AGR Almeria

Otra campaña marcada por bajos precios y caída de la rentabilidad

  • Coag y Asaja en Almería apuntan que, en este ejercicio agrícola marcado por la COVID-19, lo bajos precios continúan la tendencia de campañas anteriores

El pimiento sigue ganando terreno El pimiento sigue ganando terreno

El pimiento sigue ganando terreno / Rafael González (Almería)

A pesar de que el campo no ha parado ni para, como todo, también queda marcado por el impacto de la COVID-19. En un momento en que la agricultura almeriense ha pasado ya a los cultivos de primavera, desde Coag y Asaja Almería ya avanzan que en esta campaña continúa la tendencia de pérdida de rentabilidad y bajos precios en origen.

Sobre los cultivos, ambas organizaciones destacan que el tomate ha vuelto a descender en cuanto a superficie a favor de otras producciones como el pimiento que conlleva menos costes, así Adoración Blanque, secretaria general de Asaja Almería, expone en un vídeo realizado para Cuaderno Agrario, que tanto pimiento como calabacín han crecido en número de hectáreas en esta temporada agrícola. En cuanto a la etapa de primavera, si bien algunos agricultores han optado por la berenjena, calabacín y pimiento, sobre todo el agro almeriense se inclina por el melón y sandía, esta última manteniendo una superficie más o menos similar a la de la campaña anterior cuando rondaba las 9.000 hectáreas en cultivo bajo plástico, añade Andrés Góngora, secretario provincia de Coag Almería.

El pimiento y el calabacín ganan terreno en la provincia en detrimento del tomate por los costes de producción

Respecto a la incidencia de la crisis sanitaria desde que se decretara el estado de alarma en la demanda, ésta según Blanque ha variado: “Subió bastante en las primeras semanas. Al inicio la demanda estaba contagiada por el miedo, pero luego se estabilizó. En precios ha habido algunos picos sin compensar los bajos precios de toda la campaña”. Al hilo de las cotizaciones en origen, Góngora insiste en que los bajos precios han sido la tónica sin cubrir los costes, “la tendencia a precios bajos va unida a las últimas campaña y esto hace que muchos agricultores se encuentren en una situación complicada”. En esta línea, ya el informe de Cajamar referente a la campaña 2018-2019 recogía, en referencia a dicho periodo agrícola, la caída de la rentabilidad pese al récord de producción y exportaciones. “En primavera los precios han repuntado levemente”, dice Góngora quien apunta a un desastroso arranque, “prácticamente toda la sandía que se produce es sin pepita, ahora ronda los 0,50 euros para el agricultor, un precio insuficiente pero mejor que el registrado en la primera semana de abril cuando estaba por debajo de los 0,40”.

Las inclemencias del tiempo como la DANA, la borrasca Gloria y las registradas al inicio de la primavera también han afectado. De acuerdo a Góngora hay enfermedades de las plantas derivadas del incremento del índice de la humedad.

El agro almeriense ha demostrado durante estos meses su papel estratégico y se ha puesto su valor sobre la mesa, si bien el campo sigue lastrando problemas como los bajos precios en origen o la competencia desleal que marcaron las reivindicaciones antes de la crisis sanitaria, por lo que la agricultura no quiere que sus demandas caigan en el olvido.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios