Instituciones penitenciarias

Comienza un curso seguro para los alumnos de El Acebuche

  • El próximo 15 de septiembre arrancan las clases en el centro penitenciario de la capital

Juan Carlos Martínez, director del CEPer Retamar, en una imagen de archivo tomada en un aula de El Acebuche. Juan Carlos Martínez, director del CEPer Retamar, en una imagen de archivo tomada en un aula de El Acebuche.

Juan Carlos Martínez, director del CEPer Retamar, en una imagen de archivo tomada en un aula de El Acebuche. / D.A. (Almería)

El inicio del curso escolar llega a todas partes, también al centro penitenciario El Acebuche de la capital almeriense, dónde los docentes del Centro de Educación Permanente (CEPer) Retamar preparan todo para la vuelta a las aulas de los internos. El director de la prisión, Miguel Ángel de la Cruz, ha manifestado a este periódico que “la institución penitenciaria, como cualquier otro espacio, no está excluida de las normas generales que afectan al mundo libre, y sucede lo mismo en el ámbito de la educación, que está sometido a las mismas reglas que rigen en el exterior”.

“Si las escuelas se abren para los ciudadanos libres, lo mismo ocurre en los centros penitenciarios, con las medidas de seguridad sanitaria establecidas por las autoridades competentes”, ha añadido. De la Cruz ha insistido en que la educación en la cárcel no sólo representa un “espacio más de convivencias”, sino también un “pilar básico”de la actividad penitenciaria y un “derecho fundamental”, por lo que este curso también habrá clase, a pesar de la COVID-19, aunque, por este mismo motivo, con la “adecuada coordinación”con la Junta de Andalucía, al ser la administración competente en este sentido.

Asimismo, ha subrayado el “trabajo vocacional, entrega y profesionalidad”de los profesores que hacen suyas las aulas de El Acebuche, que posibiltan dar este “paso importante por parte de la administración penitenciaria”en la efectiva reintegración social de los internos.

Por su parte, el director del CEPer Retamar, Juan Carlos Martínez, ha señalado a Diario de Almería que las clases comenzarán el próximo 15 de septiembre con un número de alumnos simular al de otros cursos, alrededor del 40-60% de la población total de El Acebuche, aunque todavía es pronto para concretar el número exacto de estudiantes que cursarán las diferentes opciones lectivas a las que pueden sumarse.“Como todos los centros, estamos preparando todos los medios, viendo cómo queremos comenzar el curso, qué vamos a hacer, qué habrá nuevo, qué hay que cambiar e implantando todos los protocolos para proteger al máximo a los internos, que es nuestro objetivo”, ha dicho Martínez.

Así, concreta que no faltarán las mascarillas, que habrá que llevar en todo momento, la higiene y la distancia de seguridad, añadiendo que ya este verano comenzaron a implantarse los primeros protocolos de seguridad de la Junta, a los que se añaden los propios de la prisión. “Habrá que adaptar las aulas, tener alternativas a las clases presenciales, con algunas semipresenciales... Pero el equipo tiene muy buena impresión, ganas de trabajar y hacerlo bien. Están ilusionados con un reto diferente. Aunque la situación puede dar miedo a todos y es un reto complicado, estamos seguros de que se llevará a buen término y será interesante. Ahora es cuando se ve que cosas que se han demandado durante mucho tiempo son necesarias, por ejemplo, se ha visto que la informática es muy importante para que los alumnos puedan seguir estudiando”, ha insistido.

Martínez recalca que no sólo se trata de reforzar la higiene y hacer lo que el resto de centros educativos, sino que también se tratará de que puedan utilizar los equipos informáticos en las aulas e incluso llegar “un poquito más allá”y poder contar con una red que les permita conectarse desde fuera con El Acebcuhe en el caso de que “no sea posible ir porque haya un nuevo aislamiento”. “Siempre intentamos dar respuesta a cualquier problemática y ésta nos parece apasionante. Aveces no sabes si lo que estás haciendo va a funcionar o no, por eso se trata de buscar otras alternativas. Algo que es muy trabajoso, muy difícil, pero que nos llevar a crear facilidades”, ha aseverado.

Con todo, este equipo ya demostró su capacidad cuando se decretó el estado de alarma, obteniendo unos resultados académicos “muy buenos”durante el curso pasado, con una “gran participación, muy alta”. Yeso que los cambios derivados de la cuarentena se produjeron con una celeridad que hizo que todo fuese más complicado. “Pero los resultados fueron prácticamente iguales a los de otros años, los internos demostraron que, si quieres, puedes”. Por ahora, no se han solicitado más profesores, aunque ya hace tiempo que está prevista la incorporación de un nuevo docente si el CISde El Puche llega a tener la ocupación máxima prevista, pero Martínez considera que la plantilla existente es suficiente, y ésta “no se ha reducido, para nada”.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios