Educación

Educación recorta 75 plazas públicas de los colegios almerienses en el proceso de escolarización, según Ustea

  • El sindicato argumenta que se trata de una maniobra de trasvase de alumnos a centros privado-concertados

Alumnos acceden al colegio. Alumnos acceden al colegio.

Alumnos acceden al colegio. / D.A.

La Delegación de Educación de la Junta de Andalucía en Almería ha recortado 75 plazas públicas de los colegios almerienses en el proceso de escolarización, tal y como ha denunciado el sindicato de educación Ustea.

"La oferta de plazas de la Consejería de Educación para el próximo curso supondrá la eliminación de un importante número de clases de la red de centros públicos. Los datos que se conocen alertan de que el recorte afecta a pueblos de las ocho provincias y a todas las capitales", han advertido desde el sindicato.

Ustea ha detallado que "en Almería capital tenemos constancia de la supresión de al menos una línea de Educación Infantil en el Mar de Alborán y en los CEIP Lope de Vega y Madre de la Luz. Debido al COVID algunos padres y madres han decidido no matricular a sus alumnos de 3 a 6 años en la etapa no obligatoria de Segundo Ciclo de Educación Infantil, pero si todo vuelve a la normalidad, es previsible que vuelvan. Opción imposible si la Delegación de educación de Almería cierra estas líneas educativas".

El sindicato ha señalado que el periodo de matriculación ha comenzado con una oferta de 1.441.000 plazas para toda Andalucía, 4.000 plazas menos que el curso pasado cuando la cifra fue de 1.445.148. "Esto se traduce en un importante recorte de clases en los colegios públicos". 

"Los centros educativos han recibido una previsión de clases para el próximo curso que no se corresponde en absoluto a las necesidades reales de los mismos". "La oferta de plazas públicas de la Consejería de Educación se ha hecho "a la baja" y sobre una previsión de 25 alumnos y alumnas por aula. Es decir, muy por debajo de la demanda real, conforme a los datos municipales de empadronamiento que manejan los equipos directivos de los colegios, y manteniendo las clases en la ratio máxima permitida por la normativa", han argumentado.

Estos datos son los que USTEA "ha podido recabar con sus propios medios a través de las denuncias de equipos directivos y AMPAs. Ante la falta de datos oficiales y la opacidad de la Consejería".

Frente a las denuncias de USTEA y otras organizaciones sindicales, profesionales y de familias, "la Consejería ha argumentado que la oferta de plazas está relacionada con la bajada de natalidad". "Sin embargo, las 568 clases eliminadas este curso se corresponden en todos los casos a centros públicos. La administración ha puesto en práctica un proceso de matriculación expresamente diseñado para imponer un trasvase de alumnado de la educación pública a centros privados concertados", han concluido desde el sindicato. 

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios