• Este evento y su municipio anfitrión se han convertido en ese espejo en el que todos se quieren mirar e imitar

20 años de Terracultura en Chirivel Un fenómeno social y económico en el que se mira todo el país

Terracultura se ha convertido en ejemplo para el resto de la España interior. Terracultura se ha convertido en ejemplo para el resto de la España interior.

Terracultura se ha convertido en ejemplo para el resto de la España interior.

Si por algo se ha caracterizado Terracultura en estos años es porque se ha caracterizado por llegar a convertirse en un símbolo por la defensa de ese fenómeno al que se le denomina la España vaciada. Un fenómeno basado en la despoblación del entorno rural que preocupa por haber vivido un éxodo muy importante en los últimos años y que es desde hace poco tiempo a esta parte cuando las administraciones han detectado que se trata de un problema de calado.

Terracultura es ese bálsamo necesario para la reivindicación, no solo del orgullo de las personas que se localizan en estos entornos, sino que ha puesto de manifiesto en toda y cada una de sus ediciones la importancia y necesidad de mantener y fomentar la vida en el interior como clave para el desarrollo social de la propia humanidad.

El entorno rural, su economía, su forma de vida es necesaria por todo lo que contribuye y, de eso, parece que ahora se está dando cuenta buena parte de la población debido a la pandemia, que ha obligado incluso al confinamiento domiciliario y son muchos los que habrían deseado vivir precisamente en esos pequeños municipios.

Pero incluso cuando esta conciencia no había siquiera despertado, Terracultura fue capaz dar visibilidad y erigirse en una esperanza ante los grandes retos que tiene la sociedad cuando el ámbito rural vivía un momento más que crítico, con un despoblamiento abrumador.

Precisamente Chirivel, anfitrión de la feria, ha demostrado cómo es posible innovar en el sector agrario y ganadero, que son los pilares fundamentales de la economía, al igual que pasa en el resto del interior español. Y lo ha conseguido apostando por el emprendimiento basado en la sostenibilidad medioambiental, por la economía circular y haciendo rentable el sistema minifundista gracias al valor añadido de unos productos que llegan desde este pequeño municipio a todo el mundo y que son valorados como productos gourmet, por saludables y ecológicos, siendo su pilar fundamental la almendra.

Terracultura es la extensión de que todo eso es posible, y de que es una realidad que debe y necesita extenderse por el resto del país para que el término rural deje de ser casi un calificativo peyorativo, para pasar a ser lo que realmente es, una cultura y una economía envidiable de la que hay que estar orgulloso y de la que la propia humanidad va a depender en los próximos años.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios