Almería

Bomberos de la zona y el Poniente se ponen a prueba en situaciones extremas

  • El Parque de Turre ha sido el escenario estos días de un curso de formación para trabajar por encima de los 50 grados

Los bomberos del Levante y del Poniente de la provincia de Almería comenzaron el pasado lunes en el Parque de Turre un curso para trabajar en atmósferas agresivas incluido en los Planes de formación de UGT. Los bomberos de ambas comarcas almerienses llevan a cabo un duro entrenamiento con el fin de adaptarse a los materiales y herramientas idóneas para trabajar en atmósferas agresivas, así como desarrollar y plantear los protocolos de actuación ante este tipo de emergencias.

El cabo del Consorcio de Bomberos del Poniente, Ángel Benavides López, explicaba a este periódico el contenido del curso de formación "que busca el adiestramiento de los bomberos en trabajos en lugares confinados y, además, con atmósfera nociva". Para ello, el equipamiento utilizado por los bomberos en condiciones tan adversas es bastante especial "el traje es estanco", continúa Ángel Benavides, "con un equipo autónomo que garantiza la seguridad del bombero durante veinte minutos a una temperatura de aproximadamente 20 grados centígrados, o siete minutos, por ejemplo, a 50 grados centígrados de temperatura. Todo lo que sea pasar de este tiempo es correr el riesgo de sufrir una hipertermia, una situación en que la persona experimenta un aumento de la temperatura por encima de los límites normales, es decir, por encima de los 38 grados". En este supuesto el bombero sufriría un desvanecimiento que obligaría al resto del equipo a afrontar doble incidente para rescatarle.

Escapes de cloro u otros elementos químicos, son algunas de las situaciones a las que deben enfrentarse los bomberos, así que de lo que trata el curso es "que el bombero se adapte a estar dentro de estas atmósferas totalmente independiente de las agresiones que se puedan producir por este tipo de agentes. Francisco Flores, Jefe del Parque de Bomberos del Levante almeriense, añade que "una vez que terminas la intervención has de pasar por la descontaminación, debido al riesgo del contaminante porque hay productos que requieren o pueden requerir descontaminación; lo que prima es la seguridad del personal, vamos a hacer un trabajo, pero tenemos que volver con las garantías máximas de salud". Por su parte, el cabo Ángel Benavides, completa la explicación con la afirmación de que "la descontaminación es una garantía de seguridad para que al bombero no le ocurra nada". El bombero se hace con las prácticas, con el adiestramiento, se pierde el miedo inicial a algo desconocido y "esto es", comenta Benavides, "lo que estamos haciendo, entrar en contacto con estas equipamientos y ellos tienen que hacer sus propios protocolos de actuación, para valorar los riesgos y saber trabajar". La formación es especialmente importante para los bomberos, para ayudarles a practicar sus habilidades y mantenerse al día con los nuevos desarrollos, la tecnología y los procedimientos de extinción de incendios e intervenciones en emergencias.

El curso terminó este pasado jueves y para la próxima semana está prevista la celebración de las II Jornadas 'Rescate y Asistencia en los Accidentes de Tráfico', en la que intervendrán Bomberos, Empresa Pública de Emergencias Sanitarias de la Junta de Andalucía y el 061, Servicio de Urgencias y Emergencias Sanitarias.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios