Almería

Almería da una calurosa y arropada bienvenida a su obispo coadjutor Antonio Gómez Cantero

  • La Catedral ha acogido este sábado la Misa de acogida del próximo pastor de la Diócesis almeriense

  • "En mi corazón se va abriendo una puerta de par en par por donde, a raudales, se va colando Almería", dijo

Fieles saludan y dan la bienvenida al obispo coadjutor, Antonio Gómez Cantero.

Fieles saludan y dan la bienvenida al obispo coadjutor, Antonio Gómez Cantero. / Javier Alonso

La Catedral de la Encarnación de Almería, primer templo de la Diócesis, fue la encargada de dar la bienvenida al que será el próximo Pastor de la Iglesia almeriense, Antonio Gómez Cantero. Minutos antes de las once y media de la mañana, el cántabro juró su cargo en el Palacio Episcopal. Allí entregó las letras apostólicas en presencia del Arzobispo Metropolitano de la Archidiócesis de Granada, Francisco Javier Martínez, y de la Canciller-Secretaria, María del Mar López, entre otras autoridades eclesiásticas.

Procesión de entrada a la Catedral

Tras un caluroso aplauso por parte de los allí presentes, el obispo coadjutor junto al obispo de la Diócesis, Adolfo González Montes, y el resto del clero allí presente, acudió en procesión a la Santa y Apostólica Catedral. Durante el trayecto, Gómez Cantero saludó a distintas comunidades como Manos Unidas, que acudió a esta Misa de bienvenida, y a distintas autoridades de la provincia como el alcalde, Ramón Fernández-Pacheco; el presidente de Diputación, Javier A. García; la delegada Maribel Sánchez o el alcalde de Roquetas de Mar, Gabriel Amat, entre otras tantas autoridades civiles, militares y eclesiásticas que acudieron al acto. Igualmente saludó a todo el clero almeriense, su clero desde el día de hoy, finalizando por los Canónigos del Cabildo Catedralicio. Un caluroso aplauso por parte de los sacerdotes almerienses rompió el protocolo de entrada, cuidado minuciosamente y con todos detalles. 
Antonio Gómez Cantero y Adolfo González Montes junto al Arzobispo Francisco Javier Martínez Antonio Gómez Cantero y Adolfo González Montes junto al Arzobispo Francisco Javier Martínez

Antonio Gómez Cantero y Adolfo González Montes junto al Arzobispo Francisco Javier Martínez / Javi Alonso

Pasados unos minutos de las once y media de la mañana comenzó la Santa Misa que presidió Adolfo González Montes en presencia del ya coadjutor  de Almería, Antonio Gómez Cantero. Una Eucaristía que en todo momento respetó las medidas anti-covid establecidas por la Junta, con un aforo máximo permitido de 250 personas.
Tras algo más de hora y media de Eucaristía, esta llegó a su fin. Fue entonces cuando el próximo pastor de la Diócesis de Almería se dirigió por vez primera al que será su pueblo. Lo hizo en presencia de dos niños pequeños, hijos de unos buenos amigos que vinieron desde Teruel para acompañarlo en este día tan especial. "Tanto de párroco, como de obispo, he intentado adoptar la actitud de estar en medio de vosotros, como esos pastores que de niño veía en mi tierra de Carrión de los Condes, en la antigua Castilla La Vieja", dijo Gómez Cantero quien aseguró que "me esfuerzo para que las críticas no me remuevan, ni las alabanzas me conmuevan; en cambio, me dejo interrogar, por el diálogo y la corrección fraterna". Concluyó estas primeras palabras públicas que dirigió a todos los almerienses indicando "termino con una pregunta, que es la única que me hago todas las noches, como examen de conciencia: ¿He servido o me he servido? Si respondiéramos, cada uno de nosotros, y de nuestras comunidades, buscando la voluntad de Dios, seguro que nuestra iglesia de Almería, seguirá creciendo, como ya lo hizo en los primeros siglos, cuando nos evangelizó San Indalecio. Que los padres de Cristo: María y José, de aquel pueblo pequeño de Nazaret, -la primera comunidad cristiana-, nos acompañen a todos en este peregrinaje. ¡Ánimo y adelante!".
En presencia de los hijos de unos amigos, el obispo coadjutor se dirigió a los almerienses. En presencia de los hijos de unos amigos, el obispo coadjutor se dirigió a los almerienses.

En presencia de los hijos de unos amigos, el obispo coadjutor se dirigió a los almerienses. / Javi Alonso

Otro prolongado aplauso marcó el punto y final a este acto no sin que antes Gómez Cantero saludase a todos los fieles y autoridades allí presentes.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios