Almería

ALBOX. Sacerdote ligado a los Indalianos

Plaza

Plaza

Ameno, cercano y ágil en la réplica, la formación intelectual de Bartolomé Marín Fernández, alimentada por la irremplazable lectura, lo llevaba a la conversación mesurada. En los habituales cafés en el Paseo durante sus últimos años de vida me reconocía el exceso pastoral -formando parte de la Comisión de Arte del Obispado- cuando el agrio debate a cuenta del “paño de pudor” que Salvador Madroñal realizó para el Cristo de la Humildad, de la cofradía de Los Molinos, y que a la postre obligó al imaginero sevillano a rectificar. No obstante, sus temas preferidos giraban alrededor de su venerada Virgen del Saliente, de las pinturas de Andrés Giuliani, de su dedicación a la caricatura de almerienses y su dedicación a la Tertulia Indaliana, especialmente a la muerte de su fundador y guía, Jesús de Perceval.

Valga en su recuerdo la semblanza que elaboré para el Diccionario Biográfico de Almería (IEA). Ameno, cercano y ágil en la réplica, la formación intelectual de Bartolomé Marín Fernández, alimentada por la irremplazable lectura, lo llevaba a la conversación mesurada. En los habituales cafés en el Paseo durante sus últimos años de vida me reconocía el exceso pastoral -formando parte de la Comisión de Arte del Obispado- cuando el agrio debate a cuenta del “paño de pudor” que Salvador Madroñal realizó para el Cristo de la Humildad, de la cofradía de Los Molinos, y que a la postre obligó al imaginero sevillano a rectificar. No obstante, sus temas preferidos giraban alrededor de su venerada Virgen del Saliente, de las pinturas de Andrés Giuliani, de su dedicación a la caricatura de almerienses y su dedicación a la Tertulia Indaliana, especialmente a la muerte de su fundador y guía, Jesús de Perceval. Valga en su recuerdo la semblanza que elaboré para el Diccionario Biográfico de Almería (IEA).

Bartolome Marín Fernández, sacerdote Bartolome Marín Fernández, sacerdote

Bartolome Marín Fernández, sacerdote

Vida pastoral e intelectual

Canónigo emérito, culminó ya septuagenario una intensa vida pastoral, docente, literaria y pictórica. Ejerció durante dos décadas como cronista y alma mater de la Tertulia Indaliana. En el día a día se mostraba abierto al diálogo, sabiendo escuchar sin prisa. Tenía vocación y maneras de artista, pero recordaba que ante todo era sacerdote: “Soy un hombre consagrado”. Y evocaba al obispo Ródenas García: “Él me ordenó presbítero en 1950, en la catedral”. Varón entre tres hermanas, Bartolomé Marín nació en Albox el 20 de noviembre de 1925, ingresó en el seminario de San Indalecio y tras ser ordenado desarrolló su primer destino, en 1950, fueron tres pequeñas parroquias filabresas próximas: Alcudia de Monteagud, Chercos y Benitagla; y en 1986 las de Benizalón y Benitorafe. En 1994 lo nombraron canónigo capitular de la seo metropolitana y emérito en 2003.

En su currículo se contempla la fundación de la Hermandad Católica y Ferroviaria y de la Escuela Catequista San Pío X, dirección de Cáritas Diocesana (1991-1999) y consiliario de Acción Católica (2000).

Corresponsable del patrimonio cultural de la Iglesia, con un inoportuno “lunar” en su compartida gestión: el mediático incidente con el Cristo de los Molinos a cuenta del tamaño y configuración del paño de pudor de la talla cristífera. En una barriada precisamente donde dio sobradas pruebas de solidaridad con los vecinos necesitados al abrir, con voluntarias seglares y religiosas, un comedor social. Marín Fernández intervino asimismo en reformas ornamentales de distintas iglesias y en 1975 fue nominado académico de la Real de Ciencias, Letras y Bellas Artes de Córdoba.

Cursó Filosofía y Letras, obteniendo la licenciatura y doctorado en Granada y Murcia, ejerciendo la docencia en la Escuela de Formación Profesional, Colegio y Seminario Diocesano, Escuela Universitaria de Magisterio y del Profesorado de EGB. Tenía publicados una quincena de títulos de catequesis pastoral, ensayos, poemas y cancionero. Premiado en la Semana Naval de Alborán, formó parte del jurado en los anuales premios Bayyana. Su pintura y demandadas caricaturas (editadas en formato libro), la citada dirección de la Tertulia Indaliana (incluida la crónica e ilustración en prensa) y su fervor por el Santuario del Saliente, al que donó su valiosa biblioteca y pinacoteca personal, lo hacen acreedor de una completa biografía. Falleció el 27 de octubre de 2010.

Inocencio Chencho Arias Inocencio Chencho Arias

Inocencio Chencho Arias

Juan José Ceba, docente y poeta Juan José Ceba, docente y poeta

Juan José Ceba, docente y poeta

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios