Inmigración

Almería, puente para las devoluciones de argelinos del CIE de Barcelona

  • Según han explicado fuentes cercanas al caso a Diario de Almería, estos argelinos repatriados son los mismos que llegaron semanas atrás a las Islas Baleares

Voluntarios de la Cruz Roja efectúan controles a un grupo de inmigrantes argelinos que llegó al puerto de Motril a finales de mayo. Voluntarios de la Cruz Roja efectúan controles a un grupo de inmigrantes argelinos que llegó al puerto de Motril a finales de mayo.

Voluntarios de la Cruz Roja efectúan controles a un grupo de inmigrantes argelinos que llegó al puerto de Motril a finales de mayo. / A. F. / Efe

Aunque sin mucho ruido, el Gobierno sigue adelante con las repatriaciones de inmigrantes irregulares a sus países de origen. La actual situación de crisis sanitaria no ha impedido que durante las últimas semanas el puerto de Almería haya servido de puente entre el Centro de Internamiento de Inmigrantes (CIE) de Barcelona y Argelia, destino final de los extranjeros que han pasado por las instalaciones portuarias de la capital almeriense.

Según han explicado fuentes cercanas al caso a Diario de Almería, estos argelinos repatriados son los mismos que llegaron semanas atrás a las Islas Baleares. Tras su rescate y detención, estas personas fueron trasladadas hasta el CIE de Barcelona. Cabe recordar que, según consta en la propia página web del Ministerio del Interior, el internamiento en este tipo de centros se mantendrá únicamente “por el tiempo imprescindible para los fines del expediente (de expulsión), siendo su duración máxima de 60 días, y sin que pueda acordarse un nuevo internamiento por cualquiera de las causas previstas en un mismo expediente”.

Por ello, una vez agotado el tiempo máximo que podían permanecer en dicho lugar, han sido conducidos hasta Almería por vía aérea. Las fuentes consultadas han precisado que hace poco más de una semana llegaron dos vuelos, uno con casi 40 personas y otro con casi 30 más. Hace apenas unos días llegó al aeródromo almeriense otro vuelo con inmigrantes procedentes del CIE de Barcelona, al menos unas 40 personas más, según dichas fuentes.

En todos los casos se trata de argelinos, no de marroquíes o de algún país subsahariano. Todos ellos han sido identificados en España con el apoyo de los sedes diplomáticas de Argelia en el país, y son trasladados con su correspondiente documentación por vía marítima a su país de origen.

Cabe recordar que existen supuestos legales en los que se puede devolver directamente a los extranjeros que pretenden entrar irregularmente en el país, incluidos aquellos que “sean interceptados en las fronteras o sus inmediaciones”. En cualquier caso, mientras se realizan los trámites para que regresen a, en este caso, a Argelia tienen derecho a asistencia jurídica y a intérprete. Es en los casos en los que no es posible llevar a cabo su devolución en un plazo de 72 horas, cuando se puede solicitar a la autoridad judicial su ingreso en un CIE. Precisamente esto es lo que ha ocurrido con los citados argelinos, ya que la pandemia del covid-19 ha hecho que cualquier plazo habitual tenga ahora poca validez.

En otros casos, como sucede con los extranjeros rescatados de pateras y trasladados directamente al Centro de Atención Temporal a Extranjeros de Almería (CATE), lo normal es que en esas 72 hora sean puestos a disposición de la Policía Nacional para proceder a su identificación y devolución, si esto último es posible. En el caso de Argelia y Marruecos, esta posibilidad es viable debido a que existen acuerdos entre dichos países y España en este sentido, cosa que no ocurre con la mayoría de los subsaharianos, que suelen quedar en libertad con una orden de expulsión que tiene difícil ejecución.

Hay excepciones, claro. Las embarazadas o personas enfermas, los niños y aquellos que solicitan protección internacional, pueden quedarse en España debido a su situación concreta y riesgos a los que podrían verse expuestos.

Pues bien, todos los llegados en las últimas semanas al CATEde Almería contaban con dicha orden de devolución, su documentación correspondiente y la custodia de agentes de la Unidad de Intervención Policial (UIP)de la Policía Nacional, los conocidos popularmente como “antidisturbios”, para su traslado en barco. La presencia de esta unidad, desplazada expresamente a Almería para este fin, se debe, según las fuentes consultadas por este periódico, a que aquellas personas que saben que pueden ser repatriadas son “más problemáticas”que aquellas que prevén su permanencia en el país.

En cualquier caso, según se ha indicado a Diario de Almería, por el momento no ha llegado en esta situación ningún inmigrante de los llegados a las Islas Canarias, ya que éstos están siendo conducidos a Sevilla, Bilbao y Málaga.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios