Filicidio en Huércal de Almería

Estrangula a su hijo de 7 años y se va con él hasta Las Norias

  • Sus vecinos aseguran que tenía miedo de perder la custodia del niño y que se lo quedase el padre

  • La Guardia Civil tuvo que romper una ventanilla de su coche para poder detenerla

La Guardia Civil registra la vivienda de la detenida en Villa Inés. La Guardia Civil registra la vivienda de la detenida en Villa Inés.

La Guardia Civil registra la vivienda de la detenida en Villa Inés. / Rafael González

Ana es una vecina de Las Norias de Daza, una pedanía de El Ejido, que no podía esperar que la hija de quien fuese su pareja le diese una sorpresa tan macabra como sorprendente. Sobre las diez y cuarto de la mañana de este jueves, Ana María B.L., de 38 años y natural de Alcolea, hacía acto de presencia en su casa para solicitarle ayuda. En concreto quería que la ayudase a sacar a su hijo Sergio, de 7 años, de su vehículo.

Cuando Ana se asomó al automóvil de Ana María, el temor se apoderó de ella. El pequeño tenía los labios morados y todo hacía presagiar que estaba muerto o que podría expirar en cualquier momento de no haberlo hecho ya. Insistió por activa y por pasiva en llamar a los servicios de emergencias, ante lo que Ana María se negó de forma rotunda. Ana la instó a llevarlo al hospital pero, sin embargo, Ana María se quedó dando vueltas por la zona mientras la expareja de su padre alertaba a la Guardia Civil.

Poco más tarde, los agentes llegaban al lugar y en una calle perpendicular a la de Ana, le dieron el alto. Al ver que no tenía intención de frenar, cruzaron un coche patrulla y Ana María paró. En ese momento los agentes le ordenaron que descendiese del coche pero Ana María, nuevamente, se negó, por lo que los guardias civiles tuvieron que romper el cristal de una de las ventanillas para acceder al interior y comprobar el estado del menor.

Cristales en el suelo en el lugar en el que los agentes han interceptado el coche de Ana María. Cristales en el suelo en el lugar en el que los agentes han interceptado el coche de Ana María.

Cristales en el suelo en el lugar en el que los agentes han interceptado el coche de Ana María. / Javier Alonso (Almería)

Aunque los servicios sanitarios acudieron rápidamente al lugar, no se pudo hacer nada. El niño ya estaba muerto y Ana María era detenida por su presunta implicación. La expectación en Las Norias de Daza crecía a cada minuto y la Benemérita mantuvo acordonada la zona hasta que la comisión judicial procedió al levantamiento del cadáver, pasada ya la una de la tarde. La Policía Judicial de la Guardia Civil se hacía cargo de la investigación y la causa en manos del Juzgado de Primera Instancia e Instrucción en funciones de guardia de El Ejido.

El Instituto Armado intenta determinar ahora si fue Ana María la que mató a Sergio, dónde y de qué forma, aunque las primeras informaciones de fuentes cercanas al caso apuntan que, según los primeros indicios, falleció por estrangulamiento.

Vivienda a la que se dirigió la ahora detenida este jueves por la mañana. Vivienda a la que se dirigió la ahora detenida este jueves por la mañana.

Vivienda a la que se dirigió la ahora detenida este jueves por la mañana. / Javier Alonso (Almería)

Los padres del menor tenían denuncias cruzadas de maltrato, según fuentes de la investigación, y mientras la mujer tenía la custodia del niño de lunes a viernes, su exmarido, los fines de semana. El régimen de visitas, al parecer, iba ser revisado. Ésta podría ser la causa tras la muerte. Ana María reside en Villa Inés, en Huércal de Almería, donde ayer por la tarde tuvo lugar una concentración de vecinos que no hacían sino repetir que sólo pensaba en la posibilidad de que le arrebatasen judicialmente a su hijo.

Algunas de las vecinas de Ana María, que prefieren mantener su anonimato, afirmaron ayer durante una concentración en el parque de Villa Inés que la detenida “estaba deprimida y no ha sabido buscar los recursos para levantar cabeza, ya está”. “Por más que se le ha dicho o que se le ha tratado de explicar... Pero ella lo único en lo que estaba cerrada era en que no quería perder a su hijo y en que le iban a quitar a su hijo. Lógicamente, como madre, la puedo entender. Lo que no puedo entender es que ella no supiera reaccionar a todo lo que se le intentaba decir para que saliera del hoyo en el que estaba”, manifestó una de ellas, apostillando que lo que pensaban es que “se iba a quitar de en medio al final” la arrestada.

Concentración de protesta en la barriada huercalense de Villa Inés. Concentración de protesta en la barriada huercalense de Villa Inés.

Concentración de protesta en la barriada huercalense de Villa Inés. / Rafael González (Almería)

Mientras todo esto ocurría, la Guardia Civil estaba llevando a cabo un registro de la vivienda en Villa Inés de la mujer detenida. Efectivos de la Policía Judicial de la Comandancia de Almería, agentes del puesto principal de la Guardia Civil de Huércal de Almería y equipos de Criminalística recorrieron cada centímetro en dicho domicilio, en el portal número 1 de la Plaza del Río Chico, desde media tarde, en busca de pruebas que puedan aclarar en qué circunstancias expiró el pequeño Sergio.

Ana, expareja del padre de la detenida, a quién esta última fue a solicitar ayuda. Ana, expareja del padre de la detenida, a quién esta última fue a solicitar ayuda.

Ana, expareja del padre de la detenida, a quién esta última fue a solicitar ayuda. / Javier Alonso (Almería)

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios