Almería

LOS COLORAOS Consecuencias de los desembarcos de agosto de 1824

Sin duda los fracasos del Coronel Valdés sobre Tarifa y Pablo Iglesias en Almería minaron el ánimo de liberales exiliados… Valdés planificó la expedición liberal de principios de Agosto de 1824 contra tierras de Málaga, pero los adversos vientos hicieron que desembarcasen en Tarifa, esta expedición fue un fracaso, aunque el Coronel Francisco Valdés la vendiese como un triunfo, ya que consiguió adquirir en aquella plaza algo menos de 14.000 duros, realmente fue una retirada, mantuvieron Tarifa dos semanas, la noche del 19 al 20 de Agosto consigue huir Valdés con 11 oficiales por mar y a las pocas horas llegan a Tánger otras 24 personas, un total de 36 liberales en un falucho y tres lanchas pudieron dejar la ciudad de Tarifa bloqueada por ejército francés de invasión, que pierde un oficial en el sitio. El Capitán Pedro Valdés ha de rendirse a los franceses que cercan Tarifa el 20 de Agosto de 1824. Son condenados y fusilados 60 de los rendidos en Tarifa, fueron 160 los defensores que se entregaron y fueron prisioneros, eran los fusilados cuatro oficiales, entre ellos Pedro Valdés, 19 soldados y suboficiales, 27 vecinos de Taifa, más un rebelde tarifeño y 9 presidiarios, sobre los sucesos de Tarifa el Teniente de las fuerzas liberales, superviviente, Mariano Linares, escribió "Manifiesto de las operaciones militares en la Plaza de Tarifa en el mes de Agosto de 1824", libro impreso en Cuenca en 1837.

Francisco Valdés fue recibido por el cónsul español en Tánger Zenón de Orue como un héroe, Zenón había sido nombrado Cónsul por los liberales, manteniéndose en sus ideas, aunque disimuladamente, contra el absolutismo de Fernando VII. Al llegar Valdés a Tánger los liberales le acogieron con arengas desde las ventanas, fiestas, bailes en los que participa el cónsul Zenón y su esposa, Valdés entrega 20 duros a los oficiales y 10 a los soldados, siendo acogido Francisco Valdés en la casa Consular española, hechos que son protestados por el cónsul francés en Tánger Goublot, teniendo conocimiento de los hechos el Gobierno de Fernando VII cesan a Zenón el 24 de Agosto de 1824 y nombran cónsul de España en Tánger al diplomático francés, Goublot, pero el Sultán de Fez no lo acepta (AHN, legajo 6234 Estado) . El triunfo de Valdés era erróneo, realmente había perdido fusilados 60 hombres.

Igualmente desanimó a los liberales exiliados la derrota de Almería, hasta hace pocas fechas se desconocía que hubiese supervivientes, el noble militar exiliado Francisco Fernández Golfín en Tánger, que fue diputado en las Cortes de Cádiz y en 1831 sería segundo de Torrijos en el intento sobre Málaga, manifestaba su pesar por el rompimiento en Almería, donde había perdido algunos amigos y conocidos, así Pablo Iglesias, a Bustamante, también a Benigno Morales, según su historiadora y familiar Carmen Fernández -Daza Álvarez, perteneciente a la Real Academia de Extremadura de las Letras y Artes, de la expedición ante Almería solamente sobrevivió Francisco Delgado, posteriormente exiliado en Tánger, en su trabajo sobre "Francisco Fernández Golfín, los años de exilio (1823-1831)", publicado en Actas de las IV jornadas de Almendralejo y Tierra de Barros, noviembre-2012.

Sabemos que fueron bastantes más los que lograron salvarse ya que los navíos de Bartolomé Arques y Antonio Bru volvieron a Tánger portando algunos revolucionarios de la derrotada expedición a Almería, entre ellos a Juan Porras, preso en Sevilla (AHN legajo Estado 5625). Además según informes de la policía, exponía Antonio Parra, el 6-X-1824, que la jabega de Manuel el Chato conducía a Tánger a revolucionarios que estuvieron en Almería (Archivo M. de Justicia, legajo 7973). Este informe sobre la actividad del jabeque del Chato quedó confirmado por las declaraciones de José Riera, malagueño, que afirmaba para obtener en Almería la Cruz Cívica otorgada en 1841, gobernando Espartero, que participó en la expedición de Pablo Iglesias sobre Almería, pudo esconderse gracias al vecino de Fondón Pablo Orta, viviendo en minas de la Sierra de Gádor, siendo embarcado por amigos en el jabeque del Chato en la playa de Dalías, emigrando a Gibraltar desde el 1 de octubre de 1823, localidad en el que pasó miseria, pudiendo partir de Gibraltar el 28 de noviembre de 1827. Riera se alistó en las expediciones de Valdés sobre Tarifa y Almería, siendo destinado a Almería. José Blond dijo haber participado en las expediciones liberales sobre Tarifa y Almería, pertenecía al comercio de Málaga y aportaba certificados de vecinos de Gibraltar, 1 de noviembre de 1841. Tomás España, estuvo emigrado en Gibraltar, de Alicante; capitán del buque eraMarcos Ripoll, de matrícula de Villajoyosa, realizó méritos en la expedición de Iglesias de Agosto de 1824, según documentación en Archivo Municipal de Almería, antiguo legajo 606.

Ángel Romero Valero ha tratado la figura del matemático José Núñez Arenas, que durante la etapa de las conspiraciones de Pablo Iglesias y Valdés, Arenas sería Ministro de la Península del Gobierno liberal, con desempeño en Gibraltar, precisamente durante meses Iglesias sería Secretario del Ministerio de Península. Ángel Romera trata a Núñez Arenas por el hecho de ser ambos de Ciudad Real; debemos saber que el profesor Romera Valero estudia a personajes de Ciudad Real Ilustres, siendo su Tesis Doctoral "Vida y obra de Félix Mejía", Ciudad Real 2004, Mejía tuvo una apasionante vida en la España liberal y en las Américas, estando unido en el trabajo y en la política con Benigno Morales, ambos compartieron aventuras y peligros siendo editores del Zurriago, periódico de gran éxito y difusión en el Madrid del Trienio, sus intromisiones en el mundo político y descarados artículos contra los órganos de poder les facilitó vender muchos miles de ejemplares. Benigno Morales con los Coloraos desembarcó en Almería, siendo uno de los fusilados el 24 de Agosto de 1824. Mejía es considerado el autor de la "Carta de Benigno Morales a Félix Mejía". Ángel Romera en su estudio sobre José Núñez Arenas destaca su formación como Ingeniero Militar, en la Guerra de la Independencia construye varios puentes para el ejército español; su labor como conspirador, estuvo con los conspiradores del triángulo, que ya en 1816 intentaron asesinar a Fernando VII en sus visitas al burdel de "Pepa la Malagueña"; también participa en la conspiración liberal de Vidal en Valencia, 1819. Como Capitán de artillería se distingue sofocando el 7 de Julio de 1822 el levantamiento absolutista de la Guardia Real en Madrid. Durante el destierro en 1824 desde Gibraltar y siendo Ministro liberal, quiso apoyar, partiendo a combatir en el alzamiento liberal que triunfase, fuese el de Valdés en Algeciras, que desembarca en Tarifa, o el de Iglesias en Almería. Ello indica que los desembarcos de Agosto de 1824 contaron con el apoyo del Gobierno Liberal, ciertamente en Gibraltar, donde residían cuatro Ministros, ya que la postura del Coronel Valdés, negándose a servir en una expedición mandada por un militar Capitán de Milicias Nacionales, Iglesias, inferior en experiencia y grado militar, provocó la división del Ejercito expedicionario liberal, Valdés contó con mayor ejército, le sostenían los Masones, Iglesias contó con la Santa Hermandad y con simpatías de numerosos Comuneros.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios