Almería

Denuncian los problemas de abastecimiento de más de medio centenar de fármacos

  • El déficit se ha originado tras la última subasta de la Junta de Andalucía, según han informado farmacéuticos almerienses

Un farmacéutico revisa los medicamentos de los que dispone en la botica. Un farmacéutico revisa los medicamentos de los que dispone en la botica.

Un farmacéutico revisa los medicamentos de los que dispone en la botica. / diario de almería

Omeprazol, Paracetamol de 1 gramo, Alprazolám, Seguril, Ginecanesten, Emobas, Lanirapid, Loed, Madidon rectal, Minitran, Mirtazapina, Nuril, Onelin en crema, Paroxetina, Pentoxifilina, Pravastatina, Rosuvastatina, Atenolol, Aterina, Bactroban pomada, Benadon, Cafinitrina, Dalsy, Diazepan, Diemil, Dolalgial, Elorgan, Sibilla, Solinitrina, Stilnox, Timolol... Son algunos de los más de medio centenar de medicamentos a los que es casi imposible acceder en las farmacias almerienses. Tanto en las boticas de la provincia como en las del resto del territorio andaluz se enfrentan a un problema común: el desabastecimiento de productos tras la última subasta de la Junta de Andalucía. La falta de abastecimiento de algunos medicamentos es algo que suele ocurrir en las farmacias y se puede deber a una rotura de stock, que el laboratorio no haya dado abasto para cubrir todos los pedidos, pero lo que sucede desde el verano en toda Andalucía es algo, explican, que no ha tenido precedentes por sus dimensiones.

Este desabastecimiento suele intentar arreglarse pidiendo el fármaco que se encuentra agotado a otro laboratorio, por ejemplo Normon, pero como aseguran las fuentes, este remedio también se encuentra con otro problema: un primer desabastecimiento crea otro en el laboratorio 'recurso', ya que no está preparado para acoger tal cantidad de pedidos, por lo que también ve sus suministros agotados si tiene que atender a una comunidad autónoma como Andalucía sin preaviso.

La Junta de Andalucía, a través de las subastas que se suceden cada dos años, y que incorporan nuevos fármacos en cada concurso, obliga a los médicos a recetar preferentemente por principio activo, y no por marca. Por ende las farmacias han de estar preparadas para ofrecer dicho producto y en el siguiente eslabón de la cadena, los laboratorios en teoría deben estar capacitados para abordar ese suministro.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios