AGR Almeria

Rijk Zwaan y su berenjena Kesia llegan para revolucionar el control biológico

  • La casa de semillas junto a Koppert e Ifapa La Mojonera contrastan como facilita una implantación que ahora se encuentra al 70%

Dos berenjenas de Rijk Zwaan, la de la derecha es Kesia sin vellosidades en el cáliz

Dos berenjenas de Rijk Zwaan, la de la derecha es Kesia sin vellosidades en el cáliz / Javier Alonso (Almería)

La berenjena está muy arraigada en el campo almeriense, especialmente en el Poniente y su exitosa trayectoria ha ido ligada estrechamente ligada a los avances de la casa de semillas Rijk Zwaan, que llegara a la provincia en 1988 y que en este cultivo representa la opción prácticamente unánime de los agricultores, en un contexto en el que la provincia representa algo más del 60% de la producción a nivel nacional.Y esto no es fruto, ni mucho menos de la casualidad, las variedades desarrolladas por esta casa de semillas son las que mejor se han adaptado al medio y a las necesidades, haciendo especial mención a Thelma, opción mayoritaria, y por qué no, también a Letizia, con buena cuota de mercado.

Pero siempre hay que dar un paso más allá, por todo, porque el sector cambia, y lo hace especialmente por las demandas de los consumidores, pero también por la necesidad de los agricultores para poder adaptarse a ellas. Ahí entra la multinacional holandesa, muy arraigada en Almería.

En este contexto, y después de cuatro años de pruebas en el Centro de Ensayos y Demostraciones (CED) de la compañía en El Ejido junto con Koppert y el Ifapa de La Mojonera, Rijk Zwaan lo ha vuelto a hacer y ha lanzado una berenjena que, siendo en sabor una berenjena negra al uso, el cambio de aspecto mejorado para el líneal, pero más aún y donde está la verdadera innovación, la facilidad y la seguridad para el agricultor en su manejo agronómico.

La nueva berenjena Kesia ha conseguido eliminar las características vellosidades de la planta y hace más vistoso el cáliz, favoreciendo además y de manera contrastada, con ciencia, la implantación de insectos auxiliares; sin residuos de productos químicos y de una manera más eficiente y sostenible. Por tanto, una variedad idónea para que la lucha integrada se termine de extender en la berenjena ya que, a diferencia del pimiento, en estos momentos se encuentra en torno a un 70% en el campo almeriense, por lo que puede favorecer su expansión definitiva. Así ha quedado patente con una jornada donde se han expuesto estos prometedores datos, o más bien, esta realidad. Kesia se convierte para un cultivo complejo, como es el de la berenjena, que como denomina el director de Técnicas Producción de Coexphal, Jan Van der Blom: “Es un zoológico”, en referencia a que se trata del cultivo que puede presentar un mayor número de plagas distintas; en un auténtico hito que no va a hacer más que sentar las bases de nuevas variedades para el futuro más próximo dado su éxito.

En el contexto actual, esta buena noticia trasciende más allá, y es que el campo almeriense necesita diferenciarse ante el auge de terceros países productores, caso de Marruecos, que en Berenjena su cuota es mínima, pero sí ante la inminente llegada de Egipto que irrumpirá con muchos miles de hectáreas y dificultará mucho las cosas. Por ello, la diferenciación, más que el volumen, esto es calidad, será las claves. Seguridad alimentaria, conciliación con el medio ambiente y, quizás lo más importante, comunicar y que el consumidor y la gran distribución sepa cómo de bien se hacen las cosas en Almería.

Todas estas cualidades que reúne la recién lanzada Kesia RZ, la primera variedad Cleanleaf de Rijk Zwaan (concepto de hoja limpia), prevé mejorar de manera integrada el manejo de plagas IPM por la eliminación de ese ‘pelo’, unos frutos limpios y atractivos; además de una mejora sustancial en las condiciones de trabajo. Kesia cuenta con una fecha concreta de trasplante, que parte a mediados de agosto ap principios de septiembre, un cultivo tardío con un rendimiento que puede llegar a ser incluso superior al de Thelma y que se erige como el pilar donde se sustentarán las que vendrán próximamente, adecuadas para ciclos más tempranos o tardíos. Cuando el consumidor vaya a la estantería, en principio no va a ver nada diferente con esta berenjena negra, a excepción de su cáliz, mucho más verde y uniforme, lo que le confiere a este fruto un mayor atractivo a nivel visual. 

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios