse más en nuestro lugar y prestar atención a las dificultades que encontramos en nuestro día a día, ya que no es algo sencillo. Este trabajo o te gusta y es vocacional o eres capaz de volverte loca.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios