el rincón de la historia

Los Coloraos atacan Almería

  • Bombardeo. Intentaron la toma de la capital, el Bergantín y el barco del Borrasca lanzaron bombas contra la ciudad en la madrugada del 14 de agosto, siendo contestados por las baterías costeras

Los Coloraos atacan Almería Los Coloraos atacan Almería

Los Coloraos atacan Almería

Los de Iglesias contaban con los informes del Abogado almeriense Diego Vidal, exponía la existencia de numerosos comuneros, destacando el hacendado comandante de Milicias Joaquín Vilches, el acaudalado Felipe Gómez, incluso personas de la Iglesia, personas del comercio como Rambau, contaban en Almería con 200 milicianos armados, pero toda la organización se desmantelaba por los informes de los realistas y algaradas en el Paseo de Almería, entonces Alameda tras las murallas, donde militares extraños a Almería y liberales almerienses lanzaban gritos contra el Rey y provocaciones contra realistas (sigo legajo 7973 A. justicia). Pablo Iglesias, de oficio tirador de oro en Madrid, llamado el galonero por Francisco Valdés, dotó a los uniformes Coloraos de ricos cordones dorados. No solamente pensaban llegar a Almería, querían extender la revolución a Granada, Alicante, Málaga, Valencia, donde contaban con simpatías liberales, siendo las consecuencias superiores a las de Riego en 1820, ya que entonces respetaron la vida de la familia Real.

Prometían el ascenso en un Grado a los militares franceses que se les uniesen. Pagaban bien los coloraos los caballos cedidos. Contaban con cantidades prestadas al Ministro Revolucionario de Hacienda Martínez Muñoz por la casa de viuda de Caballero e Hijos, además de conocer las enormes reservas de Plomo y Alcohol de las minas de Sierra de Gádor que podrían aportarles ganancias de unos 6 millones de reales anuales. En Londres Mina consiguió 30.000 duros de Colombia.

Siguiendo las declaraciones de Antonio Santos (Ministerio de Justicia, legajo 7972), desembarcando en la boca del Andarax marchan a la Taha de Marchena donde se les unen unos 200 hombre, contrabandistas, con caballerías, además de unos 500 de infantería, hubo 8 médicos de pueblos con Iglesias, entre ellos el Padre de Nicolás Salmerón. El Gobernador de Almería consiguió hacerse con las armas de los revolucionarios guardadas en Almería, pero en los barcos llegados de Gibraltar y Tánger venía numeroso armamento y municiones. Ministros de España protestaron del trato de favor a revolucionarios en Gibraltar concedido por Gobernador Chathman, pero éste manifestaba al Embajador inglés en Madrid que en las expediciones que salieron de Gibraltar viajaron privadamente 42 personas desarmadas, que la bahía era extensa y se les unían personas y armamento procedente de Tánger. Reconocemos que en la bahía entre Gibraltar, Cádiz, Tánger había numerosos barcos, pero los de Giibraltar pasaban 300 raciones diarias de pan, vino, carne a exiliados (legajo 5625 AHN).

Intentaron la toma de la capital almeriense, el Bergantín y el barco del Borrasca lanzaron bombas contra la ciudad, en la madrugada del 14 de agosto, siendo contestados por baterías costeras. Pero lo convenido era que los liberales almerienses saliesen de la ciudad y les abriesen las puestas. Teniendo esperanza en entrar por la Puerta del Sol, cerca de calle Conde Ofalia, pero los principales liberales se encontraban en prisión en Almería, desde los barcos llamaron cobarde a los comprometidos almerienses.

Tuvieron que retirarse, Tanto Lluhg, como Delgado e Iglesias pasan a la Taha de Marchena, retornan hacia Almería el 15 de Agosto, cogen un caballo a un cobrador de bulas en Benhadux, tanto en Alhama como en Huecija recogen hombres para sus fuerzas. Consiguen 22.000 reales del prior de rentas de San Agustín y del Administrador de rentas del noveno 22.000 reales. Entregando Iglesias un duro a cada uno que les acompaña, más una peseta por día y pan.

Llegaron de Huecija a Almería y entrado el 16 de Agosto. Intentan el ataque de la ciudad en diferentes puntos.

La muralla del puerto fue atacada por los de Gibraltar, mandados por Francisco Moreno, contrabandista de Almería, se intentó asaltar aquel lugar, parte de las fuerzas las mandó Francisco Delgado, que lograría escapar a Tánger posteriormente. No pudieron entrar por la Puerta del Mar.

La a Puerta del Sol (en calle La Cambre) la atacó el Oficial Sánchez, que se había reunido con los de la Taha de Marchena, fracasando.

José Belbís, alférez de infantería, gallego -que estaba en Almería con licencia indefinida-, mando el ataque contra Puerta de Purchena, hubo en aquel lugar un cañón y voluntarios de Roquetas. Con eficacia actuaron en Almería los artilleros y personas útiles de las compañías de inválidos. Fueron temerarias las acciones de los hombres del Resguardo de costas, que utilizando cuerdas volaban de uno a otro lugar de las murallas prestos a su defensa. Contaron con voluntarios realistas de Roquetas, Rioja, Gádor, Benhadux, Pechina

Igualmente intentaron los coloraos el ataque por la Hoya, entre zonas de la Alcazaba y San Cristóbal y de este lugar a Puerta de Purchena, pero los atacantes sufren indefinidas bajas. Citemos al sacerdote catalán Boique, fallecido en acción de Guerra. Irene Catells "La Utopia insurreccional del liberalismo" Edit. Crítica 1989, afirma el oficial José Enestrosa, en 1829, que un hermano suyo fue fusilado en la expedición contra Almería de 1824, no he conseguido localizarle, por lo indefinidos que quedan los que murieron en el ataque sobre las murallas, o que pudieron evitar dar sus nombres algunos de los fusilados el 24-Agosto-1824 en Almería. Dentro de Almería encuentra la muerte una mujer, María Forte, era almeriense, sería una muerte circunstancial.

En la Rambla de los Hileros, hoy Obispo Orberá, quedó un importante grupo de contrabandistas, la tropa la mandaba el Comandante Antonio Santos, que quedó sólo con los de Gibraltar cuando vieron que no se abrían las Puertas de Almería y los del contrabando huyeron… las cargas del contrabando se guardaban en las atarazanas y no las recuperaron.

Son interesantes las declaraciones del Capitán Morcillo, que siendo falsas o verdaderas consigue con ellas salvar su vida, excusaba que se encontraba su mujer de parto en Almería y deseaba entrar allí, manifestó que consiguió retrasar el ataque a Almería cuando los barcos liberales atacaron la ciudad, exageró el número de defensores que había en Almería. Propuso retrasar el ataque a la ciudad tras trasladarse a la Taha de Marchena, para agrupar partidarios, después, ante las murallas de Almería mantuvo y convenció a Iglesias -que según Morcillo sabía de militar lo que él de cantar misa-para que no atacase por Puerta Purchena, asegurándole que en un cuarto de hora podrían llegar a la Alcazaba, cuando realmente se tardaría una hora y el sol saldría desapareciendo el efecto sorpresa. Además no cargo escalas en los carros y facilitó que desertaran conductores de éstos (Archivo Ministerio de Justicia 7973).

Rambla Obispo Orberá, antes de los Hileros.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios