Tribunales

Condenado en Almería por quedar dos veces con su pareja a pesar de tener sendas órdenes de alejamiento

  • Por ello, condena al acusado a 10 meses de prisión por un delito continuado de quebrantamiento de medida cautelar

Casi 6.000 mujeres sufren la violencia de género en cinco años en la provincia

Casi 6.000 mujeres sufren la violencia de género en cinco años en la provincia

El Juzgado de lo Penal número 5 de Almería ha condenado a un hombre que fue sorprendido dos veces con su expareja a pesar de tener en vigor dos órdenes de alejamiento respecto a ella.

La sentencia declara probado que al acusado le había sido impuesta por le Juzgado de Primera Instancia e Instrucción número 3 de Roquetas de Mar la prohibición de comunicarse y aproximarse a menos de 500 metros a su pareja, medida recogida el 14 de agosto de 2019 en un auto notificado ese mismo día al hombre.

Asimismo, en otras diligencias previas del Juzgado de lo Penal número 3 de Almería le había sido impuesta la misma medida cautelar respecto a la mujer el 13 de abril de 2020.

Sin embargo, “con conocimiento de dichas prohibiciones y haciendo caso a las mismas”, el pasado 20 de diciembre fue sorprendido sobre las 16:00 horas por tres agentes de la Guardia Civil en el interior de su vehículo junto a su compañera sentimental.

El hombre fue detenido y tras ser puesto en libertad, a las 13:28 horas del 22 de noviembre, fue encontrado de nuevo en el mismo vehículo junto a la mujer por dos guardias civiles.

Durante la vista oral, la pareja del acusado aseguró que iba con ella en el coche para acompañarla al médico, ya que no tiene familia en Almería y sólo él podía cuidarla, ducharla, etc. Así, aseguró que un día iban a lavar la ropa y otra al hospital y que había pedido que le quitaran la orden de alejamiento.

Tanto ella como el acusado sostuvieron que existía una “necesidad vital de ser acompañante y cuidador” de una persona enferma. Sin embargo, la juez señala que los guardias civiles que los localizaron la primera vez “no apreciaron que la mujer se encontrara mal o presentara algún síntoma de estar enferma”, añadiendo los agentes del segundo caso que en esa ocasión pasó lo mismo, que ambos se encontraban lejos del hospital y dijeron que iban a ver a una amiga.

“Ninguna relevancia tiene, en este tipo penal, como causa de justificación de la conducta del acusado, el consentimiento de la mujer protegida por la medida cautelar”, asegura la juez, apostillando que el varón ha contravenido “una orden expresa y clara de la autoridad judicial”.

Por ello, condena al acusado a 10 meses de prisión por un delito continuado de quebrantamiento de medida cautelar.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios