Almería

Custodios de soñadores

  • El Instituto Armado supera la noche más complicada del festival Dreambeach Villaricos sin incidentes gracias a un gran dispositivo

Custodios de soñadores Custodios de soñadores

Custodios de soñadores

Martin Garrix, galardonado como 'número uno' del mundo en los años 2016 y 2017 por la revista británica 'DJ Mag', es uno de los platos fuertes del festival 'Dreambeach Villaricos' de este año. Un reclamo importantísimo para los 'dreamers' o 'soñadores' que aguardaban impacientes a que llegase la una de la madrugada del viernes al sábado y por lo tanto motivo suficiente para que decenas de miles de personas se congregasen en los 500.000 m2 del recinto de este multitudinario evento.

Para la Guardia Civil, responsable de la seguridad pública de esta cita musical que reúne a gentes llegadas de medio mundo, tocaba el turno de poner, aún más si cabe, toda la carne en el asador. El propio coronel jefe de la Comandancia de Almería, Arturo Prieto Bozec, hacía acto de presencia para comprobar en persona cuál era la situación durante estas horas críticas. Él mismo reconocía a los medios que era el "día grande de Dreambeach" y apuntó que era por ello el momento en el que se hacía el "esfuerzo principal, con el mayor pico de efectivos dedicados a garantizar la seguridad".

Recordó que de los 400-450 hombres y mujeres de la Benemérita que pasarán por esta playa de Cuevas del Almanzora en la que se ubica el 'Dreambeach Villaricos', 125 de ellos actuarían de forma simultánea. Cabe recordar que se trata de un personal similar al de la pasada edición que se ha visto incrementado en unos 70 efectivos, principalmente con un módulo de intervención del Grupo Rural de Seguridad (GRS) y un núcleo de "fuerza robusta que contará con la colaboración de hasta 40 miembros del Grupo de Acción Rápida.

Aunque de noche, por la falta de visibilidad, no recorren el cielo, el Instituto Armado cuenta además con dos helicópteros -que habitualmente tienen su base en Murcia y Granada- para vigilar por aire, y con las embarcaciones del Servicio Marítimo y del Grupo de Actividades Subacuáticas (GEAS) para garantizar la seguridad en la línea de playa.

El grueso del dispositivo está, no obstante en tierra,formado principalmente por miembros de Seguridad Ciudadana de la Compañía de Vera (Almería), así como de distintas especialidades como el Servicio Cinológico con perros detectores de drogas y explosivos, la Unidad de Seguridad Ciudadana (USECIC), o el Escuadrón de Caballería, entre otros.

Sin embargo, parece que los 'dreamers' toman buena nota de las recomendaciones y advertencias de la Guardia Civil. Tienen una mayor "cultura de seguridad" y aceptan las medidas que el nivel de alerta 4 antiterrorista exige poner en marcha. Por ello, la Benemérita ha hecho hincapié en que mochilas y bultos serán registrados, por lo que "vienen con menos, tienen claro que se van a inspeccionar y que habrá cacheos".

Otro dato positivo para celebrar es que, según el coronel y a falta de los datos finales, "el número de infracciones penales por drogas está disminuyendo respecto a otros años y no porque nosotros tengamos menos intensidad, porque ha aumentado, sino porque los asistentes son más conscientes". Prieto también subraya que no se han registrado agresiones sexuales o incidentes de relevancia. Lo que más destaca son las denuncias presentadas por hurtos en las dos casetas del puesto de mando avanzado de la Benemérita.

Mientras Prieto recorre las instalaciones con sus subordinados, los agentes de este cuerpo policial efectúan incontables controles a los asistentes. Algunos de ellos disfrazados hasta de vaca lechera, lo cual no hace sino dificultar un poco su labor aunque el ritmo no para y los asistentes se incorporan de forma prácticamente escalonada al recinto a falta de muy poco tiempo para la aparición estelar del holandés Martin Garrix.

De fondo se pueden observar, que no escuchar debido al sonido procedente de los diferentes escenarios, las embarcaciones que intentan atajar cualquier posible amenaza y atender a aquellos que pudiesen introducirse en el mar desde la playa en un estado poco óptimo para ello. También entre vehículos y equipajes es posible distinguir a alguno de los canes del Servicio Cinológico, en búsqueda de posibles explosivos y estupefacientes. Sobre todo esto último, ya que la Guardia Civil actúa sobre todo contra aquellos que quieren hacer su agosto y vender estas sustancias a los soñadores.

En las carreteras de acceso al festival, ya incluso desde la vecina Garrucha, un importante número de agentes del Grupo de Tráfico realizan incontables controles de alcoholemia y drogas a los conductores. En el tiempo que Diario de Almería está junto a ellos, ninguno da positivo. Con todo, la misión de estos efectivos es asegurar que ningún impruedente que circule bajo los efectos de estas sustancias provoque un accidente o algo peor. Por ahora, misión conseguida.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios