Provincia

Lucainena, una Vía Verde de 36 kilómetros entre el Desierto de Tabernas y Cabo de Gata

  • El alcalde de la localidad, Juan Herrera, inaugura este miércoles el segundo tramo de la ruta, de quince kilómetros, que se adentra en la Venta del Pobre, ya en municipio de Níjar

Lucainena, una Vía Verde de 36 kilómetros entre el Desierto de Tabernas y Cabo de Gata Lucainena, una Vía Verde de 36 kilómetros entre el Desierto de Tabernas y Cabo de Gata

Lucainena, una Vía Verde de 36 kilómetros entre el Desierto de Tabernas y Cabo de Gata / Javier Alonso (Lucainena de las Torres)

La antigua línea minera entre Lucainena de las Torres y Agua Amarga sigue dando pasos hacia su transformación en una Vía Verde de 36 kilómetros que comunique dos entornos naturales como el Desierto de Tabernas, por un lado, con el Parque Natural de Cabo de Gata-Níjar.

Este miércoles era inaugurada oficialmente un nuevo tramo de diez kilómetros, entre El Saltador y la Venta del Pobre, ya en el término municipal de Níjar, que avanza en la consecución de un objetivo iniciado ya antes del cambio de siglo, en 1999, por el Ayuntamiento de Lucainena de las Torres y la Asociación de Amigos del Ferrocarril de Almería (ASAFAL), ya entonces con Juan Herrera y Jesús Martínez, respectivamente, como siguen estándolo todavía hoy, a la cabeza de ambas entidades.

Por entonces, un grupo de ASAFAL recorría las antiguas líneas mineras comenzando por la de Lucainena-Agua Amarga. Lo que comenzó como un recorrido en todoterreno por toda la parte practicable de la línea acabó en una conversación con el alcalde de la localidad, despertando su interés por convertir esta antigua línea minera en una Vía Verde de 36 kilómetros, desde el mar a la sierra, una ruta magnífica para realizar en bicicleta, a pie e incluso a caballo.

El primer tramo de la Vía Verde, de cinco kilómetros, partía desde Lucainena de las Torres hasta El Saltador. A partir de ahí, la antigua línea del ferrocarril quedaba sepultada bajo la carretera que comunica el municipio con la pedanía de Polopos hasta llegar al puente del Molinillo, desde donde la Vía Verde continúa hasta Venta del Pobre.

Se trata este de un tramo de diez kilómetros de los que 5,300 discurren de manera compartida por carretera, hasta llegar al puente del Molinillo, una magnífica obra de fábrica del siglo XIX, con contrafuertes de piedra en perfecto estado, a la cual se desmanteló la parte metálica que se ha reconstruido ahora. Con 22 metros de longitud y tras el desembolso de cerca de 600.000 euros de un presupuesto asignado de 1.600.000 euros, El Molinillo vuelve a permitir ya el paso de personas.

Entre El Saltador y El Molinillo, en el tramo inaugurado este miércoles, la ruta pasa por el puente de la Rafaela y la estación intermedia de Peralejos. El Ayuntamiento de Lucainena de las Torres pretende reconstruir el primero de ellos, ya que la antigua línea minera lo cruzaba y en estos momentos la ruta se encuentra desviada por la rambla, siendo este un proyecto que se pretende incluir en la próxima actuación, a realizar conjuntamente con los ayuntamientos de Níjar y Carboneras al atravesar esta Vía Verde parte de estos municipios vecinos hasta su desembocadura en Agua Amarga.

En Venta del Pobre, final de trayecto por ahora, hasta que se lleve adelante la tercera parte del proyecto, para el que todavía resta en caja un millón de euros, en lo que era la estación de Camarillas todavía queda semienterrada la aguada, el depósito de agua, para recargar las máquinas, que entonces eran de vapor.

Una ruta tranquila para realizar en familia, con solo un 2% de desnivel, que desciende desde los 530 metros sobre el nivel del mar de Lucainena de las Torres hasta los poco más de 200 de Venta del Pobre, por la que desde 1895 hasta 1942 se movían los ferrocarriles bajaban el mineral desde Lucainena, con cerca de 4.000 habitantes y hasta hospital, hasta Agua Amarga. En la primera, se metía el mineral en los hornos de calcinación y desde allí se enviaba por esta línea ferroviaria hasta la segunda, donde se cargaba hacia los altos hornos de Bilbao.

Inaugurado este nuevo tramo de diez kilómetros, que eleva a 15 la Vía Verde de Lucainena, todavía restan casi 21 hasta Agua Amarga. Para este tercer tramo se dispone ya del dinero, al que, explica el alcalde de Lucainena de las Torres, Juan Herrera, “hemos estado esperando diez años y ahora que lo tenemos no lo vamos a desaprovechar”. El regidor agradecía la colaboración de la alcaldesa de Níjar, Esperanza Pérez, quien hace diez años, otro 13 de enero, inauguraba, entonces como delegada provincial de Turismo, el primer tramo de la Vía. Con ella y con el alcalde de Carboneras tendrá que sentarse próximamente Herrera para abordar este tercer tramo de la Vía Verde, que atravesará ambos municipios.

Por la Vía Verde de Lucainena de las Torres pasan anualmente entre 6.000 y 8.000 personas, principalmente entre los meses que van de septiembre a mayo, si bien en el último año la situación de crisis sanitaria ha reducido esta afluencia debido a las restricciones.

En el corte de la cinta, además del alcalde de Lucainena de las Torres, Juan Herrera, y el presidente de ASAFAL, Jesús Martínez, estuvieron presentes los tenientes de alcalde municipales Mª Carmen Morales y Esteban Álvarez; los directivos de la asociación Alejandro de la Paz y Rafael Carrasco, así como representantes de la constructora TRAGSA, encargada de la obra, José Juan Pérez, gerente de zona, y Juan Higinio Pérez, técnico coordinador.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios