Níjar

Retiran una red fantasma del Parque Natural Cabo de Gata Níjar

  • Llevaba 20 años enterrada junto a la Rambla del Pocico. Voluntarios de nueve colectivos ambientales e encargaron de su retirada

Una veintena de ciudadanos, pertenecientes a nueve colectivos ambientales de la provincia de Almería y dos empresas, han participado en la retirada de una red fantasma que llevaba unos 20 años enterrada en la arena de la playa del Parque Natural de Cabo de Gata-Nijar, junto a la Rambla del Pocico.

La red de deriva desenterrada, y retirada por los operarios de limpieza del Ayuntamiento de Almería, medía, aproximadamente, por el número de boyas y flotadores, unos 4 km de longitud y en ella encontraron los huesos de al menos un calderón común y un pequeño delfín, que bien podría ser listado o común. Los restos de estos cetáceos se llevaron a la Universidad de Almería, donde se están analizando para saber cuántos ejemplares había realmente y sus especies.

Los grupos conservacionistas encontraron esta red hace tres años, en una de las numerosas limpiezas que organizan por las playas de Almería durante el año. Unos flotadores sobresalían en la arena y sin saber a lo que se enfrentaban, decidieron quitar la red. Iniciativa que fue imposible llevar a cabo porque carecían de las herramientas necesarias.

Al encontrar restos de cetáceos, avisaron a las autoridades que se comprometieron a retirarla, pero no cumplieron con su compromiso y los temporales volvieron a enterrarla. Por eso, en esta ocasión, una vez pasada la pandemia y pudieron organizar el operativo, volvieron con palas, más voluntarios y vehículos cuatro por cuatro, para desenterrarla del todo, una acción que llevó unas cinco horas de trabajo coordinado.

Pescadores artesanales del Parque Natural Cabo de Gata Níjar, colaboraron en las tareas de rescate y contaron que esta red llegó a la playa 20 años atrás, en vísperas de la Romería en Honor de la Virgen del Mar, que se realiza en la Ermita de la playa de Torregarcía. Para no desmerecer la festividad, las autoridades la enterraron en la playa, con boyas, flotadores y batería, para iluminar su posición, incluida, y vertieron sacos de cal, que no se preocuparon de abrir, para evitar los malos olores.

Se denomina redes fantasmas a todos aquellos aparejos de pesca, anzuelos, hilos de pescar, nasas o redes, entre otros, que, por accidente o intencionadamente, quedan abandonados en el mar, provocando la muerte, mutilación o atrapamiento, de muchas especies durante cientos de años, ya que los materiales con los que están elaborados son resistentes y duraderos.

Este tipo de redes, llamadas cortinas de la muerte, fueron prohibidas por la Unión Europea en 2002, pero su desaparición definitiva se prolongó por una moratoria hasta 2013.Sin embargo, Marruecos, Francia e Italia la siguen utilizando, por su gran eficacia en la captura, son fáciles de manejar, pero no son nada selectivas y muchas especies caen accidentalmente.

Estas redes son grandes muros que pueden alcanzar 35 metros de altura y 20 km de profundidad, con una luz de malla de entre 18 y 24 cm. Los grandes mamíferos no pueden escapar una vez que se encuentran con ellas, enredando la red y la inutiliza, y los pescadores ilegales prefieren abandonarlas a la deriva.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios