El lado oscuro de Almería

La Catedral de Almería en llamas

Catedral de Almería. Catedral de Almería.

Catedral de Almería.

Han pasado veintitrés años desde que Almería viviese su semana santa más triste. Un incendio en una de las alas del recinto de la Catedral provocó la alarma entre los almerienses, viviéndose escenas de dolor por parte de los cofrades y feligreses. No habían pasado apenas cuatro horas desde que los últimos miembros de la Cofradía de la Hermandad del Prendimiento, diesen los últimos retoques revisando los tronos que acababan de "encerrar" en una de las alas de La Catedral, después que el Cristo de Medinacelli y la Virgen de la Merced llenasen de fervor religioso la noche del Miércoles santo y las primeras horas del Jueves Santo en la capital. Los cofrades estaban orgullosos, de que el Cristo de Medinacelli volviese a recorrer las calles de la capital junto a su madre, y los almerienses como era de esperar se volcaron esa noche con la procesión.

El incendio de los tronos de ambas imágenes supuso además del gran valor religioso y afectivo, unas pérdidas económicas superiores a los cien millones de pesetas. Junto al valor histórico del manto de la Virgen de la Merced con el nombre de todas las personas ya desaparecidas que costearon el manto, su desaparición suponía todo un trabajo acumulado de mas de veinte años invertidos en los tronos, imágenes, bordados, etc. Además del incendio de los pasos, ardieron varias valiosas pinturas afectando a parte de la estructura de la catedral por las llamas y la profunda humareda desencadenada por el incendio.

La Semana Santa de 1996 será recordada siempre por ese espectacular incendio ocurrido la madrugada del Jueves Santo. El incendio se descubrió a las nueve menos cuarto de la mañana del Jueves Santo por uno de los encargados de la apertura de la Catedral, quien nada mas abrir la puerta principal del recinto religioso quedó envuelto por una densa humareda.

Sin capacidad de reacción sorprendido por las cortinas de humo que le impedía adentrarse en el templo para conocer algún detalle más sobre las proporciones del siniestro, una vez recuperado, desde un local cercano informó a la sala del 092 de la Policía Local de Almería sobre la situación del incendio en la Catedral.

De manera simultánea, desde la sala operativa se activó la alarma al servicio del Parque Contra Incendios y a la Policía Nacional. Pese a la rapidez de actuación del personal del parque de bomberos y de las dotaciones de numerosos coches de policía, a la llegada de los efectivos, los dos Pasos de la cofradía que se encontraban en el trascoro de la iglesia junto al monumento del Obispo Diego Ventaja, ya estaban prácticamente destruidos.

Traslado de las imágenes de la Hermandad Cofradía del Prendimiento, desde su sede a la Catedral. Traslado de las imágenes de la Hermandad  Cofradía del  Prendimiento, desde su sede a la Catedral.

Traslado de las imágenes de la Hermandad Cofradía del Prendimiento, desde su sede a la Catedral. / Javier Alonso

Solo un par de farolas se mantenían en pie en el trono del Cristo de Medinacelli arrasado por las llamas. Del trono de la Virgen de la Merced solo se salvó aunque bastante deteriorada la estructura del mismo. Tres cuadros de gran valor que recubrían las paredes de esta parte de la iglesia fueron pasto de las llamas. A las diez y veinte minutos, una hora mas tarde de ser alertados los bomberos, que utilizaron equipos autónomos de respiración para sofocar el incendio, quedaba controlado el fuego.

Una hora mas tarde de ser alertados los bomberos, que utilizaron equipos autónomos de respiración para sofocar el incendio, quedaba controlado el fuego

Nada mas trascender la noticia en la capital fueron numerosas las escenas de dolor y rabia contenida que vivieron los miembros de la cofradía, así como fieles y curiosos atraídos por la presencia de los bomberos, que tuvieron que situar uno de los vehículos de actuación en la misma puerta principal de la catedral, mientras la Policía acordonaba la zona con bandas de seguridad para impedir el acceso a la iglesia.

Una de las primeras personas en personarse en la Catedral, fue el obispo de la Diócesis, Rosendo Álvarez Gastón que con el rostro demudado parecía no dar crédito a lo ocurrido. El obispo impartía serenidad a los desconsolados cofrades. "Es un disgusto muy grande. No solo para la Hermandad, sino para todos los devotos", éstas fueron sus primeras palabras, antes de que oficialmente el Obispado remitiese a los medios de comunicación de Almería un comunicado informando sobre lo ocurrido.

Las causas del incendio se decantaron por una vela mal apagada o un rescoldo, ya que no se utilizaba en los tronos ningún tipo de material eléctrico. Hasta las once de la mañana de ese día en que se cerraron las puertas de la Catedral, las escenas de pesar entre los cofrades se repetían.

La construcción de la Catedral se inició tras el terremoto de 1522, que destruyó el anterior templo construido en el emplazamiento de la Mezquita Mayor

El hermano mayor, José Miras Asensio, no podía articular palabra. Costaba trabajo mantener la calma y la serenidad. El obispo de Almería en sus mensajes de esperanza dentro de la tragedia, recordada a los compungidos presentes que lamentaban las pérdidas de estas reliquias patrimonio de los creyentes, que "por lo menos y gracias a Dios no hay que lamentar pérdidas humanas".

Vista de las campanas de la Catedral. Vista de las campanas de la Catedral.

Vista de las campanas de la Catedral. / D.A.

Recordemos que la construcción de la catedral se inició por orden de fray Diego Fernández de Villalán, obispo de Almería, tras el terremoto de 1522, que destruyó el anterior templo construido en el emplazamiento de la Mezquita Mayor, donde se encuentra la actual iglesia de San Juan junto a gran parte de la ciudad. La nueva catedral fue presumiblemente proyectada por Diego de Siloé, en estilo gótico tardío, con un diseño a modo de fortaleza que servía como defensa contra los ataques de los piratas y los moriscos sublevados, siendo así dotada de almenas, torreones, contrafuertes, así como de muros de menor altura, para soportar mejor impactos de artillería, y una cubierta plana sobre la que pudieran montarse cañones. El templo se terminó en 1564, presentando ya elementos renacentistas introducidos en la construcción por Juan de Orea.

Durante el Barroco, las actuaciones irán principalmente dirigidas al refuerzo del armamento defensivo del templo. La mayor, en 1620, ante una oleada de ataques de piratas argelinos, en la que se dotará al templo de nuevo armamento, mosquetes y arcabuces. En 1625 y 1635, volverán a organizarse compras de armas y renovación del material defensivo de la torre, ante nuevas situaciones de tensión. Sin embargo, éstas no llegarán a completarse, debido al relajamiento de la situación. Ya en el Neoclásico se incluyen el claustro, el actual altar y el tabernáculo, cuyo diseño correrá a manos de Ventura Rodríguez.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios